Jurídico 


Beneficios de la Mediación hipotecaria

mediacion hip Estamos presenciando una de las épocas más difíciles en nuestro país, debido a las vicisitudes vividas por las familias españolas en relación a la incapacidad para hacer frente a sus pagos.

Esta crisis se asienta entre la confianza del sistema hipotecario y la liquidez de las entidades financieras.

En esta lucha, derechos de los ciudadanos como el de una vivienda digna se ven afectados, tanto en cuanto, se han de observar cuándo se realiza la concesión de un crédito de este tipo, así como su ejecución en caso de impago.

Con la cooperación de la CECA y la AEB se han encontrado soluciones para determinar medidas que faciliten la posibilidad de efectuar los pagos. Tales como la supresión de tasas, costas, moderación de cláusulas penales, o la paralización del devengo de intereses durante el proceso, protección de la vivienda habitual o negocio, entre otros.

Es cierto que encontramos medidas paliativas tenidas en cuenta como la regulación de un procedimiento específico para la insolvencia de las personas físicas, mejorar el sistema de subastas recogido en la Ley de En­juiciamiento Civil, adopción de medidas extraordinarias, limitar gastos en caso de que haya mora y sus intereses, la probación por parte de las entidades de crédito de un reglamento interno de comercialización y ejecución de préstamos hipotecarios, creación de una guía que permita acceder a dicho préstamo y plan de pagos para concesión irresponsable de préstamos, así como establecer a los tribunales de justicia como los competentes para resolver problemas de productos de permuta financiera.

¿En qué consiste y qué se consigue con la Mediación hipotecaria?

La mediación hipotecaria, como vía para gestionar lo que nos acontece, resulta de gran relevancia, al hacer que el ciudadano sea y se sienta escuchado y que los acreedores negocien. Es un medio idóneo para evitar la gélida vía judicial y la reiteración de situaciones desagradables, como el respaldo al hipotecado, en el que a través de la ayuda de una persona imparcial –el mediador-, ambas partes llegan a un acuerdo de manera voluntaria teniendo en cuenta sus propios intereses.

La base de la misma es la voluntariedad de las partes para llegar a un acuerdo y que éste sea lo más efectivo posible.

Para ello, la figura del mediador, siempre imparcial, debe procurar escucha activa a las mismas para alumbrarles hasta la solución del conflicto a tratar.

Para poder conducir hasta un acuerdo efectivo, el mediador necesita ser evaluado y sometido a formación.

Como vía, resulta altamente recomendable, ya que se encuentra basada en el diálogo.

¿Cómo se lleva a cabo el procedimiento?

El mediador será asignado tras haber recibido la Oficina de Ejecuciones Hipotecarias una Solicitud de Mediación en una Ejecución Hipotecaria, así como la Hoja de Trabajo Financiera. Después de haber sido entregado al abogado del prestamista y al tribunal local, se designa al mediador.

La reunión entre las diferentes partes del proceso de mediación (deudor, mediador, abogado y representante del prestamista) comenzará con la información referente a la forma en la que se llevará a cabo la mediación.

¿Qué resultados podemos obtener?

En el caso de que la mediación resulte exitosa, el mediador, a través de la elaboración de un memorándum, recogerá el acuerdo que finalmente firmarán las partes para cumplirlo. Éste irá enfocado a la capacidad económica de la parte deudora.

Por el contrario, si la mediación resulta infructuosa, se continuará con la ejecución hipotecaria, derivando en venta judicial.

¿Qué podemos decir de la figura del mediador hipotecario?mediazione

El mediador no puede emitir juicios, sino que alumbra a las partes para que por ellas mismas lleguen a un acuerdo sólido. Tampoco tienen cabida en la mediación los consejos financieros o la imposición de una decisión. Este es un campo en el que reina la voluntariedad.

Vía | Materiales del curso ” Mediación práctica del conflicto hipotecario”

Imagen | Irvi

 

RELACIONADOS