Patrimonio 


El arte del Imperio Mogol en India (I)

En 1526 penetra en India una nueva dinastía que hasta 1707 va a protagonizar uno de los periodos más ricos de la historia de la humanidad. Los mogoles, originarios de Mongolia y descendientes de Tamerlán o Timur, general de Gengis Khan, dieron origen a la dinastía timúrida, con capital en Samarkanda en el Asia Central. Ya Timur había intentado conquistar India varias veces pues era una tierra que admiraba, pero sería uno de sus descendientes, Babur, cuyo imperio tenía la capital en Kabul (Afganistán), quien finalmente consiguiese conquistar el anhelado territorio en 1526 tras la batalla de Panipat, en la que derrotó al sultán de la dinastía Lodi de Delhi.

La genealogía de esta dinastía de los “Grandes Mogoles” es la siguiente: BABUR (1526-1530) – HUMAYUN (1530-1556) – AKBAR (1556-1605) – JAHANGIR (1606-1627) – SHAH JAHAN (1627-1658) – AURANGZEB (1658-1707)

Babur, fue un hombre muy culto y refinado, amante de la poesía, la pintura y la caligrafía. Se le conoce como un gran constructor de jardines y fue el artífice del prototipo de jardín mogol, de inspiración persa (chahar bagh), que emula los jardines del Paraíso, y aunque casi nada se conserva de ellos, los hizo construir tanto en Afganistán como en India, haciéndose él mismo enterrar en uno.

Chahar bagh del Mausoleo de Humayun, Delhi

Chahar bagh del Mausoleo de Humayun, Delhi

Humayun, hijo y sucesor de Babur, no heredó las cualidades militares de su padre, pues era dado a la poesía y al opio, por lo que tuvo dificultades en la difícil tarea de organizar el nuevo imperio. Así, en 1540 fue derrotado por Sher Shah Suri, general de su ejército, de origen pastún, que se rebeló contra él, y tuvo que huir de India, refugiándose en la corte persa. Esta estancia en Persia le llevó a conocer el arte de la iluminación de manuscritos en los talleres reales, y al regresar a India, en 1555, cuando recuperó su capital, se llevó consigo a varios artistas de gran fama, entre ellos a Mir Sayyid Ali y Khwaja Abdus Samad, los cuales crearon la gran escuela mogola de la miniatura. Seis meses después de consolidar su victoria, murió. Su viuda Hamida Banu Begum, de origen persa, con la ayuda económica del hijo y sucesor de Humayun, Akbar, mandó construir un mausoleo en Delhi, donde fue enterrado. Más tarde también lo fueron su viuda Hamida y varios familiares.

El mausoleo de Humayun (1565-1572) está construido con arenisca roja a la que se le añadieron detalles decorativos elaborados en mármol blanco y negro. Se ubica en medio de un “chahar bagh” amurallado, al que se accede por dos puertas monumentales, y está colocado sobre un podio porticado. Su estructura es octogonal y los techos están decorados profusamente con pinturas. La sala central, de una altura de dos pisos, está flanqueada por cuatro salas, también octogonales. Todas las fachadas son simétricas, así como el conjunto total del edificio.  Está cubierto por una gran cúpula, en mármol, de doble cobertura flanqueada por chhatris. Aunque previamente se habían construido algunos mausoleos enclavadas en medio de un jardín, el mausoleo de Humayun es el primero que puede considerarse como tumba-jardín. Por eso está considerado como el precursor en estilo del Taj Mahal. (Si lo quieres visitar pincha AQUÍ y ve pasando las fotografías)

Mausoleo de Humayun, 1565-72, Delhi

Mausoleo de Humayun, 1565-72, Delhi

Desde el punto de vista artístico no se puede decir que Humayun desarrollase un estilo propio, pues su aspecto más importante fue la de encargar manuscritos que se ilustraron en el taller de pintura que mandó fundar en Delhi. Ciudad que vio su proyecto arquitectónico más ambicioso, la construcción de la ciudad de Din-panah (“refugio de la fe”), un recinto para albergar palacios y jardines y que algunos autores identifican con parte del Purana Qila, el Fuerte Viejo de Delhi. Sus sucesores heredarán el gusto por las artes y una sensibilidad especial para reconocer la belleza de las tradiciones de India que dará lugar a un arte cuyo rasgo más llamativo es su carácter profundamente sincrético, que se pone de manifiesto tanto en la arquitectura como en la miniatura, y que serán a la postre las dos manifestaciones artísticas más características del arte mogol.

