Derecho del Trabajo, Jurídico 


Astérix y el origen del derecho del trabajo

4

Imagen de los dos complejos residenciales que componen “La residencia de los dioses”

En la última película de Astérix, titulada : “Astérix y la residencia de los dioses”, adaptación del cómic homónimo, los héroes galos tienen que enfrentarse a una táctica novedosa de Julio César: como sus legiones no consiguen vencerlos nunca, decide construir cerca de su aldea un complejo residencial de innegable confort con el que espera seducirlos. Para levantar semejante complejo necesitará emplear una ingente mano de obra esclava, procedente de todos los rincones del imperio.

A estos esclavos se les promete derecho a ocupar una vivienda y su libertad a cambio de su trabajo (voy a hablar de derecho del trabajo os lo prometo). Cuando los esclavos terminan la construcción del primer complejo residencial, exigen al senador romano su libertad. Pese a los nervios del capataz, el senador les concede la libertad. Ahora bien, ya que han obtenido la ciudadanía romana, deberán pagar un alquiler por su vivienda, como el resto de ciudadanos romanos del complejo. El jefe de los esclavos le comenta al senador que acaba de obtener la libertad y que no tienen como pagar el alquiler. El senador les responde que no se preocupen, pues tiene puestos de trabajo para todos a cambio de un salario que, curiosamente, coincide con el precio del alquiler de la vivienda. Ante esta aseveración el esclavo hace una mueca de estupor y se pregunta: ¿pero eso no era la esclavitud?

Detrás de este diálogo inocente de una película animada, trasluce el origen del derecho del trabajo. El derecho romano y el derecho civil clásico no verían ningún problema en la oferta del senador: se trata de dos ciudadanos libres que han llegado a un acuerdo que se plasma en un contrato verbal. Un contrato válido, ya que tiene todos los elementos necesarios que exige el Código Civil (consentimiento, objeto y causa, ex art. 1.280 CC). Sin embargo, los primeros tratadistas que construyeron el derecho del trabajo argumentaron que no es posible otorgar un verdadero consentimiento libre cuando no existe ninguna otra alternativa de supervivencia. Dicho de otro modo, el esclavo recién liberado no tenía más remedio que aceptar la oferta del senador romano, por lo que no podemos considerar que el acuerdo fuera el fruto de una decisión libre.

asterix-la-residencia-de-los-dioses-793475

Duplicatha, el jefe de los esclavos nubio habla con los galos para pedirles ayuda

Una de las razones que dan lugar al derecho del trabajo, es precisamente la necesidad de dar legitimidad al consentimiento que daban los nuevos “ciudadanos” para intercambiar su trabajo a cambio de un salario.

Se trata, en definitiva, de que los trabajadores lleguen a contratos que no mermen su dignidad, para que su consentimiento no esté viciado y para que no les suceda lo que al esclavo de la película de Astérix: que pensaba que se había convertido en un ciudadano romano, pero sus condiciones de vida idénticas a las que tenía cuando era esclavo.

 

Imagen| dibujos, bp

Más Información| Globalización y derecho del trabajo

 

RELACIONADOS