Historia 


Atila, rey de los hunos y terror de los romanos (II)

Representación de Gala Placidia con sus hijos Valentiniano III y Honoria.

Representación de Gala Placidia con sus hijos Valentiniano III y Honoria.

Como vimos en la primera parte de esta entrada, Atila se lanzó contra el Imperio romano reivindicando «el derecho de los hijos de un padre a su herencia». ¿Por qué hizo esta exigencia? La respuesta está en los primeros pasos que Valentiniano III dio cuando accedió al trono imperial de Occidente. Apartó de la corte a su madre, Aelia Gala Placidia, y obligó a su hermana, Justa Gala Honoria, a entrar en religión, despojándola también del título de Augusta para que no pudiera transmitir el Imperio a sus propios hijos varones. Asimismo, al general Aecio, ministro del emperador, también le convenía apartar a Honoria de la corte porque su hijo Gaudencio estaba prometido con una de las hijas de Valentiniano y, por tanto, podía aspirar a la sucesión.

Honoria, por su parte, inició una relación amorosa secreta con el procurador Eugenio, pero fue descubierta por el emperador y pronto hizo que lo decapitaran. Asimismo, obligó a su hermana, que estaba embarazada de Eugenio, a casarse con Basso Hercolano, un viejo senador de Constantinopla poco sospechoso de pretender el trono.

Honoria, entonces, decidió enviar a Atila una gran cantidad de dinero, como regalo, y una carta sellada en la que le pedía ayuda para defender, frente a su hermano, la «herencia» que le correspondía como Augusta. Como prueba de la autenticidad del mensaje, el embajador romano llevaba el anillo de Honoria. Atila se tomó el acto como una promesa de matrimonio, así que lanzó a sus tropas al rescate de su «prometida» reivindicando la herencia de Honoria. Valentiniano se negó a entregar a su hermana y el rey huno inició la invasión.

Medalla del siglo V en la que se representa a Atila personificando al mal. La sola mención de su nombre infundía terror en todo el Imperio romano.

Medalla del siglo V en la que se representa a Atila personificando al mal. La sola mención de su nombre infundía terror en todo el Imperio Romano.

¿Cómo se desarrolló la invasión? Atila, encabezando un gran ejército, atravesó la frontera romana por Aquicum (Budapest) y saqueó varias ciudades como Maguncia, Tréveris, Worms, Colonia, Reims y Metz. Fue rechazado frente a Orleans por mercenarios alanos y, en el verano del año 451, se topó con el ejército de Aecio en un lugar denominado por Hidacio como Campus Mauriacus y por Jordanes como Campos Cataláunicos, ubicados probablemente cerca de Troyes o de Châlons-sur-Marne, en Francia.

¿Quién salió vencedor del choque? Lo cierto es que no lo sabemos porque las fuentes no lo dejan claro. Jordanes, en sus escritos, explica que Aecio se creyó vencedor de la batalla porque los hunos se refugiaron en su campamento pero, lejos de la realidad, Atila continuó su ofensiva por los territorios de Padua, Aquileya y Verona, llegando incluso a amenazar a la ciudad de Roma. Según Procopio, el papa León I tuvo que mediar en la disputa, le ofreció a Atila un fabuloso botín a cambio de la retirada y, asimismo, le engañó indicándole que Honoria había muerto. Por tanto, en vista de que su presencia en las provincias romanas había dejado de tener sentido y de que la peste estaba mermando su ejército, Atila decidió retirarse.

Al final, en el año 453, Atila murió en su palacio de una hemorragia que sufrió durante la misma noche de su boda con la germana Ildico. Las luchas entre sus hijos diluyeron el Imperio huno poco tiempo después.

En colaboración con QAH| Antrophistoria

Vía| National Geographic

Más información| BUSSAGLI, M., Atila. Alianza Editorial, Madrid, 1988. | HEATHER, P., La caída del Imperio romano. Crítica, Barcelona, 2006. | SANZ SERRANO, R., Gala Placidia. Orto, Madrid, 2006.

Imagen| Rozgony, National Geographic

En QAH| Atila, rey de los hunos y terror de los romanos (I); Los bagaudas o el pueblo en armas; Roma: La génesis de un imperio; En los confines del Imperio Romano: El muro de Adriano

RELACIONADOS