Economía y Empresa 


Aval vs Garantía: ¿Son lo mismo?

El aval y la garantía son dos términos financieros muy comunes que habitualmente se confunden. El error más típico está en que ambos se suelen utilizar como si fueran sinónimos y se entienden como una “fianza” que se le deja a la entidad financiera que concede el préstamo. Sin embargo, el aval es un tipo de garantía, pero la garantía no es un tipo de aval.

Una garantía es todo aquello que el prestamista, con una reclamación judicial previa, puede reclamar al prestatario en caso de impago del préstamo. Existen distintos tipos de garantías, entre las cuales podemos encontrar el aval:

  • Garantía personal: El solicitante del préstamo responderá con su patrimonio en caso de impago.
  • Garantía real: En este caso, se especifica como garantía un bien o derecho concreto. Los ejemplos más comunes son los préstamos con garantía hipotecaria o los empeños. Este tipo de garantía es complementaria a la garantía personal, que en ningún caso queda excluida.
  • Aval.

¿Qué es un aval y cuándo se utiliza?

En el ámbito de los préstamos, un aval es un tipo de garantía por el que un tercero se compromete a hacer frente a la deuda en el caso de que el avalado (la persona que ha solicitado el préstamo) no cumpla con el pago. Se trata de un respaldo que hace un tercero al prestatario y, a la vez, una seguridad jurídica para el prestamista.

Existen dos tipos de aval:

  • Personales: Es el tipo de aval más frecuente en créditos al consumo o préstamos hipotecarios. En los avales personales, una persona física o jurídica garantiza el pago.
  • Bancarios: En este caso, el avalista es una entidad financiera. Se trata de productos que el banco pone a disposición de sus clientes y que normalmente tiene un coste en forma de comisiones (además, lo más habitual es que el prestatario tenga que dejar previamente el importe del aval en el banco). Se utilizan mucho, por ejemplo, en alquileres de inmuebles, ya que suponen una garantía para el arrendador.

Los avales se suelen utilizar en casos en los que el prestatario no dispone de bienes suficientes para garantizar al prestamista la devolución del préstamo. Son habituales, por ejemplo, cuando los solicitantes son personas jóvenes sin patrimonio (becas, etc.) o cuando la cuantía del préstamo es muy elevada (por ejemplo, una hipoteca).

Los avales son una herramienta útil que permite  acceder a los préstamos a personas con perfiles de riesgo más elevado o a personas que necesitan grandes importes.

aval y garantia

¿Qué es un aval?

¿Es posible conseguir préstamos sin aval ni garantía?

Técnicamente es imposible que algún banco o entidad privada conceda préstamos sin ninguna garantía, ya que supondría un gran riesgo para el prestamista. Lo que sí ocurre con algunos préstamos es que, aunque siempre existe una garantía personal por la que el prestamista podría embargar los bienes, no se especifica como un punto clave del contrato. Se trata normalmente de préstamos ofrecidos por financieras de capital privado, que están más dispuestas a asumir riesgos, o de préstamos por cantidades pequeñas.

Este es el caso, por ejemplo, de los minicréditos, que se anuncian como préstamos sin aval ni garantía. Los minicréditos en realidad sí tienen una garantía personal a la que la financiera podría recurrir, previa reclamación judicial, en caso de impago.  En la práctica es muy poco habitual que los prestamistas reclamen los bienes del moroso, puesto que suelen acabar llegando a un acuerdo para el pago del minicrédito.

En el caso de los créditos rápidos online ofrecidos por empresas de capital privado, aunque las cantidades que se pueden solicitar son superiores a las de los minicréditos, la garantía es también personal y, a efectos prácticos, funciona igual que la de los minipréstamos. La diferencia principal con los minicréditos es que los créditos rápidos online ofrecen cantidades más elevadas y se devuelven a plazos.

 

Vía| PepeDinero

Más información| BdE

Imagen| Calculohipoteca

En QAH|Las garantías prestadas con terceros y su omisión en las cuentas anuales (I)

RELACIONADOS