Ciencia, Curiosidades Científicas 


Biotecnología, ¿avance o amenaza?

 

Biotecnología, ¿qué te trae a la mente esa palabra? Para muchos, esta palabra trae consigo horrores, magia, prácticas paganas y otras acciones surgidas de la pura maldad. ¿Pero es esto cierto?

Comencemos como todo texto lógico se desarrolla. La Biotecnología es una ciencia multidisciplinar que utiliza procesos biológicos, organismos, células o componentes celulares con el fin de desarrollar tecnologías o productos. Esta es la definición de la revista “Nature” de la que todo el mundo ha sido hablar, pero la misma definición la encontrarás en todo tipo de referencias (incluso en “Wikipedia”). Fijándonos en esta definición, ya uno se da cuenta de que no es nada raro. ¿Acaso no utilizamos a día de hoy bacterias en el proceso de fermentación de la cerveza? ¿A nadie le preocupa el uso de vacunas, que son nada más y nada menos que componentes vírico-celulares? ¿Alguien ha leído cómo se producen a día de hoy medicamentos, textiles, tratamientos de enfermedades como el cáncer y otros miles de ejemplos? No, querido lector, la diferencia entre la Biotecnología y lo que lleva haciendo el ser humano desde su existencia es prácticamente nula.

Entonces uno se pregunta, ¿cuál es el problema entonces? El problema es que los recursos con los que contamos a día de hoy son mucho mas difíciles de entender para el ciudadano medio, refiriéndome así a todos aquellos que no se han especializado en campos biosanitarios. Hoy en día mucha gente se lleva las manos a la cabeza cuando oye que ciertas semillas se tratan genéticamente con un fin u otro, obteniéndose los famosos y controvertidos OMGs (Organismos Modificados Genéticamente). Pero me gustaría saber que harían esas personas si les hiciese una pregunta sencilla. ¿Dónde están las semillas de los plátanos que todos compramos en los supermercados? Tómate tu tiempo para pensarlo, o te doy la explicación breve. Las semillas no son la parte favorita de los consumidores así que hace ya tiempo se pensó, ¿y por qué no eliminarlas? Así que utilizando sus conocimientos genéticos, utilizando técnicas sencillas como la fecundación cruzada (fecundar una planta con el polen de otra de una especie distinta), consiguieron una variedad de plátano sin semillas.

Comparación de un plátano sin y con semillas.

Como este ejemplo se pueden decir miles, muchos de ellos conocidos por casi todos. La selección artificial, por el hombre,  de razas de perros (sí, señores, las razas “toy” no surgieron de la nada) es un ejemplo de esto. Ocurre también con el ganado, escogido por ciertas características: vacas productoras de leche y vacas utilizadas por su carne, cabras por su leche y cabras por su lana, etc.

Así que, como acabamos de ver, la biotecnología no es algo nuevo. La parte novedosa es el avance en las técnicas utilizadas que permiten acelerar estos procesos y conseguir cosas hasta ahora imposibles. Y sí, al avanzar las técnicas, los riesgos han aumentado exponencialmente. Pero también ha avanzado la medicina de una manera increíble y no se ven hogueras en las calles para quemar por herejes y brujos a esos médicos. La biotecnología es una una herramienta a la que no hay que temer, y como herramienta que es debe de aprender a utilizarse, y controlar su uso  (como pasa con la química, la física…). Así que, ¡no tengas miedo al avance! Aprende, escucha, piensa, reflexiona y sobre todo, ¡di no al freno al desarrollo hacia un mundo de posibilidades!

 

Imagen | TrigoBanana

Más información | ElDiario,  Biotecnología,   QAH

 

RELACIONADOS