Jurídico 


Blablacar ¿ayuda o negocio?

Cada vez son más las personas que buscan una fórmula más inteligente para consumir bienes o para recibir servicios. El uso de la tecnología está a la orden del día para lograr la mayor utilidad posible de los recursos existentes. Para ello surgen las diversas plataformas o aplicaciones para poner en contacto a consumidores que pretenden realizar diferentes viajes permitiendo un ahorro en el bolsillo de cada consumidor. Esto ha revolucionado las formas de transporte actual, provocando numerosas reacciones.

Ante las reiteradas peticiones de retirada de aplicaciones que ponen en contacto a particulares que quieren compartir gastos en el transporte por parte de asociaciones de transportistas de viajeros por carretera (dentro y fuera de la ciudad) en España, el Ministerio de Fomento ha lanzado una nota de prensa que ha puesto a todos los usuarios en alerta. Es tal el descontento que la Asociación Gremial de Auto Taxi y la Federación Profesional del Taxi (las dos asociaciones de taxistas mayoritarias en Madrid) ha convocado un paro de 24 horas los días 11 y 12 de este mes. Julio Moreno, presidente de la Asociación Gremial de Madrid ha declarado que estas plataformas son ilegales porque incumplen la legislación laboral, tributaria, de transportes y de tráfico. “Para prestar un servicio de transporte de viajeros en un turismo es necesaria una licencia, una autorización administrativa, y un carné de conducir especial (BTP), además de un seguro de accidentes que cubra al cliente”

La nota de prensa del Ministerio de Ana Pastor ha querido recordar que las personas y empresas que transporten viajeros a cambio de una retribución y con ánimo de lucro necesitan contar con una autorización de la Administración, cumpliendo así la legislación vigente regulada en la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT). En la nota de prensa se advertía que los particulares y empresas que incumplan esta ley tendrán sanciones de 401 hasta 600 y de hasta 18.000 euros respectivamente.

1402343721_755930_1402347264_noticia_normalAnte esta cuestión, nos surgen las dudas acerca de la borrosa línea que separa los conceptos decompartir el gasto” con el  “ánimo de lucro¨. Hace un par de semanas, la propia Unión Europea determinaba que el servicio que prestan plataformas como Uber o Blablacar no eran ilegales a nivel europeo. Consideraban que el servicio era de justa competencia. La comisaria europea de Agenda Digital, Neelie Kroes, ha asegurado que “Uber no es el enemigo de los taxistas” y señaló que es necesario que se tome el camino del diálogo porque “las huelgas no solucionan nada”.

consumo-colaborativo-2_500x330 jpgDesde el punto de vista de los Consumidores y Usuarios (OCU) esperan que se trabaje para encontrar un equilibrio entre las opciones clásicas y las colaborativas que beneficie a los usuarios, tanto en su rol como consumidores, como en su rol de micro-proveedores de servicios. vista de las asociaciones de consumidores, estas aplicaciones son iniciativas que complementan el abanico de opciones y permiten ahorrar a través de un uso eficiente de los recursos, por lo que desde la Organización de Consumidores

Tras el comunicado de Fomento, BlablaCar ha querido aclarar en su web que su servicio no conlleva “ánimo de lucro“. Es más, Blablacar en su página web nos muestra como está diseñado el cálculo del precio para los viajes, evitando que se reciba un beneficio extra. Extraído de su propia página web cita que:

BlaBlaCar

 “El servicio “se diseñó para que los conductores puedan cubrir los gastos que supone el viaje y nunca para que reciban un beneficio extra. Cuando se publica un viaje en la web, BlaBlaCar recomienda un precio para cada jornada, calculado para que los conductores no obtengan ganancias, en línea total con la legislación”.

Además, la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres lo deja bien claro al respecto en el artículo 101, apartado 1a de la Ley 16/1987 de 30 de Julio nos dice que: “En ningún caso, salvo el supuesto de percepción de dietas o gastos de desplazamiento para su titular, el transporte particular puede dar lugar a remuneraciones dinerarias directas o indirectas”.

Para zanjar esta polémica surgida, el director general de transporte terrestre del Ministerio, Joaquín Del Moral, ha querido matizar que se realizarán comprobaciones para dilucidar si “las empresas están dando un servicio público con carácter profesional o si se trata de un servicio en el ámbito privado“. En el último caso este tipo de plataformas estarían “cumpliendo con la legislación vigente”.

Por tanto, en contra de lo que muchos medios de comunicación están publicando en el caso de Blablacar estaríamos en este supuesto, una percepción de gastos de desplazamiento. Blablacar es una red social que conecta a particulares para compartir gastos de un viaje en coche. Por lo cual, no se trata de una retribución económica, sino de compartir los gastos asociados a un trayecto común, que harían de este servicio algo legal y permitido según la legislación vigente, por lo que, no se podrá multar a los usuarios.

Imagen | BlaBlaCar

Via | Europa Press, RTVE

RELACIONADOS