Patrimonio 


El Belén Napolitano

Con la llegada de diciembre, las calles de todos los rincones se llenan de luces y motivos que nos recuerdan que se aproxima la Navidad. También en nuestras casas se empiezan a sacar los adornos que esperaron durante casi un año. Destaca, entre ellos, la instalación del portal de Belén. A esta tradición española, centrándonos en el belén napolitano, vamos a dedicar el artículo de hoy.

Se suele considerar al rey Carlos III el gran divulgador del belenismo en España, ya que, en su tiempo como Virrey en Nápoles tenía por costumbre instalar en una estancia de palacio un belén de esta tipología. A su llegada a España, mantiene la costumbre napolitana e instala también el belén; costumbre que se extenderá pronto por todas las casas nobiliarias.

Pasemos ahora a comentar algunas de las características que forman el Belén napolitano del siglo XVIII:

  • Presencia de gran cantidad de figuras.
  • Las figuras, que solían ser de unos 40 a 60 cm, se hacían para vestir. Cabeza, piernas, pies y manos se hacían de arcilla y el cuerpo de la figura estaba hecho con un entramado de alambres y pajas que formaban el cuerpo.
  • Las vestiduras lucían ricos detalles y estaban inspiradas en la moda del siglo XVIII.
  • El Belén napolitano incluye una numerosa variedad de escenas. Esta modalidad de belén ya no es como las anteriores que solo recogían las escenas más puramente bíblicas, en éste se incluyen los oficios predominantes en la época en una combinación de lo napolitano con lo castellano.
  • Estos belenes empiezan a introducir elementos arquitectónicos, destacando las ruinas propias de la Antigüedad Clásica, en relación directa con el descubrimiento de Pompeya y Herculano, descubiertas bajo el reinado de Carlos III.
  • El juego de perspectivas, conseguido colocando las figuras de menor tamaño en la parte posterior y las de mayor tamaño en primer plano, logra ahora una excepcional calidad.
  • La composición y organización de los belenes napolitanos se concebía de manera diferente cada año.

En España conservamos numerosos belenes napolitanos del siglo XVIII que posteriormente se fueron ampliando con la incorporación de nuevas figuras. Por encima de todos los conservados debemos destacar el Belén del Palacio Real de Madrid. El germen de este belén lo encontramos en el que trajo consigo Carlos III a su vuelta al país en 1760. Posteriormente su hijo Carlos IV, y de ahí el nombre del Belén del Príncipe, lo fue ampliando hasta llegar a las casi 6000 piezas, según algunos historiadores.

Belén Napolitano del Palacio Real de Madrid.

Belén Napolitano del Palacio Real de Madrid.

Al cumplirse este año el III Centenario del nacimiento del monarca reformista, el pesepre de esta Navidad refleja el ambiente ilustrado de Carlos III. Para el Misterio se ha reproducido el zaguán de entrada al Palacio Real, así como el Estanque de los Chinescos y la fuente del Espinario de Aranjuez sirven de marco a las figuras que se desenvuelven en el ambiente propio de la Ilustración: la Astronomía, la Botánica, las Bellas Artes…

En la tradición belenista también hemos de destacar a Francisco Salzillo, escultor barroco español, considerado el imaginero más representativo del siglo XVIII.  El Nacimiento, instalado en la actualidad en el Museo Salzillo de Murcia, fue realizado entre 1776 y 1783 y completado posteriormente por uno de sus discípulos, Roque López.

Nacimiento de Francisco Salzillo. Detalle.

Nacimiento de Francisco Salzillo. Detalle.

Las figuras tienen un tamaño de unos treinta centímetros y están, en su mayoría, modeladas en arcilla, aunque también las encontramos en madera. Están ricamente policromadas y se observa en ellas un modelado suave y ligero. El rayado del estofado confiere suntuosidad a las vestiduras donde predominan los azules, rojos y verdes combinados con el oro. En el Belén conviven y comparten espacio tanto pastores y gañanes como refinados nobles y personajes contemporáneos a Salzillo.

Via| www.artesaniaenelbelen.blogspot.com.es, bloghistoriadelarte.com, www.wikipedia.org

Imagen| Belén Napolitano del Palacio Real de MadridNacimiento de Salzillo.

En QAH| El Belén del “Gordo” está en LeónNuestras imágenes favoritas de la Navidad (I), Nuestras imágenes favoritas de la Navidad (II)El origen de la Navidad cristiana según el arte del Greco. 

RELACIONADOS