Tecnología y Social Media 


Bioterrorismo: una amenaza poco conocida (I)

Actualmente todo el mundo ha oído hablar alguna vez de términos como bioterrorismo, bioguerra o guerra biológica, pero desde el principio de la historia las referencias a este tipo de armas están presentes, como por ejemplo en la biblia donde en libros como el Éxodo, Moisés emplea este arma para liberar a su pueblo de la opresión egipcia.

A lo largo de la historia y sobre todo con el desarrollo de la microbiología moderna las armas biológicas han ido mejorándose y utilizándose en mayor medida para conseguir con el paso del tiempo convertirse en mortales agentes capaces de destruir poblaciones enteras de manera totalmente impune a las defensas de un país, destruyendo o lesionando a su paso sin distinguir tanto personal militar como civiles.

Las formas de propagación de estas armas varían en formas y utilidades pero ¿Cuáles son los microorganismos más empleados y qué producen?

Carbunco: El Carbunco es una enfermedad producida por una bacteria conocida como Bacillus Anthracis, el famosos Ántrax  si nos referimos a él en su versión inglesa), esta bacteria, procedente de los animales herbívoros, en condiciones normales a penas se transmite a los seres humanos, pero la fácil preparación y utilización de sus esporas como arma, difíciles de destruir por medios térmicos, provocan gran variedad de formas de enfermedad en función de cómo entren en contacto con el organismo, así tenemos.

Ántrax inhalado: si se inhalan producen una mediastinitis hemorrágica (el mediastino es el espacio anatómico comprendido entre los dos pulmones) lo que se denomina “enfermedad de los cardadores de lana” por ser una enfermedad que antiguamente solo se veía en ganaderos con ovejas en la época de esquila.

Ántrax cutáneo: (la mas famosa y frecuente) produce entre 1 y 12 días tras el contacto una úlcera negra de bordes eritematosos y edematosos (rojos e inflamados) es de características indoloras y el paciente refiere dolor de cabeza y ganglios inflamados.

Antrax Gastrointestinal: la forma menos usada en el bioterrorismo puesto que es necesario ingerir la carne contaminada del animal para producir la enfermedad que consiste en un cuadro de nauseas, vómitos y diarrea sanguinolenta acompañada de fiebre y dolor abdominal

El tratamiento de estas enfermedades se realiza con penicilina asociada a otro antibiótico conocida como ciprofloxacino, consiguiendo una tasa de respuesta muy buena

Peste: También conocida como Peste bubónica, esta famosa enfermedad se produce por una bacteria conocida como Yersinia pestis, clásicamente transmitida por las garrapatas que parasitaban ratas y ratones, ya que al morir estos, cambiaban de huéspedes para sobrevivir y les transmitían la enfermedad.

La peste se caracteriza por producir tras 2-4 días de incubación un cuadro de bronconeumonia caracterizado por fiebre alta, escalofríos y tos con expectoración sanguinolenta.

El tratamiento se realiza con antibióticos como la Estreptomicina o la Gentamicina.

 

 

Vía| Monografía sobre el bioterrorismo

Más información| CDC (Centro para el control de enfermedades contagiosas)

RELACIONADOS