Patrimonio 


El Belén del “Gordo” está en León

22 de diciembre. A un paso de Nochebuena y Navidad, los villancicos son sustituidos hoy por un soniquete que abrirá los telediarios. Como habréis imaginado, nos referimos a la ya mítica entonación de los Niños de San Ildefonso repartiendo los premios del Sorteo Extraordinario de Navidad. La pedrea que saca de algún apuro, ocho quintos premios, dos cuartos, un tercero, un segundo y el ansiado Gordo, el Primer Premio, que todos soñamos con poder disfrutar al menos una vez. Todas las ilusiones que se jueguen hoy van acompañadas de una imagen que ilustra cada año el décimo, la protagonista del artículo que nos ocupa.

La Pulchra Leonina, como se conoce a la catedral de León, alberga en una de las capillas de su girola la obra que este 2016 ha sido elegida como protagonista de los décimos de la Lotería. Se trata de un bellísimo Nacimiento en madera policromada que data del siglo XV. En algunos medios se señaló que se trata de una escena extraída del retablo de la catedral, cuando en realidad son composiciones distintas que se encuentran en diferentes capillas del templo. El retablo, de Nicolás Francés, ocupa el Altar Mayor mientras que para visionar el Nacimiento hay que tomar un camino distinto, adentrarse en la girola y caminar hasta la capilla de San Ildefonso, donde se encuentra expuesto todo el año. Un nombre más que propicio para este recinto, también conocido como capilla de San Pedro, pero que para todos los leoneses no deja de ser “la capilla del Nacimiento”.

image

Con un solo golpe de vista advertimos que la obra se divide en dos franjas horizontales. La parte principal es la que representa el interior del portal de Belén, con la Virgen María y San José en actitud de recogimiento ante el Niño Jesús. A la derecha de la Sagrada Familia aparecen el buey y la mula, alimentándose en el pesebre, un tanto ajenos a la escena que está teniendo lugar, una clara muestra de realismo. Esta cualidad se dispara si observamos la parte superior de la composición, un agreste paisaje que aparece sobre el portal, como si se viera en lejanía. Son los pastores, cuidando a los animales al raso en un boscoso paisaje, cuando son visitados por el ángel que les anuncia la Buena Nueva.

Muchas fuentes atribuyen el Nacimiento a artistas anónimos, pero hay expertos que señalan a autores concretos tras su realización, los mismos que en el último tercio del siglo XV estaban realizando el coro de la nave central: Juan de Malinas y Copín de Holanda. Sus apellidos bien demuestran su procedencia foránea y explican el porqué de ese realismo tan virtuoso. No se conoce el momento exacto en que realizaron el Nacimiento, aunque se da como margen la segunda mitad del siglo XV.

Como detalle curioso, si se busca información sobre esta obra, también aflorará el nombre de “Nacimiento del Alfa y el Omega”, pues unos ojos expertos sabrán reconocer, en la estructura de madera que hace de portal y que separa la escena de la Natividad de la Anunciación de los Pastores, dos enormes letras griegas, Alfa y Omega, el principio y el fin. La llegada de Jesus suponía el fin de la Vieja Ley, y la llegada de una nueva época, por lo que se entiende perfectamente que quisieran dejar claro lo que suponía este acontecimiento.

Puede que las ilusiones depositadas en los décimos se vean premiadas el día de hoy, o puede que haya que esperar otro año y hacerse con otro décimo en el que otra imagen de Navidad nos sonría desde el bolsillo. De momento toca disfrutar de este portal de Belén tan bonito, que os invito a disfrutar de primera mano si visitáis León y en especial la joya de su corona imperial: su majestuosa catedral.

image

 

Vía| ABC: El retablo del alfa y el omega, de la catedral de León a los décimos de la Lotería de Navidad de 2016

Más información| Catedral de León

Imagen| Nacimiento, Fachada de la catedral 

En QAH| Nuestras imágenes favoritas de la Navidad

RELACIONADOS