Patrimonio 


Un repaso por las artistas de la colección permanente del MNCARS

Hace apenas un año se celebró la primera exposición dedicada a una artista en el Museo del Prado, Clara Peeters, pintora del siglo XVII. Se escribieron artículos y textos sobre las artistas que había en la colección de este museo, ya que eran bastante pocas y algunas incluso no estaban expuestas. Nos hizo pensar sobre las artistas actuales y cómo, al haber muchas más que en otras épocas seguía habiendo menos artistas en las colecciones de los museos estatales. Sin ir más lejos, en el Museo Reina Nacional Centro de Arte Reina Sofía ocurre algo parecido, ya que podemos encontrar muy pocas obras de artistas en su colección permanente.

Tertulia (El cabaret), 1927, Ángeles Santos.

Se están haciendo esfuerzos por visibilizar el trabajo de las artistas, con recorridos temáticos como Una mirada feminista sobre las vanguardias en el cual se hace un comentario sobre las obras de vanguardias, repasando trabajos de Ángeles Santos (Fig. 1), Maruja Mallo, Sonia Delaunay…y más mujeres relevantes de aquel momento. En este artículo nos detendremos en las obras de artistas de los años cincuenta a la actualidad que se pueden encontrar en el MNCARS. El motivo es debido a que desde esta década hay muchísimas más artistas que anteriormente, y por tanto, esto se debería ver reflejado en la colección de un museo de arte contemporáneo tan importante como este. Por lo que, vamo a analizar la colección 2 y 3 del MNCARS y la presencia de artistas, así como los posibles motivos de ausencia de más artistas.

En la Colección 2 ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido donde se encuentran obras de 1945-1968. La primera pieza que se puede contemplar es una fotografía de Lee Miller y su conocido trabajo sobre los campos de exterminio durante la IIGM. No es hasta el apartado de la colección de Patricia Phelps Cisneros, coleccionista latinoamericana, que se pueden ver obras de otra mujer, en este caso Lygia Clark y sus piezas de Bichos, perteneciente al movimiento Neoconcreto, junto a otras obras de Lygia Pape también perteneciente al arte concreto de Brasil. También hay que elogiar que la sala 411 se ha dedicada enteramente a la artista Louise Bourgoise (Fig. 2) y sus primeras esculturas en EEUU de finales de los años cuarenta. En la sala de Estampa Popular hay una obra de Esther Boix, una artista catalana. Unas cuantas salas después nuevamente se encuentra la presencia de otra artista brasileña, Mira Schendel junto a la obra de artistas como Lucio Fontana. Dentro de las obras de del movimiento fluxus, se pueden apreciar trabajos de la conocida artista Yoko Ono (Fig.3) , como el vídeo Parpadeo de un ojo. En la sala 425 dedicada a la temática Spain is different, está presente la fotógrafa española Colita (Isabel Steva Hernández) (Fig. 4) con algunos de sus trabajos de los años sesenta. De la fotógrafa estadounidense Diane Arbus se encuentran algunas de sus imágenes. Estas son todas las artistas que podemos encontrar en esta parte de la colección, apenas unas diez, frente al resto de obras que pertenecen a hombres de conocido renombre. 

En cuanto a la última parte, conocida como Colección 3: De la revuelta a la posmodernidad 1962-1983, se pueden encontrar algunas obras de artistas. La primera es la cineasta belga Agnes Varda, en la primera sala introductoria. Se pueden hallar trabajos de los años setenta de la fotógrafa Colita y el final de la dictadura franquista. En el apartado de los activismos políticos en Latinoamérica, se encuentran obras de Leticia Parente, Damiela Eltit y Anna Bella Geiger de los años setenta y ochenta. De la sala sobre Ley de peligrosidad social se encuentra nuevamente el fascinante trabajo de Colita y sus fotografías de manifestaciones de los años setenta y una obra de Marta Sentís. También se puede ver una obra de la fotógrafa francesa Suzzane Lafont de finales de los ochenta. Un gran acierto, es dedicarle una sala entera a la obra de Nancy Spero (Fig. 5), conocida artista estadounidense por su trabajo sobre feminismo. Respecto a propuestas performativas, se aprecia la obra de Yvonne Rainner, Trista Brown y Simone Forti. Otra sala dedicada especialmente a una artista es la de Ree Morton, a la que le dedicaron una muestra monográfica hace unos años en el MNCARS, como ocurre con la española Elena Asins (Fig. 6), que dispone de dos salas con su obra, y a la que se realizó una exposición en 2011. En el apartado de ZAJ, grupo de performance español, encontramos a Esther Ferrer que participó en éste aunque no hay una ninguna pieza suya individual. Por último, en la página web se señala que tienen obra de Eulalia Grau y Eulalia Valldosera, pero no se han encontrado dentro de las colecciones 2 y 3, a no ser que no se encuentren expuestas.

Como conclusión se ha de añadir que frente a la presencia de hombres, la de artistas es mucho menor. Aunque tal vez en comparación a otras instituciones no sea tal la desigualdad entre artistas. Se echa en falta la presencia de más artistas del panorama español ya que desde Las Vanguardias en adelante se multiplican las artistas que destacan, como Juana Francés, Ana Peters, Isabel Oliver, Ángela García Codoñer, Isabel Quintanilla, Amalia Avia, entre muchas otras que deberían estar en la colección del museo estatal de arte contemporáneo más importante de España. También hay que resaltar la dificultad para adquirir piezas de artistas, ya sea porque se encuentran en colecciones privadas o en manos de familiares, además de que suelen ser más caras, y esto viene añadido al presupuesto que tiene la institución para comprar obra cada año. Con esto se quiere decir que no solo es un problema que proviene del MNCARS, si no también de la política cultural y de la institución “arte”, además de como se concibe el relato de la Historia del Arte, en el que hoy en día se sigue hablando de la figura del genio masculino como referente de artista. Por lo que, aún queda mucho trabajo por hacer en los museos de España y del mundo, para dar visibilidad al trabajo de artistas actuales que siguen bajo el techo de cristal, y en esto tenemos que colaborar todos. “Porque sin ellas, la historia no está completa”. Cómo última reflexión os dejo la imagen de Guerrilla Girls y su conocido lema de los años ochenta: “¿Tienen las mujeres que estar desnudas para formar parte de los museos?”

Vía| Página web MNCARS,  Página web Mujeres en las artes visuales 

Imagen| Ángeles Santos Tertulia, Sala Louise Borgoise, Yoko Ono, Colita Manifestación, Sala y obra Nancy Spero, Sala Elena Asins, Guerrilla Girls

En QAH| Mujeres de la vanguardia española (I): Maruja Mallo, Mujeres de la vanguardia española (II): María Blanchard, Mujeres de la vanguardia española (III): Remedios Varo, Mujeres de la vanguardia española (IV): Ángeles Santos,

RELACIONADOS