Patrimonio 


El arte en la cultura Maya: pintura y escultura

En el artículo anterior, pudimos apreciar la importancia de la arquitectura en la cultura maya, vista como una arquitectura de poder que reflejaba el rango de la jerarquía. En esta ocasión, nos centraremos en la pintura y en la escultura, expresiones artísticas muy importantes también en esta civilización por su gran carga simbólica y enigmática.

Las pinturas murales se encuentran sobretodo en tumbas, templos y palacios. Muchas de ellas se encuentran en mal estado. Los problemas de conservación de la pintura mural se deben a causas internas, como la incompatibilidad de las pinturas con el soporte, o externas, como por ejemplo las acciones antrópicas. Los pueblos nacen alrededor de las antiguas ciudades, para estar cerca de sus ancestros, usando las ruinas como patio de juego de los niños, reviviendo ceremonias, etc., porque no son conscientes de que son proyectos de patrimonio.

Azul índigo.

Azul índigo.

Los materiales que usaban los mayas para la pintura eran minerales y orgánicos. Antes de pintar los muros de los edificios, o algunas cerámicas, el artista preparaba la base para recibir la capa pictórica. Esta base se realizaba principalmente con un material de naturaleza calcárea, puesto que la cal era el material que más abundaba en el área maya. El Sascab era la tierra blanca que obtenían de las canteras de Yaxhá, el Petén (Guatemala). La preparación del muro se hacía en dos niveles, primero se colocaba uno más ancho, el mortero, mezclado con gomas vegetales, y después uno más fino, el enlucido, realizado con arcillas, pues al recibir la capa pictórica, el acabado era más fino.

Todos los pigmentos naturales y minerales provenían de la cueva, y los colores orgánicos de los árboles, plantas y flores. Los pigmentos blancos provenían habitualmente de la cal; los negros del humo, el carbón y el óxido de manganeso; los rojos de la hematita u óxido de hierro; los azules y verdes los sacaban de la flor del índigo, y dependiendo de la arcilla con los que lo mezclaran, obtenían el verde o el azul; y por último el pigmento laca, de color rojizo, lo obtenían del árbol del achiote o de la grana cochinilla, un insecto. Dentro de esta gama de colores, hay que destacar un color rojizo, el cinabrio, utilizado solamente en el ámbito funerario, porque era el color de la muerte.

Pinturas halladas en San Bartolo, Guatemala.

Pinturas halladas en San Bartolo, Guatemala.

Las pinturas murales más antiguas que se conservan se encuentran en San Bartolo, el Petén (Guatemala). Son del preclásico tardío, aproximadamente del 100 a.C., y representan la creación del hombre. Realizadas con una paleta de colores blancos, negros y de gama cálida, son de las pinturas más importantes porque fueron las primeras en tener un programa iconográfico complejo en pintura mural de interior.

Bonampak, la Capilla Sixtina de América.

Bonampak, la Capilla Sixtina de América.

De la época clásica podemos mencionar las subestructuras de Calakmul, del 450 d.C., asociadas a la creación maya, y las pinturas de Bonampak, consideradas la Capilla Sixtina de América. Estas pinturas se encuentran en muy buen estado de conservación, las cuales se hallaron en 1946. Representan la presentación del príncipe heredero de Bonampak, la batalla del gobernante de Bonampak, y la consecuencia de la batalla para los vencidos.

Dibujo de la iconografía de la lápida del Rey Pakal.

Dibujo de la iconografía de la lápida del Rey Pakal.

Por otra parte, la escultura se compone mayormente de estelas y relieves escultóricos. La escultura era policromada, pero no se conserva la mayoría de estos pigmentos. En estas representaciones escultóricas se narraban hechos históricos y en algunas ocasiones mitológicos. Cabe destacar la Estela C de Quiriguá, la cual narra la creación del mundo; la Estela B de Copán, representando a un rey en el altar; los dinteles 24 y 25 de Yaxchilán, con escenas de auto sacrificio; y la lápida de la tumba del rey Pakal, en el templo de Palenque, en la que aparece el rey Pakal como dios del maíz, muy importante en esta cultura.

Como hemos podido apreciar, la iconografía maya es muy diferente a la de otras culturas, que se nos hacen más fáciles de comprender. Los mayas tenían una concepción del mundo cíclica, morir para renacer en una vida mejor. Sus representaciones pictóricas y escultóricas se centraban siempre en temas de la muerte, la creación del mundo, y el dios del maíz, cuestiones que se trataran en artículos posteriores.

Vía| VÁZQUEZ DE AGREDOS PASCUAL, Mª L., Los colores y las técnicas de la pintura mural maya, Anales del Museo de América, