Patrimonio 


El arte del Imperio Mogol en India (II)

En el anterior capítulo nos quedamos con los logros artísticos del emperador Akbar, del que solo nos resta decir que el último de ellos fue la construcción de su propio mausoleo en la localidad de Sikandra, a 8 km. de Agra. El edifico está situado en el centro de un chahar bagh con árboles frutales y animales (gacelas) que se pueden ver actualmente, y que evoca el Paraíso coránico. El mausoleo consta de un gran podio de 9 m. de alto con cuatro iwanes en sus lados. Sobre la gran plataforma aparece una estructura piramidal, de cuatro pisos superpuestos, sin cúpula y abiertos al exterior en forma de salas columnadas, que bien podría recordar a las mandapas hindúes. Aunque fue concebido en arenisca roja, hoy muestra varios añadidos de mármol, y el deseo de Akbar de colocar su sepulcro en el último piso, a cielo abierto, y rodeado de los 99 nombres de Alá, no fue atendido por su hijo Jahangir, que añadió los chhatris del piso superior. (Si lo quieres visitar pincha AQUÍ y ve pasando las fotografías)

Mausoleo del emperador Akbar, 1605-13, Sikandra

Al gran emperador Akbar le sucedió su hijo Salim, conocido como Jahangir, el cual llegó al trono con la salud quebrantada por las drogas y el alcohol, dedicando poco interés a las tareas de gobierno, pese a ello fue el emperador más culto de todos los mogoles. Se ocupó de actividades artísticas y literarias, dejando las riendas del Estado en manos de su mujer Nur Jehan, de origen persa, que era hija del ministro de Finanzas Mirza Ghiyas, que había sido honrado con el título de Itimâd-ud-Daulâh (“pilar del Estado”), y fue una de las mujeres más influyentes de su tiempo. Adquirió derechos de soberana y gobernó como si ella fuera el emperador, llegando a acuñar moneda con su efigie. Sus gustos en arte, vestuario, joyas y perfumes marcaron toda la moda de la época.

Mausoleo de Itmâd-ud-Daulâh, 1628, Agra

Jahangir trasladó la capital a Agra, donde realizó importantes obras arquitectónicas, entre las que destaca la ampliación del Fuerte Rojo, con un palacio en arenisca roja, aunque la más significativa fue la construcción del mausoleo de su suegro, el ministro de Finanzas. El edificio enteramente en mármol se terminó en 1628, y está situado en un jardín tipo chahar bagh, su planta es cuadrada con cuatro alminares octogonales en los ángulos y dos plantas en altura. El piso superior, más pequeño que el inferior, no está cubierto por una cúpula, pues ello era un privilegio reservado a los emperadores. La decoración exterior está realizada en toda su superficie de piedras duras engastadas, con estucos y pinturas en el interior, además de finísimas celosías que le dan el aspecto de un exquisito objeto de joyería, y que supone un claro antecedente del trabajo decorativo del Taj Mahal. (Si lo quieres visitar pincha AQUÍ y ve pasando las fotografías)

Jahangir planificó también su mausoleo en Lahore (Pakistán actual), otra obra extraordinaria por su sencillez. Se trata de una gran plataforma sin cúpula, en medio de un hermoso jardín, que se integra perfectamente en la naturaleza sin romper su armonía.

Taj Mahal, 1632-52, Agra

Shah Jahan es el último gran emperador mogol y, como sus antepasados, destacó por su gusto refinado y ser un gran mecenas de las artes. En su reinado se edificaron y terminaron importantes monumentos, llegando la arquitectura mogola a su cenit. A él se debe la terminación del Fuerte Rojo de Agra, con un gran palacio todo en mármol, y del Fuerte de Lahore, además de la construcción del Fuerte Rojo de Delhi, y las mezquitas del Viernes (“mezquita aljama“) de Delhi y Lahore. Obras en las que Shah Jahan abandonó el sincretismo arquitectónico que había caracterizado a Akbar, y volvió a las construcciones con raíces puramente persas.

En el año 1638, decidió trasladar su capital a Delhi, y fundar allí su propia ciudad, Shahajanabad (hoy día parte del viejo Delhi), en ella se levantaron el Fuerte Rojo de Delhi y la Jama Masjid (mezquita del Viernes), dos obras monumentales dignas de ser cabecera de la arquitectura mogola. Pero la máxima creación de su reinado fue el Taj Mahal, una de las grandes obras maestras de la humanidad.

El Taj Mahal, es un monumental mausoleo que fue mandado erigir por Shah Jahan para albergar el cenotafio de su mujer Arjumand Banu Begam, también conocida como Mumtaz Mahal (“la elegida de palacio”), muerta en el año 1631 al dar a luz a su decimocuarto hijo. El monumento, que tardó 20 años en construirse (1632-1652), exigiendo un inmenso esfuerzo económico y humano, está situado a orillas del río Yamuna, en Agra, y enmarcado en un hermoso jardín islámico bañado por canales. El material empleado es un purísimo mármol blanco proveniente de Makrana, incrustado de piedras preciosas y semipreciosas, que tiene en su interior los sacófagos de Mumtaz Mahal y de Shah Jahan. El proyecto del Taj Mahal corresponde a un joyero veneciano llamando Gerónimo Veroneo, y el trabajo del engastado de las piedras según la técnica florentina, se dice que estuvo a cargo de un francés llamado Augustin de Bordeaux. En cuanto a los arquitectos, se desconoce quién fue el encargado de proyectarlo, si bien aparecen algunos nombres que trabajaron en su construcción, como Ismail Khan de Turquía, Amanat Khan de Shiraz, o de Mir Abdul-Karim. (Si lo quieres visitar pincha AQUÍ y ve pasando las fotografías)

La historia del Taj Mahal está totalmente envuelta por la leyenda y el romanticismo, tanto por el hecho de tratarse de un monumento funerario construido por un hombre para su amada, como por lo impactante del edificio y sus sorprendentes efectos cromáticos que han hecho soñar e imaginar mil historias a los que lo han conocido.

A la muerte de Shah Jahan, el arte mogol comenzó un veloz proceso de decadencia. Su sucesor, Aurangzeb, hijo de Shah Jahan, aún realizó alguna obra de calidad, como la Gran Mezquita del Viernes de Lahore, aunque menos acertada que la de su padre en Delhi. También destaca la Moti Masjid, otra mezquita en mármol que muestra en su decoración rasgos de un barroquismo que se aleja de la tradición mogola.

 

Vía| Fernández del Campo, Eva, El arte de India, Ed. Akal, Madrid, 2013

Imagen| Mausoleo del emperador Akbar, Mausoleo de Itmâd-ud-Daulâh, Taj Mahal

En QAH|El primer arte budista en India, La aparición antropomorfica de la figura de Buda, La dinastía Gupta de la India, La escultura Gupta en India, El arte medieval en India, Shiva Natarája, La introducción del arte islámico en India, El arte del Imperio Mogol en India (I)

RELACIONADOS