Neurociencia 


Atención e hiperactividad: Novedades (Parte II)

pastillas-psiquiatriaEntre las novedades destacadas en el TDAH vistas en la parte I, nos quedó pendiente profundizar en uno de los temas que más preocupan a los padres: la medicación y sus efectos secundarios. Muchos se preguntan cómo actúan estos fármacos en el cerebro de sus hijos; desde el campo de la investigación, se intenta dar respuesta a estas cuestiones recurriendo a  modelos basados en pruebas de imágen cerebral y tests neuropsicológicos. Los principios activos de los fármacos pautados hoy en día, actúan sobre los siguientes neurotransmisores: las catecolaminas (dopamina, adrenalina, noradrenalina) y la serotonina. En lineas generales, podemos hacer un repaso de los 3 grupos de fármacos que existen: psicoestimulantes (metilfenidato), antidepresivos (triciclicos, bupropion, ISRS, atomoxetina) y los nuevos fármacos (lisdexanfetamina dimesilato)

Piscoestimulantes.

En este grupo tan conocido por ser los primeros fármacos que se utilizan para tratar los sintomas de hiperactividad y déficit de atención, nos encontramos con las dexotranfetaminas, la premolina y el tan conocido metilfenidato (como principios activos). Los mecanismos de acción de este grupo son:

  • Aumentar la liberación de dopamina (DA)
  • Actuar sobre los Ganglios Basales
  • Poseen una acción rápida y una vida corta
  • Dosis pautada: 1mg/kg al dia
  • Efectos secundarios: hepatotoxicos
  • Inicio a los 30 min- con un pico de máximo efecto a las 2 horas. Desaparece a las 4 horas.

En la esfera cognitiva: mejora la memoria a corto plazo (MCP) y a largo plazo (MLP), además de mejoras en la Memoria de trabajo (MO), consigue disminuir la agresividad y mejor la autoestima (aunque tiene mas efecto positivo sobre el trastorno motor que sobre el déficit de atención).

Antidepresivos.

  • Antidepresivos tricíclicos ( imipramina, desimipramina) que actúan sobre los receptores de noradrenalina.
  • En la esfera cognitiva son mas EFECTIVOS PARA LA ATENCIÓN
  • Hasta la 3º-4º semana no es efectivo.
  • No es recomendable si no hay trastorno del ánimo.
  • Efectos secundarios: mareos y sequedad de boca.

Otros:

  • Bupropion (Actúan sobre la Dopamina y Noradrenalina)
  • ISRS (Inhibidores de recaptación de Serotonina) – nos encontramos con la Fluoxetina o Sertralina que son útiles cuando hay trastorno obsesivo o ansioso.
  • Atomoxetina (ATX): es un inhibidor presináptico de la Norepinefrina, se pautan dosis de 120 mg al dia. Es mejor que las anfetaminas porque no producen dependencia. (Michelson et al, 2002)

Nuevos fármacos.

Entre las novedades mas destacadas en experimentación fármacos para controlar los sintomas motores y cognitivos, cabe destacar la acción de la Lisdexanfetamina dimesilato. Los últimos resultados obtenidos se resúmen en que:

  • Cuando la respuesta al MPH (METILFENIDATO) y a la ATX (Atomoxetina) presenta falta de cobertura o falta de efecto, el cambio a LDX (Lisdexanfetamina dimesilato) se ha mostrado eficaz, con una mejoría del 86,7% de los casos. Por tanto esto sería una buena opción terapéutica.
  • Se observó que mejoraba la calidad de vida en 2 escalas: ADHD-RS-IV y CGI-S
  • Por tanto, se podría considerar al LDX como el primer psicofármaco estimulante de acción prolongada para el TDAH.

Tras este breve repaso en la continua búsqueda de alternativas farmacológicas, nos encontramos con grandes avances más allá de los psicoestimulantes como el metilfenidato y los antidepresivos. El futuro de la investigación se centra en estudiar nuevas fórmulas que den resultados significativos como el LDX- lisdexanfetamina dimesilato. Estos tratamientos, junto con la terapia no farmacológica, aportan nuevas formas que garantizan mayor control sobre los síntomas y por tanto, aumento en la calidad de vida de estas personas, que no sólo incluye a los niños, también afecta a la población adolescente y a los adultos jóvenes, cuyas expectativas de tener una vida sin limitaciones se acercan a la realidad un poquito más que ayer. 

Vía|

Gasior M. et al., Neuropsychopharmacology, 2005, 30 (4), 758.

Michelson D. et al., Am. J. Psychiatry, 2002, 159 (11), 1896.

Imágenes| cerebro, atención

RELACIONADOS