Especial Augusto, Patrimonio 


Augusto y su época en la serie ‘Roma’ de HBO

Que a la cadena estadounidense HBO le atraen temas que condensen violencia, dramas familiares y grandes dosis de sexualidad no es ninguna novedad; esto no lo inventó ni de lejos Game of Thrones. Décadas antes la cadena ya dejaba boquiabierta a la audiencia de medio mundo con genialidades como Six Feet Under, The Sopranos, The Wire o Rome, una serie que para muchos de sus seguidores se despidió demasiado pronto. Con solo dos temporadas, emitidas entre 2005 y 2007, Roma demostró, como ya lo había anunciado con anterioridad Yo, Claudio, que la historia de este Imperio sigue interesando y mucho al gran público. Pocas veces se ha visto en la pantalla una reproducción tan fidedigna de las costumbres y usos de la Antigua Roma como la que presenta esta serie, a la que también se han achacado licencias históricas, algo de lo que no se escapan ni las mejores.

Para muchos, Ciarán Hinds es César.

Para muchos, Ciarán Hinds ES César.

La Roma de César y Augusto aporta un magnífico telón de fondo para una historia cargada de intrigas y de luchas cainitas entre aliados: primero Pompeyo y César, luego Marco Antonio y Octavio. El final de la República y el nacimiento del Imperio es el marco cronológico de los hechos, con una sucesión de los mismos un poco falseada para poder narrar, en una sola temporada, desde la derrota de Vercingetórix ante César (acaecida en el 52 a.C.) hasta la muerte del caudillo en el 44 a.C. Ocho años en la realidad que apenas parecen transcurrir en poco más de dos o tres.

Como en otras producciones de la cadena, una de las grandes bazas de la serie es el reparto y su sobresaliente labor actoral. Solo hace falta mirar a Ciarán Hinds para saber que estamos ante César en persona, capaz de maniobrar en contra del Senado y ganarse a la población de Roma de un solo plumazo, o de enfurecerse por la indigna muerte de su gran rival, Cneo Pompeyo Magno, decapitado sin honor en las costas de Alejandría. No podía faltar el lado amante de César, el cual vemos plasmado con su gran amor Servilia, madre de Bruto, o la mítica Cleopatra, con la que llega a tener un hijo, Cesarión, si bien la serie da otra posible paternidad al niño. Y hablando de Cleopatra no podíamos olvidarnos de Marco Antonio, un James Purefoy vividor y bastante tendiente a la cólera, pero hábil en la guerra y en el lecho.

Los agitados amores entre Cleopatra y Marco Antonio ocupan muchos minutos y nosotros tan felices.

Los agitados amores entre Cleopatra y Marco Antonio ocupan muchos minutos y nosotros tan felices.

La segunda temporada arrancaría con los funerales de César y la lectura de su testamento, a partir del cual nació la enemistad entre el amigo y aliado de César y un joven Octavio, nombrado heredero de sus bienes y de su nombre. El periodo que aborda esta temporada es más largo, narrando desde el 44 a.C. hasta la Batalla de Accio, en el 31 a.C., momento en que Octavio, ya César Augusto, derrota finalmente a Marco Antonio y Cleopatra y éstos se suicidan.

Las dos caras de Augusto. Sin dudarlo nos quedamos con el niño.

Las dos caras de Augusto. Sin dudarlo nos quedamos con el niño.

Augusto fue interpretado por dos actores a lo largo de la serie: Max Pirkis en sus años mozos y Simon Woods en la edad adulta. Desde niño Augusto posee una mente brillante,  no soporta al amante de su madre y moralmente se ve impelido a vengar a los asesinos de su tío abuelo. El niño calmado desaparece en la segunda temporada para dar paso a un adulto al que no le tiembla el pulso en negociar un contrato matrimonial entre su hermana y su enemigo, o probando  juegos sexuales que rozan el sadomasoquismo, pero ahí está su esposa Livia para complacerle, la cual está representada siguiendo lo escrito por Robert Graves: una mala pécora inquietante y fría.

