Coaching Profesional, Reflexiones 


Billetes de ida

-“Laventurera”, la emigración de jóvenes españoles salta a la pantalla grande.

Esto era el titular de un medio de comunicación hace un par de días y cuando lo leí mi cabeza empezó a darle vueltas al tema. Otro fenómeno social que se lleva a la pantalla grande, – pensé. Pero ¡qué fenómeno social!

Soy joven y he hecho lo que se suponía que se debía hacer para encontrar un trabajo relacionado con tu sector de forma más o menos rápida. He estudiado una carrera, he estudiado idiomas, he pasado una temporada mejorándolos  en el extranjero, tengo un Máster y también me ha tocado estar de prácticas.
He adquirido competencias de esas imprescindibles hoy en día: soy una persona responsable, proactiva, creativa, que sabe trabajar en equipo  y versátil. También tengo disponibilidad horaria, estoy dispuesta a viajar y tengo coche propio. Y estoy en paro; y no os creáis que no he pensado en coger mi maleta, comprarme un billete de avión e irme a cualquier otra parte.

r-ESPAOLES-EMIGRAN-large570La emigración juvenil es un problema que afecta a casi medio millón de nosotros, los jóvenes. Medio millón de personas que han comprado ese billete de avión, han cogido su maleta, su currículum y han ido a buscarse la vida y un empleo. Empleo que quizás no sea ese soñado ni tenga nada que ver  con su sector, pero empleo al fin y al cabo.
Billetes de avión que implican decir adiós a muchos sueños e ilusiones; que llevan consigo el empezar de cero en otro sitio con todas las dificultades que eso conlleva y el sentimiento entremezclado de ilusión por las oportunidades que surjan y la desesperanza de tener que haber cogido ese avión.

Aún me quedan algunas esperanzas puestas en encontrar un trabajo relacionado con lo “mío”, las menos; algunas más en encontrar algo y si no, no descarto la probabilidad de que no dentro de mucho yo sea una más en la lista de jóvenes que han emigrado a buscar algo mejor.

Vía| Elena Rionda
Imagen| Emigración Juvenil
En QAH| Desempleo

 

RELACIONADOS