Salud y Deporte 


Beneficios de la Actividad Física en el Anciano

 

El envejecimiento es un proceso natural pero a la par complejo, donde interactúan diversas variables como la genética, el medio ambiente, el estilo de vida y las enfermedades crónicas entre otras, y del modo en que lo hagan, va a depender en gran medida el modo de envejecer.

Según la Organización mundial de la Salud (OMS), en su “Informe Mundial sobre el envejecimiento y salud”, publicado en septiembre de 2015, indica que la población mundial está envejeciendo a pasos acelerados, y que entre el año 2000 y el 2050 la proporción de personas mayores de 60 años se va a duplicar, pasando del 11% al 22%.  En números absolutos, este grupo de edad pasará de 605 millones a 2000 millones en el transcurso de medio siglo. España está sufriendo un crecimiento de envejecimiento demográfico más rápido que el resto de países de la comunidad europea. Las previsiones futuras señalan que en el 2050 habrá 16 millones de personas mayores, que corresponden a un 30% de la población total.

Ante el panorama que se nos plantea para los próximos años, con una población muy envejecida y con los problemas de salud propios de esta etapa de la vida, se hace más que necesario realizar un gran esfuerzo por mejorar la condición física del anciano, para así poder afrontar con plenas garantías los cambios que se van a producir en su fisiología.

 A finales de la década de los 90 la OMS acuñó el término “envejecimiento activo”, entendido como un proceso por el que se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida. Desde entonces se han estudiado y analizado los principales factores que intervienen en este proceso.

slowrunner

El ejercicio físico  regular adaptado a los adultos mayores, se asocia a un menor riesgo de mortalidad, debido especialmente a su efecto protector cardiovascular, y a la disminución que produce en la incidencia y prevalencia de síndrome metabólico. Efectos que se traducen en un menor riesgo de desarrollo de diabetes tipo II o insulino-dependiente y cardiopatía isquémica. Además, el ejercicio regular se ha mostrado eficaz en la prevención de ciertos tipos de cáncer, incrementa la densidad mineral ósea, reduce el riesgo de caídas, disminuye el dolor osteoarticular y mejora la función cognitiva, reduciendo el riesgo de padecer demencia y Alzheimer. Por otra parte, también produce beneficios en el ámbito psicosocial, evitando el aislamiento, la depresión y la ansiedad y favoreciendo la autoestima y cohesión social.

Yoga-para-la-tercera-edad

La cantidad y calidad del ejercicio necesario para producir mejoras saludables en el adulto mayor, difiere de las recomendadas en otros grupos poblacionales y sólo cuando el programa de ejercicio físico se practica de forma regular y con la intensidad adecuada, contribuirá a mejorar la capacidad funcional global del organismo.

Un programa de entrenamiento bien planificado permite desarrollar el máximo potencial del adulto mayor, incrementando la salud física y mental y atenuando las consecuencias negativas de la edad. Así, el ejercicio físico adaptado a este grupo se puede considerar como la mejor terapia anti-envejecimiento, siendo la medida no farmacológica más eficaz para la prevención y tratamiento de la mayor parte de enfermedades asociadas con la edad.

Vía| Beneficios de la actividad física en personas mayores

Más información|Informe OMSEl envejecimiento en España: ¿un reto o problema social?Physical activity and public health in older adults: recommendation from the American College of Sports Medicine and the American Heart Association, Health benefits of physical activity in older patients: a review

Imagen| Mayores en bici, Estiramientos, Imagen destacada

 

RELACIONADOS