Hay Derecho Joven, Jurídico 


Bitcoin (y III): 3 peligros de Bitcoin

Son varios los riesgos que entraña esta criptodivisa. Algunos de ellos han sido explicados en prensa en diversas ocasiones y, a propósito, especialmente durante las últimas semanas. Ayer mismo, Bitcoin era calificado de fraude y de burbuja por varios expertos en el periódico La Vanguardia. Si hubiera de destacar tres peligros que entraña Bitcoin, serían la volatilidad a la que está sujeta, su riesgo de liquidez y el uso ilegal que en ocasiones se hace del mismo.

La volatilidad es la alteración que sufren los bienes en su precio. Bitcoin la sufre en gran medida: ha pasado de valer apenas unos céntimos de dólar a alcanzar un precio de cambio, como el que tiene hoy mismo, de 11.000 dólares. El gráfico a continuación lo ilustra de un modo incontestable:

Sin embargo, aunque a menudo esta volatilidad es definida como un defecto inusual de esta criptodivisa, lo cierto es que se trata de un rasgo común de los activos financieros, especialmente en los inicios.

En cambio, el riesgo de liquidez, esto es, del desvanecimiento de la misma en el mercado, sí es verdaderamente problemático. La liquidez es la capacidad que tienen los usuarios de comprar y vender esos bienes en el mercado sin perder demasiado valor, de manera que, cuanto más fácil sea comprar y vender, más líquido se considerará el activo. El peligro de Bitcoin consiste en que los inversores pierdan interés en el mismo y la liquidez baje estrepitosamente, de manera que, al no existir una autoridad que pueda estimular su economía, las inversiones queden atrapadas en el sistema para siempre.

Por supuesto, la liquidez está relacionada con la volatilidad: en la medida en el precio de Bitcoin ha venido alterándose continuamente durante los últimos años, existe un riesgo cierto de burbuja y, por tanto, en tanto que burbuja, de que explote.

Por último, de entre esos riesgos que se vinculan a la adquisición y realización de operaciones con Bitcoin y que más preocupan a las autoridades sin duda se encuentra el blanqueo de capitales. Al funcionar a través de una red descentralizada, que opera de manera global y que no está sujeta a supervisión ni regulación alguna, la actividad se vuelve especialmente sospechosa.

Es curioso que el sector en el que “compite” Bitcoin es uno de los más regulados, precisamente a causa de los riesgos que entrañan las operaciones y movimientos de dinero, es decir, incluso los realizados con monedas oficiales. Con razón de más a las autoridades les preocupa una “moneda” digital y descentralizada.

Además, cabe recordar que Bitcoin permite un anonimato relativo del que los delincuentes pueden fácilmente beneficiarse, razón por la cual debe, a mi juicio, considerarse como un producto “propicio al anonimato”, en los términos de la Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo, que además se sirve de “nuevos desarrollos tecnológicos” para ello. Cumple así, por consiguiente, los dos presupuestos que contempla la Ley para que resulten de aplicación las “medidas reforzadas de diligencia debida”, lo que significa que los sujetos obligados por esta ley (bancos, notarios, registradores, abogados, etc.), posibles agentes intervinientes en las operaciones efectuadas con Bitcoin, deberán extremar las precauciones y tomar “medidas adecuadas a fin de impedir su uso para fines de blanqueo de capitales o de financiación del terrorismo.”

Cuestión distinta es si los llamados exchangers de Bitcoin (aquéllos que se encargan de cambiar bitcoin por moneda oficial) deben también considerarse sujetos obligados a los efectos de la citada Ley. De ser así, el panorama para estas entidades resultaría totalmente distinto y, quizás, su actividad imposible.

Por el momento, en cualquier caso, es recomendable permanecer alerta respecto de las novedades de este fenómeno, así como las que vayan apareciendo al respecto tanto en la normativa como en la jurisprudencia, y observar unos mínimos de diligencia y prudencia en el desarrollo de toda actividad relacionada con Bitcoin.

Que la ignorancia de la ley no nos empuje a su incumplimiento.

* Vía|Elaboración propia.
* Imagen| Primera imagen: Coindesk  / Segunda imagen: Use The Bitcoin

RELACIONADOS