Especial Augusto, Patrimonio 


Augusto: la imagen como propaganda política

“Augusto César, de divino origen, que fundará de nuevo la edad de oro en los campos del Lacio que Saturno reunió un día…”. Virgilio.

"Gemma Augustea". Hacia 10 d.C.

“Gemma Augustea”. Realizado en sardónice hacia 10 d.C. Museo Imperial de Viena.

La utilización de la imagen y del arte como medio de propaganda política y legitimación del poder se ha llevado a cabo en todas las etapas de la historia, ya fuese en la España del siglo XV con los Reyes Católicos o en la Francia del XIX con el Imperio Napoleónico.  El uso de la imagen es el método más sencillo y rápido de adoctrinar a un pueblo, un aspecto que comenzó en la Antigüedad, pero que fue perfeccionado y explotado con éxito por el Imperio romano, concretamente por la figura de Cayo Julio César  Augusto y que será copiado por sus sucesores.

Augusto y su gobierno necesitaban de algo más que victorias militares para convertir la República en un Imperio unipersonal, por ello necesitaba un apoyo popular inquebrantable, de un pueblo disciplinado que fuera capaz de apoyar y consentir un nuevo sistema político. Una de sus armas más valiosas es la utilización del arte como medio de comunicación política.

El proyecto político y cultural augusteo no estuvo constituido desde un primer momento, sino que fue configurándose en las sucesivas etapas de su gobierno, desde la lucha de Augusto y Marco Antonio por el poder y la entronización de Augusto como única cabeza rectora, hasta la construcción de un sistema renovado y el afianzamiento sólido y eficaz del “Saeculum Aureum”. 

Su gobierno estuvo respaldado por una conceptualización perfectamente dirigida desde la esfera de poder hasta el grado de la exaltación mítica del Estado, que tomó forma material y de difusión a través de un arte intencionado, perfectamente adecuado en su forma y su significado a su fin, siendo las manifestaciones artísticas, el vehículo propicio para su difusión, concretados en la arquitectura, la escultura, las artes decorativas y las literatura.

No hay que olvidar que la población venía de una República que había causado su empobrecimiento, una baja autoestima y un importante analfabetismo, por lo que  las nuevas construcciones y la ornamentación de Roma tuvieron que causar una profunda impresión, pues se pasó de una ciudad polvorienta a una urbe erigida en mármol, potenciando así el programa artístico y cultural del gobierno, y logrando una cohesión social añorada por el pueblo.

Alta de Lares con Augusto como "augur" en el centro. Museo de los Uffizi. Florencia.

Alta de Lares con Augusto. Museo de los Uffizi. Florencia.

Obras de gran empaque como el Mausoleo, el Teatro de Marcelo, el Foro de Augusto y el Ara Pacis son ejemplos arquitectónicos de la glorificación de la ciudad, que aunados a la continua visión de la imagen del emperador, en esculturas de bulto redondo, en relieves, en pinturas, en objetos de artes suntuarias como la glíptica y metalistería, y en monedas, legitimizarían la figura de Augusto como “Imperator” y como digno sucesor del victorioso general Julio César.

A estos elementos puramente materiales se le van a sumar otros inmateriales como es la renovación de los ritos, las ceremonias, las fiestas, los aspectos cotidianos, en donde el emperador siempre ha de estar presente siendo el gran protagonista. Y bajo el patrocinio de su persona y su gobierno se va a iniciar la edad dorada de la literatura, valorando y financiando autores como Virgilio y Horacio, que escriben sobre los valores romanos, los grandes hechos imperiales y los acontecimientos ceremoniales y cotidianos que ayudan a reforzar la figura del emperador, de manera que cubren todos los aspectos y no dejan nada al azar.

La imagen al servicio del poder en el Imperio de Augusto, es el mejor ejemplo de la estrecha relación entre la política y el uso de arte como mecanismo de propaganda, pues fue llevada a su máxima expresión y será copiado, no sólo por sus sucesores, sino por los regímenes políticos distintos y épocas diferentes, pero cuyo objetivo es el mismo, legitimizar el acceso al poder por medio de la imagen.

 

Vía| Exposiciones para conmemorar el año de Augusto.

Más información| ZANKER, P., “Augusto y el poder de las imágenes“. Ed. Alianza Forma. Madrid, 1992.

Imágenes| “Gemma Augustea,  Altar de Lares.

En QAH| Roma augustea (I): la Urbs antes de Octavio, Roma augustea (II): el centro monumental de la ciudad, Roma augustea (III): la monumentalización del Campo de Marte

 

RELACIONADOS