Coaching y Desarrollo Personal 


Aspectos fundamentales del coaching (II)

 

Como ya adelanté en mi anterior publicación, en esta entrada abordaría los aspectos concretos de la creatividad y el compromiso, que son junto a la motivación, la autoestima y la autoconfianza, fundamentales en un proceso de coaching.

El peor enemigo del coaching es la propia mente de las personas, por eso es necesario dedicar tiempo y esfuerzo a la creatividad y al compromiso.

coaching y creatividadLa creatividad es definida como el proceso mental que nos ayuda a generar ideas, es lo que nos hace transformar las dificultades en retos.

El pensamiento creativo hace que los individuos se alejen de ideas convencionales y rígidas, y conduce a las personas a la combinación de ideas para no frustrarse ante opiniones contradictorias, asumiéndolas como algo aceptable y productivo, lo cual es necesario para tener éxito en el proceso de desarrollo personal.

Debemos entender que la creatividad se compone de:

–          Flexibilidad. Implica transformar el proceso para llegar a la solución de un problema, reinterpretar una idea para cambiar de perspectiva y ver las cosas de otra manera.

–          Fluidez. Aunque a menudo se asocia al lenguaje, lo cierto es que sin fluidez hay bloqueo y éste es la negación de la creatividad. Para generar ideas creativas es necesario encontrar un equilibrio entre relajación y tensión; de este modo, las respuestas comenzarán a fluir.

–          Elaboración. Se relaciona con la última fase del proceso creativo, es la concreción de las ideas; sin ella, éstas no podrían ser transformadas en acciones.

–          Originalidad. Define a la idea y al proceso como algo único y diferente. Para ser originales hay que tener conocimientos, de ahí la necesidad de la formación.

La creatividad es una habilidad que se puede aprender y desarrollar.

Aunque las características personales de los individuos marcan diferencias esenciales entre ellos, no constituyen el único parámetro que explica su comportamiento creativo; elementos como la autoestima, la confianza y la motivación, analizados en anteriores artículos de esta sección, son también fundamentales.

El compromiso en coaching es entendido como responsabilidad o habilidad para tomar decisiones propias.

Supondría asumir un compromiso con uno mismo, con las acciones y comportamientos para reconocer que somos dueños de nuestros actos. Sólo desde esta perspectiva, avanzaremos y transformaremos cualquier circunstancia adversa en posibilidades.

El compromiso se manifiesta en acción y el único poder de transformación está en nosotros mismos. Este factor y el desempeño tienen una relación directamente proporcional, de tal manera que cuanto mayor sea nuestro compromiso, mayor será el desempeño. De la misma forma, cuanto menos compromiso tengamos en un asunto, menor será nuestro desempeño en la tarea.

Todo ello nos lleva a concluir que la actitud con la que nos enfrentamos a un proceso de coaching es fundamental para alcanzar el éxito, ya que se trata de un trabajo en dos direcciones, donde el coach y el coachee trabajan juntos para alcanzar sus objetivos.

El proceso de coaching aumenta la conciencia, produce responsabilidad y genera confianza para aumentar de manera sostenible el rendimiento.

 

Imagen| Aspectos coaching II

En QAH|  Aspectos fundamentales del Coaching (I)

 

 

RELACIONADOS