Cultura y Sociedad, Patrimonio 


‘Bonarum artium cultrix’: el legado de Isabel la Católica

Isabel la Católica

Isabel la Católica. Patrimonio Nacional.

Isabel la Católica utilizó de una manera muy particular la imagen artística y la entendió como la actividad estética de los reinos castellanos durante su vida (1451-1504), de hecho, los nobles y cardenales se quejaban puesto que temían que dejara de lado sus labores militares en favor de las culturales como buena “cultivadora de las buenas artes” (bonarum artium cultrix) que era.

En este aspecto el ambiente familiar de Isabel la Católica es fundamental para conocer sus inquietudes culturales y con ellas, su llegada al mundo del mecenazgo. De manera generalizada se remite a los intereses de su padre Juan II sin pensar que murió cuando Isabel contaba con tres años y que fue trasladada con su madre y su hermano Alfonso a Arévalo donde la educación recibida fue más bien escasa y en ciertas condiciones de penuria. La futura reina no tomaría conciencia de la importancia de las artes hasta la adolescencia, en los últimos meses del 1461, cuando fue trasladada a la corte de su hermanastro el rey Enrique IV.

Fue ahí donde conoció artistas, humanistas y escritores; vivió los bailes cortesanos de la época y asistió a recitales musicales y de dramaturgia, presenció las fiestas caballerescas, y pese a que su hermano, ni por asomo, concebía el cultivo de la cultura como su padre, entendió la unión indisoluble ‘poder – mecenazgo’ y del mismo modo, lo entendió Isabel.

Por su parte, la reina en su imagen personal siempre quiso reforzar esa virilidad (podemos verla a caballo y en plena campaña militar en la Capilla Real de Granada o en la sillería del coro de la catedral de Toledo) y fortaleza de su imagen aunque por otra parte resaltaba  su feminidad a base de joyas, brocados y vestidos de seda. Los cronistas, en su labor, escribían que la pompa que de ella se desprendía nunca era excesiva y que era una mujer tan “honestísima, casta, devota, cristianísima…” (Andrés Bernáldez).

virgen de los reyes católicos

Virgen de los Reyes Católicos, obra del Maestro de la Virgen de los Reyes Católicos custodiada en el Museo del Prado

Dentro del patronato de Isabel la Católica una de las más importantes temáticas serían las obras de devoción, como la Virgen de los Reyes Católicos custodiada en el Museo del Prado o las obras bizantinas como un entierro de Santa Catalina que fue para la Capilla Real de Granada. La reina supo cómo convocar en torno a ella un grupo de pintores que atendieran a sus necesidades artísticas y así en la consulta del archivo aparecen nombres como Francisco Chacón, Maestre Antonio, de procedencia inglesa, Michael Sitow, pintor alemán, Juan de Flandes o Bartolomé Bermejo. Todos ellos contribuyeron a aumentar su patrimonio en lo que ella comprendía como una unión al poder.

Pero, ¿por qué la Católica? En 1496 el papa Alejandro VI le concedió dicho título, sin embargo, hubo trabajo por delante, pues siempre que era representada sería con el semblante serio, misal en mano y devotamente arrodillada ante la Virgen o incluso dentro de una escena sagrada como en el Políptico de Isabel la Católica de Juan de Flandes. El patrocinio de las artes en Isabel la Católica fue fundamental no sólo para crear un patrimonio importantísimo, sino para valerse de una decisiva propaganda artístico-política que a día de hoy es su legado y su historia; en definitiva, nuestra historia.

Vía| CVC

Más Información| MANSO PORTO, Carmen, Isabel la Católica y el arte, Real Academia de la Historia, 2006.

Imagen| CVC, Museo del Prado

En QAH| La descendencia de los Reyes Católicos (I): Isabel y JuanLa Cartuja de Miraflores: ¿Cumplió Isabel la Católica las últimas voluntades de su padre?, La forja de los Reyes Católicos: Madrigal de las Altas Torres y Sos del Rey Católico

RELACIONADOS