Esto nos lleva a hablar de las mujeres en la serie. Podría decirse que según ésta, matronas romanas intachables había pocas: desde Atia, que conspira contra el propio César ofreciendo su hija Octavia a Pompeyo o haciendo caer en desgracia a Servilia, la cual tampoco se queda corta maldiciendo en una escena antológica a quien fuera su amante Julio César o participando en el complot que acabó con su muerte a puñaladas en la Curia de Pompeyo. Pareciera que la más tranquila de la serie fuese Octavia, hermana de Octavio, si no fuera porque se acostó con su hermano intentado sonsacarle un importante secreto. Lo dicho, aquí no se libra nadie.

http://youtu.be/-C4MLP6XyGI

Cicerosenate

La declamación y los gestos, las armas más afiladas de Cicerón.

Marco Tulio Cicerón, Marco Junio Bruto, Cayo Casio Longino, Catón el Joven, Marco Vipsanio Agripa o Cayo Cilnio Mecenas completan la galería de personajes históricos de la serie. Sin embargo, son dos personajes ficticios con cierta base de realidad quienes les roban protagonismo y bastantes minutos: éstos son Lucio Voreno y Tito Pullo, dos centuriones de la decimotercera legión que, sin querer, son piezas clave en mucho de los acontecimientos de la serie. Sus nombres aparecen en La guerra de las Galias de César, aunque como miembros de la IX legión. Colérico uno y pendenciero otro, forman una pareja clásica en televisión: de odiarse en un principio llegan a apreciarse y entenderse el uno al otro.

pullo-voreno

Pullo y Voreno, Voreno y Pullo, la serie no sería igual sin ellos.

Su presencia continuada obedece a la necesidad de novelar un poco la historia para adaptarla a la televisión. No faltan las voces de quienes han criticado, incluso por parte de sus seguidores, las licencias históricas más o menos lógicas que se ha tomado la serie. Decimos lógicas porque, a pesar de que a todos nos encanta ver que nuestro libro, cómic o episodio histórico favorito es llevado a la pantalla tal y como es, la televisión ha de jugar con diversos factores: tiempos, presupuestos, actores y lo más importante, pues da el éxito: las audiencias. Uno de los errores más flagrantes es la prolongada vida de Atia, que en la realidad falleció en el43 a.C, tan solo un año después de su tío, y en la serie sobrevive para ver muerto a Marco Antonio. También distintas a la realidad son las muertes de Casio o de Bruto, caídos luchando en la batalla de Filipos, cuando en realidad se suicidaron. La caracterización de determinados personajes tampoco se corresponde mucho con las fuentes, desde el propio Augusto, que en la recta final de la serie no sale muy bien parado o de su madre Atia, sin escándalos conocidos.

sundials rome hbo

El calendario romano es una de las imágenes más recurrentes de la serie, junto con este afable personaje que se encarga de anunciarnos las noticias.

‘Roma’ parece querer contrarrestar estos pecados con una de las mejores ambientaciones que se han hecho sobre la Ciudad Eterna en tiempos antiguos. Rodada íntegramente en Cinecittà y en escenarios reales de las afueras de Roma, el elevado coste de producción que la llevó a ser tan fiel fue su perdición, pues la cadena tuvo que cancelarla tras dos temporadas. Desde objetos como el vestuario o el ajuar, pasando por decorados como las calles de los bajos fondos o las villas patricias, todo estaba realizado al detalle para recrear la Antigua Roma. Mención aparte merece la representación de aspectos tales como las relaciones familiares, los rituales sagrados o la vinculación de los esclavos con los amos.

Buscar historia al cien por cien en una serie de televisión es difícil pero ‘Roma’, a pesar de sus faltas, puede pasar con aprobado alto la criba de muchos puristas. Su visionado debería ser una opción con muchas papeletas para el que se considere seriéfilo y amante de la historia de uno de los momentos más fascinantes de la Historia de Roma. Nos preguntamos cómo abordaría la serie los siguientes años de la vida de Augusto hasta su muerte en el 14 d.C., que con tanta ilusión estamos conmemorando estos días, pero eso lo dejamos para la imaginación de cada uno.

 

Más información| FilmaffinityLa verdadera historia de Tito Pullo y Lucio Voreno 

Imagen| Julio César, Marco Antonio y Cleopatra, Augusto, Cicerón, Pullo y Voreno, Calendario romano

Video| YouTube: Rome deathscene

En QAH| Especial Augusto en QuéAprendemosHoy

RELACIONADOS