Historia 


Así fue el salto del cine mudo al sonoro

Cartel de "El cantor de jazz", primera película sonora de la historia del cine

Cartel de “El cantor de jazz”, primera película sonora de la historia del cine

Ahora que estamos en plena temporada de premios cinematográficos, con la divertida El gran hotel Budapest, la rompedora Birdman y la memorable Boyhood como favoritas para los Oscar, es buen momento para recordar un hito que marcó la historia del séptimo arte, el salto del cine mudo al sonoro. La película que tradicionalmente se considera como la primera sonora es El cantor de jazz, que se estrenó el 6 de octubre de 1927, aunque hay que remontarse algunos años más atrás en la historia para conocer los primeros intentos por introducir el sonido en la pantalla grande.

Antes de la llegada del cine sonoro, se hizo habitual que grupos de música acompañaran en la sala la emisión de las películas. En 1897 los hermanos Lumiére, creadores del séptimo arte, contrataron a un cuarteto de saxofones para poner sonido a las imágenes emitidas por el cinematógrafo, ese aparato que cambio la historia de la cultura contemporánea. La grabación de la imagen ya era posible y también la del sonido, pues desde 1877 existía el fonógrafo inventado por Thomas Adan Edison. El problema que no se logró resolver hasta tiempo después era sincronizar las imágenes con el sonido.

En 1893, el francés Démeny inventó “la fotografía parlante”. Se sucedieron en aquellos años finales del siglo XIX los intentos por sincronizar imágenes y sonido que darían tiempo después paso al cine sonoro. Por esa época, el también francés Charles Pathé inventó un sistema capaz de combinar el fonógrafo con el cinematógrafo, creando ya las primeras películas con audio. Así mismo, en 1902, Léon Gaumont presentó en la Exposición Universal de París un sistema similar. La calidad del sonido aún era mejorable y seguía sin resolverse el inconveniente de la sincronización con la imagen.

La década de los años 20 será decisiva para el salto definitivo del cine mudo al sonoro. En 1918 se presenta el sistema TriErgon, que permite grabar directamente en el celuloide y después se incluirán las aportaciones del ingeniero estadounidense Lee de Forest, que dará lugar al sistema Movietone, empleado por la Fox. Lee de Forest es un personaje clave en esta historia ya que en 1923 presenta su sistema definitivo, el Phonofilm, que resuelve los problemas de sincronización entre la imagen y el sonido y de la mala calidad del audio en los intentos anteriores. Aunque hoy resulte difícil de entender, el proyecto no cuenta en aquellos primeros años con financiación, de tal forma que solo será en 1925 cuando la compañía Western Electric y la empresa cinematográfica Warner Brothers, que entonces pasaba por apuros económicos y se aferró al novedoso invento para salir adelante.

Cartel de "The Artist", cinta de 2011 que recrea la llegada del cine sonoro

Cartel de “The Artist”, cinta de 2011 que recrea la llegada del cine sonoro

La historia que llega después es conocida. El invento fue un gran éxito. En 1926 se estrenó Don Juan, que incluye efectos sonoros y música. Un año después se estrena El cantor de jazz, primera película sonora de la historia del cine. A partir de entonces se vivió una revolución en el séptimo arte.  El cine sonoro cautivó a los espectadores y removió los cimientos de la industria. Algunos grandes actores de la época vieron frustrada su carrera como les sucedió a John Gilbert o Buster Keaton. En aquel momento, algunos miembros de la industria recibieron aquel invento como un paso atrás en la historia del cine. Por ejemplo, Charles Chaplin se negó inicialmente a hablar en el cine pese a la llegada del sonido y sólo lo hizo en El gran dictador, de 1940. El surgimiento del cine sonoro dejó estampas memorables como, por ejemplo, la imagen del león clásico emblema de la Metro grabando su rugido ante el micrófono o la necesidad de insonorizar los platós, problema que antes no existía con el cine mudo.

Esos tiempos confusos de paso al cine sonoro se muestran con dulzura y exquisita delicadeza en la cinta francesa muda The Artist, que fue la gran triunfadora de los Premios Oscar en 2011 (se llevó cinco galardones, mejor película, director, actor, banda sonora y vestuario). La película, ambientada en 1927, cuenta la historia de un exitoso actor de cine mudo, George Valentin, que ve poner en riesgo su carrera ante la llegada del cine sonoro, y la de Peppy Miller, actriz secundaria en las películas de cine mudo que se lanza al estrellato con la nueva era del séptimo arte. Una historia bella sobre la resistencia al cambio, la armonía y la esencia del cine, mudo o sonoro, en color o en blanco y negro, que lleva tantas décadas ya enamorando a los espectadores y que en los pasados años veinte dio un salto relevante en su historia al dejar atrás el cine mudo.

 

Vía| uhu.es

Más información| solcineclasico.com

Imágenes| El séptimo arte FilmAffinity

En QAH| Historia de los Premios Goya; Historia del Festival de San Sebastián, Historia de los Oscar

RELACIONADOS