Economía y Empresa, Finanzas 


Avales técnicos mediante seguro de caución

Este artículo puede ser de particular interés para quienes, por razones de trabajo o estudio, necesitan conocer qué particularidades tienen los avales técnicos emitidos mediante seguro de caución.

Los avales técnicos son aquellos mediante los que se garantiza el cumplimiento de una obligación no dineraria contraída por una sociedad o persona física. Estas obligaciones vienen derivadas generalmente de concursos públicos , concesiones administrativas o contratos privados, de manera que si se incumplen las condiciones pactadas, el afianzador queda obligado a indemnizar en metálico, con la cifra pactada, al beneficiario.

avales técnicos mediante seguro de caución, imagen electricistas en una obra

 

El afianzador puede ser una entidad bancario o una aseguradora, en este último caso se trata de un “seguro de caución” y tiene la misma validez que un aval bancario.

Pongamos un ejemplo: una sociedad gana un concurso público para la construcción de un edificio público y, a mitad de las obra, la sociedad quiebra y deja sin concluir la edificación. A continuación, la Administración afectada solicitaría la ejecución de la garantía y recibiría la suma pactada, generalmente un 5% del valor del concurso. El afianzador (compañía de seguros) no está obligado a concluir la obra, sino a indemnizar económicamente; esta es la esencia de los avales técnicos.

Buscando una mayor protección de quien recibe la obra, el suministro de un bien o la prestación de un servicio, se contempla la exigencia de la ejecución de la garantía o aval a primer requerimiento o primera demanda. Esto quiere decir que la aseguradora debe indemnizar el importe pactado sin discusión, dejando para más tarde el análisis y alcance del mismo.

Avales técnicos con seguro de caución frente a los bancarios

Los contratos de las Administraciones Públicas están sujetos a una norma que los regula, denominada Ley de Contratos del Sector Público. Esta ley contempla que los seguros de caución,  presentados bajo la forma de certificados de seguro, son una modalidad de presentación de garantías con el mismo valor que los avales bancarios; esto sirve para toda clase de organismos en los que deban presentarse: Ministerios, organismos autónomos, empresas públicas, cabildos insulares, administración regional, provincial o local, etc.

¿Qué ventajas comporta emitir un aval técnico mediante el seguro de caución, en lugar de emplear el aval bancario? Son claras, por una parte, las garantías certificadas por una compañía de seguros no quedan registradas en el sistema bancario, por ello no van a computar en la CIRBE (registro en el que se anotan todas las obligaciones contraídas con la banca, como préstamos y avales). Este hecho tienen gran trascendencia, porque libera recursos financieros que podrán ser destinados a la obtención de financiación.

Una segunda ventaja de los avales técnicos emitidos por caución la representa el hecho de que, habitualmente, las compañías de seguros no se exigen pignoración, cosa bastante frecuente en la práctica bancaria.

Las aseguradoras de caución tampoco cobran gastos de estudio ni de apertura de líneas y tienen tasas muy competitivas. Tampoco el gestor, aplica ninguna minuta por servicios al cliente; es la aseguradora quien compensa al gestor el trabajo realizado.

Requisitos para disponer de avales técnicos mediante seguro de caución

Con frecuencia, las aseguradoras de caución reciben peticiones de emisión de garantías por parte de personas físicas o sociedades que, previamente, han encontrado el rechazo de la banca a sus solicitudes. Sin embargo, los requisitos para que una compañía aseguradora pueda suscribir los avales técnicos son similares a los que solicitaría el sistema bancario. Si se tratara de empresas personas jurídicas, estas deben tener cierta antigüedad de de funcionamiento, así como disponer de una cifra de explotación y unos fondos propios positivos, en proporción con con el importe de la garantía a emitir.

En caso de tratarse de sociedades con menos de dos ejercicios de funcionamiento, o bien con fondos propios negativos y pérdidas de explotación, podrían solicitar garantías de caución, aunque en este caso será necesaria la aportación de una contragarantía por parte de una sociedad con la solvencia necesaria, como sería el caso de la sociedad matriz, o bien de otra empresa del grupo, si existieran.

En resumen, la presentación de avales técnicos mediante seguro de caución es una fórmula interesante, especialmente para aquellos que acuden a concursos públicos o necesitan presentar una garantía administrativa para el ejercicio de una actividad. Por razones de costes, de no ser afectados por el registro CIRBE y no aplicación de pignoraciones, el seguro de caución representa una alternativa con claras ventajas frente al aval bancario.

 

Vía| Avales y caución

Más información| EduFinet

En QAH| El certificado de caución como garantía en los concursos públicos

 

RELACIONADOS