Akbar (literalmente “el Grande”), fue uno de los monarcas más importantes de la historia de India, el artífice de todo el sistema administrativo del Imperio mogol y promotor de importantes obras de arte. Fue coronado con solo 13 años emperador de India, cargo que asumió con firmeza. Amplió las fronteras ampliamente llegando hasta Bengala, Orissa, Gujarat, Sind y Beluchistán. Desarrolló una hábil estrategia de alianzas con los príncipes rājput, y gracias a su fortaleza y diplomacia consiguió uno de las imperios más fuertes y espléndidos del planeta, todo ello asentado en una sólida administración civil y un gobierno eficaz que sería la base del éxito para sus sucesores.

Akbar es también conocido por su carácter tolerante y su espíritu humanista. Su política religiosa se inclinó por una gran admiración tanto por los escritores sufíes de Persia como por la mística hindú; aunque, estuvo también rodeado de sabios parsis, jainistas y cristianos que le aconsejaban y debatían con él sobre la verdadera naturaleza de Dios. Esto le llevo a crear una nueva religión llamada Din-i Ilahi (“religión de la Luz”) que intentaba unificar los distintos credos y así acabar con las disputas religiosas que amenazaban su imperio. Esta nueva religión solo fue practicada en su círculo más cercano y nunca llegó a imponerla. Adoptó muchas costumbres hindúes y demostró siempre un talante integrador entre la población hindú y musulmana, casándose él mismo con princesas hindúes a las que permitió seguir practicando su propia religión, una de las cuales fue la madre de Jahangir, su muy anhelado sucesor.

Fue el creador del arte mogol y del eclecticismo que lo caracteriza, con una mezcla de elementos de origen persa, hindú y musulmán. Las ciencias alcanzaron un enorme desarrollo y las artes plásticas florecieron de forma extraordinaria. Fundó en su corte un importantísimo taller de iluminación de manuscritos tanto religiosos como artísticos.

Fuerte Rojo de Agra

Fuerte Rojo de Agra

Como su abuelo Babur, fue un gran aficionado a los jardines, creando varios recintos como el Nasim Bagh, en Cachemira, del que no se conserva nada, pero sobre el que Jahangir construiría luego los famosos jardines de Shalimar.

En cuanto a la arquitectura, dejó grandes obras durante su reinado. Una de ellas, fue el mausoleo de Humayun, en Delhi, para enterrar el cuerpo de su padre. También comenzó la construcción del Fuerte Rojo de Agra, que completaron sus sucesores Jahangir y Shah Jahan. Es éste un enorme conjunto palaciego situado a orillas del río Yamuna, con una imponente muralla almenada de arenisca roja que mide 2,5 km. y tiene una altura de 21 m., y se accede a él por una rampa en recodo (la puerta llamada “Amar Singh”). Dentro hay varios palacios tanto en arenisca, de la época de Jahangir, como en mármol, de la época de Shah Jahan. (Si lo quieres visitar pincha AQUÍ y ve pasando las fotografías)

Fatehpur Sikri, Diwan-i-khas

Fatehpur Sikri, Diwan-i-khas

También es el constructor de la ciudad de Fatehpur Sikri (“ciudad de la Victoria”), a unos 40 km. de Agra, un ambicioso proyecto arquitectónico que es una representación del carácter tolerante y cosmopolita de este monarca. Se trata de una síntesis espléndida de las distintas tendencias artísticas (hindú, budista, persa y musulmana) acopladas de una forma insólita, que más parece fruto de la fantasía que un lugar para vivir. Fue fundada en 1569 para conmemorar su victoria en una batalla en Gujarat, y también por el nacimiento de su primer hijo varón, Salim, que le sucedería con el nombre de Jahangir. Este ansiado nacimiento, según la leyenda, fue un prodigio que le anunció el sabio Sheikh Salim Chishti, que habitaba en este lugar, que era un antiguo recinto afgano construido por Bahlol Lodi, en el siglo XV d.C. (Si quieres visitar Fatehpur Sikri pincha AQUÍ y ve pasando las fotografías)

 

 

Vía| Fernández del Campo, Eva, El arte de India, Ed. Akal, Madrid, 2013

Imagen| Chahar Bagh del Mausoleo de Humayun, Mausoleo de Humayun, Fuerte Rojo de Agra, Fatehpur Sikri

En QAH|El primer arte budista en India, La aparición antropomorfica de la figura de Buda, La dinastía Gupta de la India, La escultura Gupta en India, El arte medieval en India, Shiva Natarája, La introducción del arte islámico en India

RELACIONADOS