ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

Atila, rey de los hunos y terror de los romanos (I)

“Donde pisa mi caballo, jamás vuelve a crecer la hierba”, frase atribuida a Atila.

“Donde pisa mi caballo, jamás vuelve a crecer la hierba”, frase atribuida a Atila.

¿Quiénes fueron los hunos? Los hunos (hiong-nu) fueron una confederación de diversas tribus nómadas euroasiáticas, organizadas militarmente, que llegaron a Europa en el siglo IV. Pronto dominaron grandes extensiones entre los ríos Don, Volga y Danubio, y los mares Báltico y Negro, y sometieron a los germanos, alanos y sármatas que allí vivían. Así, fuentes coetáneas como Amiano Marcelino, Claudiano, Jordanes o Zósimo los describían como gentes crueles, desleales y apasionadas por el oro, aunque también los consideraban buenos guerreros.

A principios del siglo V, los hunos se consolidaron como un imperio gracias a reyes como Ruga o su sobrino Atila, quien heredó el trono de su padre hacia el año 434 y asesinó a su hermano Bleda para reinar en solitario a partir del año 445. La corte de Atila se instaló cerca del río Tisza, en algún lugar de la actual Rumanía y, posiblemente, estaba muy lejos del salvajismo que les atribuyeron los autores romanos de su tiempo. Este aspecto se puede apreciar en autores como Prisco, que hizo de embajador en la corte de Atila.

¿Cómo era físicamente Atila? Una de las descripciones más completas la hizo Jordanes, quien describió a Atila como un hombre bajo de estatura, ancho de pecho y de cabeza gruesa. En su rostro se apreciaba unos ojos minúsculos, escasa barba, cabellera erizada, nariz muy corta y tez oscura.

El ejército romano, en el siglo V, tenía cada vez más soldados procedentes de pueblos bárbaros, como los hunos. En la imagen, se muestra un casco romano del siglo IV.

El ejército romano, en el siglo V, tenía cada vez más soldados procedentes de pueblos bárbaros, como los hunos. En la imagen, se muestra un casco romano del siglo IV.

Desde un principio ¿fue Atila enemigo del Imperio romanos? Lo cierto es que los hunos, en los primeros pasos de Atila, colaboraron con los emperadores romanos. Intervinieron, como mercenarios, en la represión de las revueltas internas de los bagaudas, combatieron contra los burgundios y los francos, algunos formaron parte de la guardia personal de generales como Aecio e, incluso, Atila llegó a ser nombrado general honorífico de la Galia. No obstante, como no podía ser de otra forma, a cambio de esta colaboración militar, Atila exigía a Roma fuertes tributos en oro en concepto de «compra de la paz» en las fronteras. El rey huno aumentó sus exigencias y, asimismo, intentó desestabilizar el Imperio romano azuzando contra sus puertas a los godos y a los vándalos.

¿Qué sucedió para que Atila decidiera agredir al Imperio romano? El hecho clave fue la negativa del emperador Marciano (450 – 457) a pagar a los hunos los tributos que se les debían. Atila se lanzó militarmente contra las provincias del Occidente romano, con el pretexto de que reivindicaba «el derecho de los hijos de un padre a su herencia».

¿Por qué Atila hacía esta extraña reivindicación? ¿Quiénes son los hijos y quién es el padre? Lo analizaremos en la segunda parte de esta entrada.

En colaboración con QAH| Antrophistoria

Vía| National Geographic

Más información| BUSSAGLI, M., Atila. Alianza Editorial, Madrid, 1988. | HEATHER, P., La caída del Imperio romano. Crítica, Barcelona, 2006. | SANZ SERRANO, R., Gala Placidia. Orto, Madrid, 2006.

Imagen| Vidas famosas, National Geographic

En QAH| Los bagaudas o el pueblo en armas; Roma: La génesis de un Imperio; En los confines del Imperio Romano: El muro de Adriano

José Antonio Cabezas Vigara Escrito por el feb 9 2014. Archivado bajo Historia.





  • Almudena Montoya Carreño

    Entrada muy interesante sobre Atila, estoy deseando leer la segunda parte de la serie. Pero hay una cosa que no me ha quedado clara del todo. ¿Atila y los hunos lucharon juntos a los romanos como federados?

    • http://antrophistoria.blogspot.com/ José Antonio Cabezas Vigara

      Hola Almudena

      Los hunos no llegaron a ser pueblos federados de Roma, como sí lo fueron los visigodos por ejemplo, sino colaboradores. Al principio las relaciones con Roma fueron buenas, los romanos pagaban un tributo a cambio de la paz y ayuda militar para combatir a los germanos. Pero el nuevo rey de los hunos, Atila, no estaba interesado en la paz y decidió invadir. El motivo lo analizo en la segunda parte de la entrada.

      Gracias por tú comentario.

      Un saludo.

dontknow

Acceder |