Patrimonio 


Las artistas del Prado

Los que nos dedicamos al mundo del arte y del patrimonio hemos visto cómo en los últimos años se ha dado un creciente interés por la recuperación de la obra de mujeres artistas, que hasta no hace mucho habían permanecido relegadas al más absoluto olvido. El Museo Nacional del Prado ha sido el último en sumarse a esta tendencia con la exposición “El arte de Clara Peeters”, que se inaugurará el próximo 25 de octubre y que, partiendo de algunas obras de dicha artista conservadas en la pinacoteca, tratará de poner en valor la exquisita calidad de una de las mejores pintoras de bodegones del siglo XVII. Esta exposición no sólo será relevante por la obra que en ella se muestre, sino por ser la primera dedicada a una mujer artista en los casi 200 años de historia del museo.

A partir de aquí nos hemos preguntado qué otras mujeres artistas cuentan con obras en la colección del Museo del Prado, una de las pinacotecas más importantes de todo el mundo. Las cifras son, cuando menos, decepcionantes: tan sólo 41 mujeres con obras en la colección frente a un total de 5.071 hombres, lo que supone menos de un 1% del total. Estos datos no son más que el reflejo de una realidad histórica que relegó a la mujer a un segundo plano y que hizo que el número de mujeres que se dedicaron al mundo del arte fuera enormemente inferior al de hombres.

Entre esas 41 mujeres presentes en las colecciones del Museo del Prado se encuentran algunas de las mejores artistas de toda la Historia del Arte: Sofonisba Anguissola, Artemisia Gentileschi, Angelica Kauffmann, Elisabeth Vigée-Lebrun, Clara Peeters, Elisabetta Sirani, Rosa Bonheur o Margarita Caffi. De todas ellas, tan sólo las obras de Sofonisba y de Clara Peeters suelen estar expuestas de forma permanente. Desde aquí hemos decidido conocer la obra que el Museo del Prado conserva de cinco de ellas:

“Retrato de Felipe II”, Sofonisba Anguissola, 1573. Museo del Prado.

Sofonisba Anguissola (1530-1626)

Esta pintora italiana del renacimiento fue, quizás, la mujer artista más conocida en su tiempo. Sus retratos alcanzaron tal fama que incluso fue llamada por Felipe II para convertirse en pintora de la corte, donde residiría como dama de la reina, Isabel de Valois. El Prado cuenta con tres retratos de esta pintora, dedicados al rey Felipe II y a dos de sus esposas, Isabel de Valois y Ana de Austria. Durante mucho tiempo, y hasta bien entrada la década de los 90 del siglo pasado, estos retratos se atribuyeron al pintor Sánchez Coello, pintor de cámara de Felipe II con un estilo muy cercano al de Sofonisba.

Marietta Robusti (1560-1590)

Llamada la Tintoretta por ser hija del famoso pintor veneciano, Marietta Robusti aprendió a pintar retratos al estilo de su padre y sus contemporáneos decían que su obra era de tal calidad que incluso podía ser confundida con la del propio Tintoretto. Sin embargo, su legado se perdió entre las obras de taller de su padre, y hoy día son muy pocas obras las que se le atribuyen. El Prado cuenta con su retrato de Dama veneciana, que destaca por la exquisitez en la representación de los tejidos que viste la retratada.

“Dama veneciana”, Marietta Robusti, siglo XVI. Museo del Prado.

Artemisia Gentileschi (1593-1653)

El Prado también cuenta con una obra de Artemisia Gentileschi, la arista más importante de entre todas las que nos ha brindado la historia. Se trata de El Nacimiento de san Juan Bautista (1635), una obra de madurez donde conjuga la influencia caravaggista con el clasicismo napolitano, y que perteneció a una serie sobre la vida de san Juan Bautista que se encargó en Nápoles para decorar, posiblemente, el palacio del Buen Retiro.

“Nacimiento de San Juan Bautista”, Artemisia Gentileschi, 1635. Museo del Prado.

Elisabeth Vigée-Lebrun (1755-1842)

Marie Louise Élisabeth Vigée Lebrun fue una de las pintoras de retratos más conocidas durante el siglo XVIII, llegando a ser la retratista oficial de la reina María Antonieta. Hoy día es considerada, por su calidad y por su extensísima obra conservada, como una de las mejores artistas de todos los tiempos. El pasado año el Grand Palais de París le dedicó su primera gran retrospectiva, que posteriormente pasaría por el Metropolitan de Nueva York y por la National Gallery of Canadá en Ottawa. El Museo del Prado conserva dos retratos suyos, uno de María Carolina, esposa de Fernando IV de Nápoles, y otro de la La princesa María Cristina Teresa de Borbón. Destaca especialmente este último, no sólo por su belleza, sino por esa dulzura en el rostro que tanto caracteriza la obra de esta pintora francesa.

“La princesa María Cristina Teresa de Borbón”, Elisabeth Vigée-Lebrun, ca. 1810-20. Museo del Prado.

María Luisa de la Riva (1859-1926)

El Prado cuenta también con la obra de pintoras españolas que, si bien no son tan conocidas como algunas de las anteriores, merecen ser tenidas en cuenta. María Luisa de la Riva fue una de las pintoras españolas más importantes del siglo XIX, llegando a participar de manera continua en los Salones de París. Se especializó en bodegones y temas florales, y el Prado cuenta con cuatro obras suyas: Uvas y granadas, Flores y frutas, Puesto de flores y Frutas de España.

“Puesto de flores”, María Luisa de la Riva, h. 1887. Museo del Prado (en dep. en la Diputación Provincial de Zamora).

 

Vía| DE DIEGO, E., La mujer y la pintura del XIX español: cuatrocientas olvidadas y alguna más, Madrid: Cátedra, 2009; CHADWICK, W., Mujer, arte y sociedad, Barcelona: Ediciones Destino, 1999.

Más información| ¿Qué pintan las mujeres en el Prado?, Todas las artistas del Prado.

Imagen| Felipe II, Dama veneciana, Nacimiento de s. Juan Bautista, La princesa María Cristina de Borbón, Puesto de flores.

En QAH| La odisea de ser mujer, y artista.

RELACIONADOS