Actualidad Jurídica, Derecho Mercantil, Jurídico 


Aumentos de capital: el abuso de las mayorías

El aumento de capital es una operación societaria no exenta de polémica, ya que los diversos intereses en juego, tanto de los socios, de los acreedores, como de la propia sociedad, da como resultado en muchas ocasiones un panorama complejo.

La Ley de Sociedades de Capital establece una serie de derechos en favor de los socios, entre los que se encuentra el derecho de asunción preferente de participaciones (en sociedades de responsabilidad limitada) o suscripción preferente de acciones (en sociedades anónimas), de modo que en casos de aumento de capital, los socios tienen una garantía que les permite mantener su participación en la sociedad, salvo en los casos en que ellos mismos decidan no suscribir.

Sin embargo, en los últimos años se ha producido una importante limitación al citado derecho. Esta limitación viene derivada, entre otros aspectos, de la propia Ley de Sociedades de Capital, la cual dispone, en su artículo 304, lo siguiente en cuanto al derecho de preferencia:

“En los aumentos de capital social con emisión de nuevas participaciones sociales o de nuevas acciones, ordinarias o privilegiadas, con cargo a aportaciones dinerarias, cada socio tendrá derecho a asumir un número de participaciones sociales o de suscribir un número de acciones proporcional al valor nominal de las que posea.”

Como se puede apreciar en este precepto, se limita el derecho de preferencia únicamente para los aumentos de capital que se realicen con cargo a aportaciones dinerarias, no existiendo este derecho para el resto de aportaciones.

ilustracion-finanza-monedaAl margen de las posibles valoraciones que puedan hacerse sobre la exclusión del derecho de preferencia para las aportaciones no dinerarias, es preceptivo cuestionarse ¿Qué es una aportación no dineraria? Y he aquí donde se plantea la discusión doctrinal y jurisprudencial, ya que la ley no deja claro el carácter (dinerario o no dinerario) de ciertas aportaciones.

Obviamente, las aportaciones dinerarias, recogidas en el artículo 299 LSC, y las no dinerarias, reflejadas en el 300 LSC, no dejan lugar a dudas. Sin embargo, más cuestionable es la calificación de los aumentos por compensación de créditos, por conversión de obligaciones o con cargo a reservas.

En este sentido, vamos a centrarnos en los aumentos por compensación de créditos, que implica que los acreedores pueden cambiar o canjear sus créditos contra la empresa por acciones de la misma, pasando de ser acreedores a ser socios o accionistas, o en caso de que ya lo sean, recibir un mayor número de participaciones o acciones. La jurisprudencia se ha pronunciado en reiteradas ocasiones sobre este asunto, entendiendo que se trata de una aportación no dineraria, tal y como dispone la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 26 de noviembre de 2012, en la que se expone que:

“Finalmente, la vigente Ley de Sociedades de Capital dispone un mismo régimen tanto para las sociedades anónimas como para las sociedades de responsabilidad limitada, al reconocer en su artículo 304.1 el derecho de preferencia en los aumentos de capital con cargo a aportaciones dinerarias, excluyendo por lo tanto su aplicación en los aumentos de capital con otro tipo de contravalor.”

Asimismo, la Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia de fecha 3 de junio de 2015, según la cual:

“En este sentido, si el legislador hubiera tenido la intención de que en la ampliación de capital por compensación de créditos se tuviera que tener en cuenta el derecho de suscripción preferente, así lo habría establecido tanto en el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital como en la reforma operada a través de la Ley 25/2011, de 1 de agosto.”

Por lo tanto, parece claro que este tipo de aumentos deben tener la consideración de aumentos con cargo a aportaciones no dinerarias, suponiendo, tal y como hemos analizado anteriormente, la exclusión del derecho de asunción o suscripción preferente, lo que puede dar lugar a graves problemas de abuso en el seno de las sociedades.

