Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Barbara Kruger, la subversión de los mass media

La influencia de los medios audiovisuales en los artistas actuales es innegable, provocando que se produzcan ciertas influencias entre ellos. Quizás una de las artistas que mejor encarna esta situación sea Barbara Kruger. Barbara Kruger nace en 1945 en Newark, Nueva Jersey. Estudió en la Escuela de Artes Visuales de la Universidad de Siracusa, y de allí pasó a la Escuela de Diseño Parson’s en Nueva York. Rápidamente consiguió trabajo como diseñadora gráfica para la revista Mademoiselle, llegando posteriormente a ocupar un puesto en la revista Vogue.

Barbara Kruger, "I shop therefore I am", 1987

Barbara Kruger, “I shop therefore I am”, 1987

Su empleo como diseñadora gráfica marcaría toda su producción posterior, pues el hecho de trabajar de primera mano la publicidad y la moda dirigidas a la mujer, harían que posteriormente, usara esas mismas premisas del ámbito de consumo para criticarlas en sus obras. Para ella, los medios de comunicación, en su abusiva carga continuada de mensajes, nos hacen cambiar la concepción semántica del mundo, convirtiéndonos en consumidores que  únicamente intentan cumplir los estereotipos marcados. Sus obras utilizarán las imágenes publicitarias para darles la vuelta y convertirlas en verdaderas armas de agitación política y protesta social.

La producción de Kruger yuxtapone los estereotipos y clichés del poder, el consumo, la sexualidad y la ideología. Además, sus contundentes mensajes están dirigidos directamente al espectador, a partir del uso de pronombres personales como “Yo”, “´Tú”, “Nosotros”, que rompen la actitud pasiva del espectador y lo hacen partícipe del contenido de la obra.

Una de sus obras más relevantes e influyentes es su famoso Compro, luego existo (1987). Está compuesta de un modo simple pero impactante: fotografía de una mano en blanco y negro, con borde rojo, y una cartela rojo intenso en la que en la que se puede leer el mensaje que da título a la obra. El uso de los colores, la tipografía y la composición serán una tónica a lo largo de toda su producción. El mensaje juega con una revisión paródica del cogito ergo sum de Descartes. El ser humano contemporáneo, no existe a partir de ser consciente de su razón, sino a partir del consumo. Kruger critica que nuestra identidad hoy en día se crea simplemente a partir de lo que compramos.

Barbara Kruger, "Your body is a battleground", 1989

Barbara Kruger, “Your body is a battleground”, 1989

Otra de las obras que podríamos destacar es Tu cuerpo es un campo de batalla (1989). En este caso, el pensamiento feminista de raíz política será la base sobre la que se asienta la composición. El cuerpo femenino como campo de batalla alude por un lado al maltrato que las mujeres han sufrido a lo largo de la historia, pero también a la reivindicación del derecho a decidir de la mujer sobre su propio cuerpo. La imagen logró gran repercusión, y llegó a utilizarse como cartel para organizar marchas a favor de la aprobación de la ley del aborto en Estados Unidos en 1989.

Toda su producción girará en torno a estos supuestos, entre el feminismo y las críticas hacia el consumo. Sus imágenes además, no se limitan al ámbito museístico, sino que también han salido a la calle, a través de instalaciones en el espacio público, tomando precisamente los canales propios de la publicidad comercial. Su obra puede encajarse como un gran ejemplo de subversión publicitaria de las últimas décadas, y su reconocimiento la ha convertido en una de las artistas más valoradas del panorama actual.

 

Vía| KRUGER, Barbara. Desire exists when pleasure is absent, Bielefeld: Kerber, 2006

Más información| KRUGER, Barbara. Love for sale: the words and pictures of Barbara Kruger, New York: Harry N. Abrams, 1990

Imagen| I shop therefore I am, Your body is a battleground

Vídeo| YouTube: Barbara Kruger

RELACIONADOS