Patrimonio 


El arte a ocho patas de Louise Bourgeois

Si hablamos de historias increíbles dentro de la Historia del Arte a la mayoría les vendrán a la cabeza las de Van Gogh, Edvar Munch, Miguel Ángel, Dalí o Pollock, pero pocos pocos nombres de mujer (o ninguno) aparecerán en ese primer pensamiento rápido. Por suerte cada vez hay más mujeres con un peso muy importante dentro de Arte con historias tan increíbles como la de la artista Louise Bourgeois conocida internacionalmente por sus monumentales esculturas en forma de araña. ¿Pero qué propició que su arte desembocara en una figura tan horrible como es, para muchos, la araña? Hoy me gustaría adentrarme un poco en la vida de esta genial artista y conocerla un poco más de cerca.

Louise Joséphine Bourgeois nació la Navidad del año 1911 en París, hija de Josephine Fauriaux y Louis Bourgeois, dueños de una de las galerías más importantes de la ciudad que estaba especializada en tapices antiguos. Poco después se trasladarían a Choisy-le-Roi donde continuaron con el negocio y además restauraban muchos de los tapices que les llegaban. Desde bien pequeña supo que su padre mantenía relaciones sexuales extramatrimoniales con, por ejemplo, su profesora o su niñera, lo que la marcaría en su obra posterior. Lo mismo ocurrirá con la actitud de su madre que, plenamente consciente de los escarceos de su marido, prefería ignorarlos. Parece ser que aunque llegó a mantener una relación amable con su padre, nunca le perdonó sus acciones ni su temperamento explosivo y burlón que mantenía hacia ella. En 1930 Louise entró en la Sorbona para estudiar matemáticas porque, según ella, no podían cambiarse y eso le daba estabilidad emocional. Pero en 1932 muere su madre, hecho que le impulsará a cambiar sus estudios 360 grados y a encontrarse con el Arte. En los años siguientes, asiste a varias escuelas de arte parisinas, incluyendo la École des Beaux-Arts, la Académie de la Grande-Chaumière y la École du Louvre, y trabajará en los estudios de varios artistas, como Roger Bissière, André Lhote y Fernand Léger. En 1938, en su tienda, conoció al que sería su marido, Robert Goldwater,  un historiador americano conocido por ser pionero en el área del arte primitivo. Juntos emigraron a Nueva York tras contraer matrimonio, él como profesor de historia del arte en el New York University Institute of Fine Arts, mientras que ella se matriculó en la Art Students League, donde continuó con sus estudios de arte.

La década de los 40, la de su despertar como artista, está marcada por el nacimiento de sus dos hijos Jean-Louis y Alain y la adopción de Michel y la lucha por darse a conocer en Nueva York donde realiza su primera exposición individual en la Bertha Schaefer Gallery, en este caso de pintura. Sus esculturas, al principio, no fueron apreciadas. De hecho, en 1938 conoció a Miró con quien se volvió a encontrar en 1947 en Nueva York y con el que entabló una tímida amistad. El artista español consideraba de gran calidad su pintura, que consideraba naif, pero sin embargo no le atraía nada su escultura. No daría el paso definitivo hasta 1949 cuando realizó su primera exposición individual de escultura en la Peridot Gallery de NY, lo que propiciaría que en 1954, Bourgeois se unió al American Abstract Artists Group con varios contemporáneos, entre ellos Barnett Newman y Ad Reinhardt. Durante esa época se hizo amiga de los artistas Willem de Kooning, Mark Rothko y Jackson Pollock. Lo que aportaría este grupo a su obra será el abandono de la madera a favor de otros materiales muy diversos como la madera, el bronce, el látex, el mármol y el tejido.

Los años 70 trajeron grandes cambios en la vida de Louise. Su marido fallece el 26 de marzo de 1973 y ella se une al grupo feminista The Fight Censorship Group fundado por Anita Steckel que defendió el uso de imágenes sexuales femeninas dentro de los museos, lo que hace que la propia obra de Louise se vuelva más explícita y con un creciente poder transgresor, fuertemente influenciada por el feminismo y por nuevos materiales. En 1977 es nombrada Doctora Honoris Causa en Arte por la Universidad de Yale y en 1981 es elegida Miembro de la American Academy of Arts and Sciences de Nueva York. En 1982 se realiza la primera gran muestra retrospectiva de su trabajo en el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York, que posteriormente viaja a otros museos de Estados Unidos. Con su éxito y su arte consiguió que sus ideas feministas fueran escuchadas en museos de todo el mundo y durante 2010, el último año de su vida, trabajó y luchó por los derechos LGBT además de crear piezas para organizaciones para la lucha contra el sida.

En 1990 retoma un tema que ya había dibujado a carboncillo en 1947 pero que toma la fuerza suficiente como para convertirse en la faceta más conocida de la artista: la araña. Las arañas, que Bourgeois presenta como un homenaje a su madre, que era tejedora, deja entrever esos sentimientos de su infancia que la acompañaron durante toda su vida: la madre es protectora y depredadora a la vez; la maternidad da fortaleza y transmite fragilidad. “La araña es una oda a mi madre. Ella era mi mejor amiga. Como una araña, mi madre era una tejedora. Mi familia tenía un negocio de restauración de tapices y mi madre estaba a cargo del taller. Como las arañas, mi madre era muy lista. Las arañas son presencias amistosas que se comen los mosquitos. Sabemos que los mosquitos propagan enfermedades y son por ello indeseables. De esta forma, las arañas son útiles y protectoras, como mi madre”. Estas ambigüedades se ven intensamente reflejadas en la Mamá gigantesca que el Guggenheim Bilbao instaló en 1999. Se sostiene sobre unas patas que semejan arcos góticos y que funcionan al mismo tiempo como jaula y como guarida protectora de una bolsa llena de 10 huevos de mármol que se encuentran peligrosamente adheridos a su abdomen. En el 2011 una de sus arañas se vendió por 10.7 millones de dólares, nuevo récord para una obra en subasta y el precio más alto pagado por el trabajo de una mujer.

Vía| http://proa.org/esp/exhibition-louise-bourgeois-vida-y-obra.php

Más información| https://www.moma.org/artists/710?locale=es

Imagen| Louise BourgeoisDagger Child, Unconscious Landscape, Janus Fleuri, Mamá.

En QAH|

RELACIONADOS