Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Bill Viola: Videoartista

Este 2014 ha llegado lleno de eventos artísticos, siendo el cuarto centenario de la muerte del Greco el más importante de todos en España. Sin embargo, la agenda artística comienza con fuerza, y ahora mismo podemos contemplar en Madrid la obra de Bill Viola, uno de los artistas más afamados dentro del videoarte.

Fotografía de Bill Viola

Fotografía de Bill Viola

Bill Viola nació en 1951 en Nueva York. En un escenario artístico incomparable, su vocación artística emergió cuando era ya bastante joven. Hay que tener en cuenta que durante los años setenta, el videoarte estaba ganando fuerza como un método artístico autónomo, y Bill Viola pudo ser testigo de este proceso. Será precisamente a finales de los años setenta cuando Viola comience a interesarse por las ideas y la técnica del vídeo.

Sus primeras obras serán piezas cortas, con pocos virtuosismos formales y con una carga conceptual muy fuerte. Poco a poco, la experimentación con este formato visual fue cada vez mayor, intentando crear una concepción global de imagen, sonido y tiempo. Él tratará de mostrarnos imágenes que no se queden en la pantalla, sino que queden grabadas en la mente del espectador, y que éste tras observarlas pueda pararse a reflexionar.

Viola creará un juego visual en el que la percepción de la realidad se confunde, como si de un sueño se tratase, y nos encontráramos ante una imagen borrosa o extraña que debemos descifrar. Los elementos básicos de la tierra, como el agua y el fuego, se convertirán en pilares fundamentales de su sintaxis artística.

La tecnología avanzará a pasos agigantados a partir de los setenta, y por ello Bill Viola irá adaptando sus vídeos, que cada vez tendrán una mayor puesta en escena, como si de una película se tratase. El sonido siempre será representativo, puesto que el mínimo ruido podrá ser el protagonista de la obra.

Convertirá su obra en vídeo en una experiencia personal, sobre todo a raíz de la muerte de su madre, a la cual grabó en vídeo cuando estaba en coma antes de morir, y cuyas imágenes usó para una de sus obras más representativas, El tríptico de Nantes (1992). Tres vídeos colocados en serie donde podemos ver una mujer dando a luz en la parte izquierda, un hombre sumergido en el agua en el centro representando la vida, y a su madre en sus últimos momentos de vida a la derecha.

Bill Viola. "Tríptico de Nantes", 1992

Bill Viola. “Tríptico de Nantes”, 1992

Además es interesante conocer los propios intereses artísticos de Bill Viola, un enamorado de la pintura medieval y de Giotto en particular. Sin duda, esa estética inspirada en el pintor italiano; también la pintura flamenca se dejará ver en sus obras, sobre todo en una de sus series más famosas, Pasiones. En esta serie podemos destacar además la pieza Emergence (2002), en la que el tratamiento de los cuerpos, el maquillaje y el fondo están representados como un cuadro que avanza lentamente.

Es precisamente de este diálogo entre el arte más actual y el más tradicional del que surge la exposición que podemos visitar actualmente en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Allí, cuatro vídeos de Viola comparten espacio con cuadros de los artistas más afamados del pasado español, como Valdés Leal, Ribera, Zurbarán o Goya.

 

Vía| Rtve: Metrópolis

Más información| Real Academia Bellas Artes de San Fernando

Imagen| Bill Viola, Tríptico de Nantes, The crossing

Vídeo| YouTube: Bill Viola – emergence

En QAH| ¿Qué es el videoarte?

RELACIONADOS