Economía y Empresa 


Aumenta el gasto en las reformas de viviendas

No cabe duda de que el sector de la edificación ha sido el más golpeado por la crisis, haciendo que apenas se construyen viviendas nuevas y que los proyectos de obra civil se hayan reducido considerablemente. En la actualidad, la mayor parte de las operaciones de compraventa son de viviendas de segunda mano o viviendas nuevas en las que nadie ha vivido en muchos años. En este contexto, la reforma de viviendas se ha convertido en un importante dinamizador del sector.

Según los últimos informes del sector bancario, en el año 2015 el gasto de las reformas de viviendas tanto integrales como parciales aumentó por primera vez desde que comenzó la crisis, lo que puede interpretarse como un signo de la recuperación económica. promocion-cocinas

Antes del año 2008, la mayoría de las familias preferían comprar una vivienda nueva en lugar de planteare reformar la que ya tenían. Hoy, cada vez son más los compradores que optan por una vivienda de segunda mano, que pueden adquirir por un precio más económico y reformar a su gusto, y propietarios que deciden reformar su casa en lugar de comprar una nueva. Y es que las reformas ofrecen grandes ventajas con respecto a las viviendas de obra nueva.

Para empezar, las viviendas más antiguas suelen gozar de mejor ubicación, son más baratas y nos permiten realizar la reforma en función de nuestras necesidades y de nuestros recursos. Por ejemplo, muchos propietarios optan primero por las reformas de baños antes de entrar a vivir y después cuando pasan unos meses y se han recuperado económicamente, optan por la reformas de cocinas.

Así pues, esta situación tan complicada que ha supuesto la crisis para muchas empresas del sector de la construcción ha traído también consigo un mundo lleno de oportunidades para las empresas de reformas. Lo que se ha visto favorecido no solamente por las reformas integrales de viviendas de segunda mano, sino también por el aumento de reformas parciales que realizan muchos propietarios para mejorar la apariencia de su hogar ante la imposibilidad de poder obtener una hipoteca o de comprar una nueva vivienda. Gracias a ello, son muchas las familias que han alcanzado mayores niveles de confort en su hogar sin tener que cambiar de casa, lo que supondría una decisión más compleja y costosa.

Por otro lado, hay que destacar que en este tipo de reformas han jugado también un importante papel las entidades financieras, que cada vez dan más facilidades a sus clientes para poder costear reformas del hogar. Un coste que siempre va en función de la envergadura del proyecto. El presupuesto de una reforma de vivienda suele oscilar entre los 500 euros y los 70.000 euros, pero la ventaja es que el propietario siempre sabe desde el principio cuál será el coste final, salvo excepciones en las que surja alguna sorpresa durante las obras.

RELACIONADOS