Cultura y Sociedad, Historia 


Bélgica: 16 meses sin gobierno (I)

Bélgica está formada por tres regiones.

–          Flandes (cuyo idioma es el Flamenco con 6 millones de habitantes), con una cultura e idioma germánicos.

–          Valonia (cuyo idioma es el francés y con 4 millones de habitantes), con una cultura e idioma romance.

–          Bruselas (bilingüe en teoría aunque el francés es mayoritario en la práctica, un millón de habitantes).

Flandes: Verde – Valonia: Azul – Bruselas: Azul claro – Parte alemana: Amarillo

Para simplificarlo un poco, voy a dejar de lado la pequeña comunidad germanoparlante compuesta por alrededor de 73.000 personas que el país recibió como compesación por las pérdidas sufridas durante la Primera Guerra Mundial.

Historia y evolución del Estado

Bélgica formó parte de los Países Bajos durante 15 años tras la redistribución de Europa que siguió a las guerras napoleónicas. Debido a las diferencias históricas, culturales y religiosas (Protestantismo frente al Catolicismo), Países Bajos y lo que más tarde sería llamado Bélgica no cabían en un mismo saco. Incluso Flandes, la región flamenca de Bélgica, apoyó la revolución belga debido a la influencia de la poderosa burguesía francófona de las ciudades flamencas y las ya mencionadas diferencias culturales entre flamencos y holandeses. Es importante señalar que el idioma flamenco y el holandés es el mismo, únicamente se diferencian en el acento. Podríamos afirmar que: el flamenco es al holandés, como el andaluz es al español.

Bélgica era un Estado unitario, es decir, el francés era el único idioma aceptado para los asuntos gubernamentales y educativos conllevando esto una discriminación de los habitantes flamencos en todos y cada uno de los aspectos de la sociedad. No solo el flamenco como idioma no fue aceptado, la cultura neerlandesa en su totalidad fue vista como inferior por la poderosa clase francesa. En el día a día esto significa que la población flamenca fue casi bilingüe, al menos las personas formadas, y las personas francófonas solo hablaban un idioma. Esta situación desencadenó un movimiento flamenco demandando la emancipación del idioma y de la cultura flamenca en Bélgica.

Gracias al incremento en la vida política y a la organización del movimiento flamenco, una serie de reformas estatales fueron iniciadas. Empezando con la primera reforma estatal en 1970, Bélgica evolucionó de un Estado unitario a un Estado federal con comunidades, regiones y áreas de lengua. Hasta ahora cinco reformas estatales han sido realizadas y la sexta se está realizando en estos momentos.

No todas las reformas han tenido el mismo éxito. Algunos argumentan que debido a los compromisos poco entusiastas y desganados hemos acabado con un sistema ingobernable  que necesita más claridad. Esto nos lleva a redundancias administrativas. Además del gobierno, parlamento y senado de carácter nacional, tenemos un gobierno y parlamento flamencos, un gobierno y parlamento valón, un parlamento y gobierno sólo para Bruselas y para más inri tenemos un gobierno y un parlamento de habla germánica.

Un asunto especialmente delicado es Brussels-Halle-Vilvoorde, un distrito electoral y judicial. Desde la primera reforma estatal Bruselas ha sido vista como una entidad autónoma, sin embargo debido a la presencia considerable de franceses en las áreas flamencas de Halle y Vilvoorde, la comunidad francesa ha adquirido ciertos privilegios tales como que pueden seguir una educación en francés u obtener formularios administrativos en su idioma, por ejemplo. Debido a la cercanía con Bruselas y su calidad de vida, un numeroso grupo de francófonos se trasladaron a estas ciudades flamencas sin aprender el idioma e incluso en algunas ciudades se han convertido en mayoría. Hace cuarenta años, este problema se convirtió en un asunto candente en la actualidad política nacional. Los partidos flamencos llaman a este comportamiento un colonialismo pasado de moda y piden respeto por el lenguaje y por las leyes territoriales.

Otro resultado de las reformas estatales es el sistema electoral descompensado.

Desde la primera reforma del Estado los partidos politicos han sido divididos en subdivisiones flamencas y valonas (socialistas, liberales, verdes y democracia cristiana) que operan como partidos independientes. Había también la posibilidad de fundar partidos dentro de una única region, partidos nacionalistas de hecho. Debido a que estos politicos solo quieren complacer a su lado del país, a sus votantes, ellos solo representan los intereses de una región. Por lo tanto, en realidad esto lleva a actuar de una manera dura contra la otra región. Esto en combinación con sistemas educativos separados y medios de comunicación como periódicos, televisión y emisoras de radio crean dos opiniones públicas diferentes y un déficit de comunicación a su vez. De hecho, no exite ni una emisora, ni u canal de television ni un periódico de ámbito estatal. Esto lleva a pensar que es más lógico un modelo confederal con más miembros estatales independientes dentro de Bélgica desde el momento en que el es una realidad de facto.

Recomiendo encarecidamente que veáis el siguiente video. Muestra el auténtico lio que es vivir en Bélgica…

 

Continuará…

 

Más información| Zum (en inglés)

Imagen| Taalgebieden

Video| YouTube: ¿Quieres saber más sobre Bélgica?

RELACIONADOS