Patrimonio 


Las asombrosas escaleras de El Turuñuelo

De nuevo volvemos a Extremadura, a Badajoz, y en concreto a la excavación del Turuñuelo, en la que en su día hablamos sobre sus bronces tartéssicos. En esta ocasión salta a la prensa por haberse producido en ella un hallazgo asombroso.

La tercera campaña de excavación, que comenzó en marzo de este año (y que se ha retomado en mayo) ha consistido en la intervención en el extremo este del vestíbulo, donde se ha hallado una escalinata monumental de hace 2500 años.

Esta edificación estaría fechada entorno al siglo V a. C., siendo construida con técnicas y materiales que se pensaban en uso posterior en este lado del Mediterráneo. El espacio excavado tiene, por ahora, una profundidad sorprendente, según han comentado los arqueólogos. Este será el primer edificio tartéssico del que se conserven dos plantas.

Sólo un 10% del yacimiento del Turuñuelo está excavado por ahora.

Se han desenterrado 10 escalones por ahora. Las medidas que tienen son 2 metros de largo por 40 centímetros de ancho y 22 de alto. La mitad de los escalones están compuestos a modo de sillares, con bloques desbastados de forma rectangular, unos sobre otros. Pero no usan grandes bloques de piedra cortada, como en las construcciones equivalentes en Grecia en ese mismo periodo, sino que se usa un protocemento compuesto de mortero de cal y granito machacado, encofrado posteriormente. Los del tramo superior están cubiertos con lajas de pizarra, y el tramo inferior hechos con el protocemento antes mencionado.

Las asombrosas escaleras de El Turuñuelo.

Además, se han encontrado dos caballos sacrificados junto a la escalinata, con todo el herraje puesto. Al otro lado hay restos de una vaca, de la que seguramente se alimentaran.

Dentro del edificio se han encontrado también fragmentos de tejido de lana, así como saquitos de esparto llenos de cereales. Estos tejidos han sido enviados a Cambridge dentro del Proyecto Procon, que investiga la producción y uso de productos textiles en la Europa Mediterránea.

Se trata, por tanto, de algo totalmente novedoso y desconocido hasta ahora, lo que incrementa la dificultad pero añade grandes dosis de emoción.

Tercera campaña de excavaciones en Guareña.

Apenas está excavado el 10% de todo lo que se proyecta que pueda haber bajo tierra. Se conocen once elevaciones tumulares como ésta a lo largo de la cuenca del Guadiana. Aunque cada uno tenía una actividad primordial, todos vinculan con la explotación de las tierras fértiles circundantes.

Todo lo encontrado hasta ahora está en muy buen estado de conservación, pese a lo lejano del núcleo tartéssico clásico (Sevilla, Huelva, Cádiz). Se han conservado semillas, restos óseos, maderas, cerámicas y bronces y todo ello permite a reconstrucción del paisaje. Aunque es la arquitectura la que está aportando las mayores novedades. El protocemento sería muy semejante al opus caementicium romano, combinado aquí con enormes muros de adobe de dos metros de ancho.

Caballos sacrificados junto a la escalinata, con sus aparejos puestos.

Este yacimiento está siendo una verdadera sorpresa y una fuente inagotable de nuevas líneas de investigación. Desde Qué Aprendemos Hoy seguiremos muy de cerca la evolución de la tercera campaña, que ha comenzado ya.

Vía| El País, Ermitiella

Más información| Mediterráneo Antiguo, Procon Project

Imagen| El País, Mediterráneo Antiguo

En QAH| El Turuñuelo: Tartessos y los bronces

RELACIONADOS