De este modo, el acuerdo de aumentar capital con cargo a compensación de créditos permite beneficiarse únicamente a aquellos socios o accionistas con los que la sociedad tenga una deuda, lo que puede crear un gran número de abusos. Veámoslo con un ejemplo:

Nos encontramos en una sociedad de 3 socios (A, B, C), donde el socio A es administrador único de la compañía y, donde la participación en la sociedad se distribuye de la siguiente manera:

SOCIOPARTICIPACIÓN EN LA SOCIEDADNº ACCIONES O PARTICIPACIONESVALOR ACCIONES O PARTICIPACIONES
A (administrador único)70%7070.000 €
B20%2020.000 €
C10%1010.000 €
TOTAL100%100100.000 €

Con esta composición del capital, el administrador único y socio mayoritario concede a la sociedad un préstamo de 100.000 €, convirtiéndose así en acreedor de la empresa. A continuación, acuerda capitalizar dicho préstamo por medio de la realización de un aumento de capital por compensación de créditos, decisión que puede tomar sin necesidad de contar con el resto de socios por tener un porcentaje de participación suficiente para ello, de acuerdo con los artículos de la Ley de Sociedades de Capital 199.a para sociedades limitadas y 201.2 para sociedades anónimas.

Una vez adoptado el acuerdo, y sin entrar en cálculos complejos para casos de prima de emisión, etc., la composición del capital variaría de la siguiente manera, teniendo en cuenta que se han capitalizado 100.000 € de deuda del socio A:

SOCIOPARTICIPACIÓN EN LA SOCIEDADNº ACCIONES O PARTICIPACIONESVALOR ACCIONES O PARTICIPACIONES
A (administrador único)85%170170.000 €
B10%2020.000 €
C5%1010.000 €
TOTAL100%200200.000 €

 

De este modo, y en base a una simple operación de un socio, se ha disminuido el porcentaje de participación del resto, consolidando el dominio del primero sobre la sociedad, diluyendo la presencia del resto de socios y sin que existan problemas legales en cuanto a ello.

La jurisprudencia se ha pronunciado a este respecto en distintas ocasiones, si bien únicamente de cara a reflejar la existencia de esta realidad, pero sin entra a combatir la misma, ya que la misma está amparada por la redacción de la legislación correspondiente, tal y como comentábamos en el comienzo de este artículo. Concretamente, la Sentencia de la Audiencia Provincial de La Coruña de fecha 13 de octubre de 2010 expone lo siguiente:

“En definitiva, nos encontramos ante un supuesto de los denominados de capitalización de deudas, que puede ser muy provechoso para la sociedad, y confluir con el interés de la misma, ahora bien, en cuanto implica el acuerdo impugnado la supresión del derecho de suscripción preferente de los otros socios no acreedores, es necesario adoptar cautelas legales a los efectos de evitar que, al socaire del mismo, se produzca un injustificado perjuicio para el resto de aquéllos, de manera tal que vean diluida su participación social.”

La misma impotencia refleja la Sentencia del Juzgado de lo Mercantil de Madrid de 7 de diciembre de 2010, en la que se recoge la siguiente manifestación:

“que la modalidad de ampliación elegida, para lo que sería soberana la Junta, no prevé un derecho de suscripción preferente, por lo que dado que los demandantes no eran titulares de créditos compensables no podían concurrir a la ampliación. La dilución se produce por efecto legal y debe ser asumida por el sector minoritario”

De esta manera, dada la actual redacción legal con respecto a las ampliaciones de capital, y la consideración de no dinerarios de los aumentos por compensación de créditos, el propio legislador está limitando los derechos de los socios en las sociedades, favoreciendo a aquellos que tienen el dominio sobre ellas y, permitiendo la comisión de este tipo de abusos amparados en la ley.

 

* Vía|http://derechomercantilespana.blogspot.com.es/2012/03/el-aumento-de-capital-por-compensacion.html

* Más información|(fuente para ampliar información)
* Imagen|http://actualicese.com/actualidad/2015/10/19/aumento-y-disminucion-del-capital-suscrito-y-pagado/

RELACIONADOS