Actualidad Jurídica, Jurídico 


“Baby boom” de laboratorio

Los avances científicos crean conflictos jurídicos. En los últimos días diferentes periódicos y portales nacionales, recogían la noticia de la resolución del Alto Tribunal español.

#actualidadQAH

#actualidadQAH

La sala de lo Civil del Supremo fallaba en contra de la pretensión de una pareja homosexual de inscribir, en el Registro Civil, a unos niños, nacidos en California, mediante la técnica de la gestación por sustitución. Comúnmente conocida como “vientre de alquiler”.

No es ninguna novedad el hecho de que numerosas parejas con la imposibilidad de gestar hijos naturales o mediante otras técnicas de reproducción asistida, admitidas por nuestro ordenamiento, acudan a países donde esta práctica está reconocida y regulada.

Del último caso se hacía eco la opinión pública hace escasos días. El Tribunal Supremo respaldaba la decisión que, previamente, había tomado la Audiencia Provincial de Valencia, denegando esta petición. Aunque el conflicto ético es el problema de fondo, el fallo se fundamentaba en el precepto legal que existe en nuestro sistema jurídico, el cual prohíbe expresamente la gestación por sustitución, con o sin precio.

No obstante, los derechos de los menores quedan garantizados, según se recoge en la Sentencia, mediante la acción de filiación correspondiente al padre biológico de los niños (cita el apartado tercero del artículo 10 de la Ley), así como por los mecanismos de adopción.

¿Cuál es la situación jurídica en España para estos casos?

Las técnicas de reproducción asistida tienen como finalidad la procreación a través de medios artificiales o con intervención de éstos. Se regulan en la Ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida 14/2006, de 22 de mayo.

En concreto, el artículo décimo, cita:

“1. Será nulo de pleno derecho el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero.

2. La filiación de los hijos nacidos por gestación de sustitución será determinada por el parto.

3. Queda a salvo la posible acción de reclamación de la paternidad respecto del padre biológico, conforme a las reglas generales”.

La maternidad por sustitución, subrogada, o “madres de alquiler”, puede encuadrarse en los supuestos de reproducción asistida. La maternidad puede recaer en una, dos o tres mujeres: la que aporta el óvulo (maternidad genética), la gestante (maternidad gestacional) y la jurídico-social (maternidad jurídica).  Esta ley descarta su utilización ya que, además, la filiación queda determinada por el parto (implicando a la gestante) tal y como dice el apartado segundo del citado artículo 10 de esta ley.

Se trata de un contrato, oneroso o gratuito, a través del cual una mujer consiente en llevar a cabo la gestación (puede aportar o no, su óvulo), mediante técnicas de reproducción asistida, con el compromiso de entregar al nacido a los comitentes, que pueden ser sujetos individuales o una pareja, matrimonial o no. (Éstos también pueden aportar o no, su material genético).

Al tratarse de un contrato es importante analizar su naturaleza jurídica. Evidentemente no es un contrato típico, no está recogido en el Código Civil. Es por ello que los autores tienden a identificarlo con un arrendamiento de servicios o de obra.

Sin embargo, aunque no existiera una norma que prohibiese expresamente la gestación por sustitución, el contrato sería nulo de pleno derecho por ilicitud de causa y por razón de su objeto, al considerarse fuera del comercio de los hombres la capacidad de gestar.

Cada vez son más numerosas las técnicas científicas.

Cada vez son más numerosas las técnicas científicas.

La pasada semana saltaba la noticia de otro caso similar. Esta vez una pareja, también homosexual, que mediante gestación subrogada tuvo dos mellizos en Tabasco, único estado de México que permite este tipo de técnica. A los niños, nacidos hace poco más de un mes, se les niega el pasaporte mexicano, debido a un conflicto de leyes entre Tabasco y la Secretaría de Relaciones de Exteriores (SRE) del Distrito Federal (DF). La representación española les ha apoyado pero para expedir un pasaporte español a los bebés es necesario que se registre el nombre de la gestante como madre (recordemos que la filiación queda determinada por el parto;  punto segundo del citado precepto).

La diversidad de opiniones doctrinales es amplia. No cabe duda de que se trata de un tema muy polémico desde que surgieron los primeros casos de gestación subrogada. El conflicto de intereses es enorme cuando entran en juego, no solo cuestiones legales, sino morales. Es este punto, la ética y la moral, el que crea la brecha entre defensores y detractores de esta técnica.

Solo es el principio. Los inminentes avances científicos prometen aumentar este tipo de conflictos. Ya se habla de los conocidos “niños a la carta” y, últimamente, de la puesta en marcha de una nueva técnica que permitiría modificar el embrión con el objetivo de concebir bebés sin enfermedades mitocondriales, un nuevo alarde de la reproducción asistida. La polémica está servida.

Vía| El Mundo ; El País

Imagen| Vientre de alquiler ; Técnicas científicas

RELACIONADOS