Historia 


Atacar Rusia nunca fue buena idea: la batalla del hielo

A todos en el instituto nos explican que Hitler debió haber tomado ejemplo de lo que le sucedió a Napoleón cuando trató de invadir Rusia durante sus campañas por toda Europa. Lo que no se suele decir es que “todo está inventado” algo que veremos unas líneas más abajo. Viajamos a la Rusia del siglo XIII de la mano de Alexander Nevski.

Alexander Nevsky interpretado por Nikolai Cherkasov en la película de Sergei Eisenstein (1938)

Alexander Nevsky interpretado por Nikolai Cherkasov en la película de Sergei Eisenstein (1938)

A comienzos de la década de 1240 Rusia se encontraba en una situación realmente mala, a las luchas entre los distintos estados se unía la invasión del Sur por los mongoles, por lo que el poder de Kiev había finalizado. Pero más al Norte en la ciudad de Novgorod surgió un principado fuerte, dirigido por Alexander Nevski, quien además de príncipe era santo y protagonista de una película de Serguéi Eisenstein  (aunque eso será después). Al peligro representado por los jinetes de la estepa se unía la cruzada que los cristianos católicos lanzaron contra todo lo que fuese distinto a ellos y no se ciñeron al mundo islámico ya que los ortodoxos también se convirtieron en enemigos por causa de la fe, por lo que los Caballeros Teutónicos y potencias como Suecia o Dinamarca decidieron atacar a los rusos. La primera victoria de estos últimos fue en el Neva, aunque no resultó una batalla decisiva y las espadas volvieron a alzarse.

Los caballeros portaespadas (integrados desde unos años antes dentro de la Orden Teutónica) que merodeaban por los territorios pertenecientes al príncipe ruso se ubicaron en un lago en la actual Estonia, el Peipus con una profundidad media de 7 metros. Eran los primeros días de abril del año 1242, los católicos cargaron contra los ortodoxos, pero los rusos aguantaron la embestida y con una maniobra envolvente rodearon a los caballeros germanos que huyeron de forma desordenada, haciendo que el hielo se abriese bajo sus pies debido al peso de sus armaduras y a la ya incipiente primavera, por lo que muchos de ellos murieron en las frías aguas. Gracias a esta victoria el prestigio de Alexander Nevski, aumentó de forma considerable y mediante un tratado con el Khan se convirtió en príncipe de los rusos y frenó el acoso de los mongoles sobre su territorio.

Ilustración de la batalla

Ilustración de la batalla

Es muy interesante la recepción posterior de la batalla, ya que esta victoria fue utilizada como símbolo por Stalin para hacer frente a los nazis, lo cual es exponente del carácter épico alcanzado por la contienda.

En colaboración con QAH| Ad Absurdum

Vía| Nicolle, D. (1996): Lake Peipus 1242: Battle of the ice, Osprey Publishing. Oxford.

Vía| Ostrowski, D. (2006): “Alexander Nevskii’s Battle on the Ice: The Creation of a Legend”, en Russian History/Histoire Russe, nº33. Cambridge USA, pp 283-312.

Imagen| Fotograma de la película “Alexander Nevsky” (1938) de Sergei Eisenstein, ilustración de la Batalla del Lago Peipus.

RELACIONADOS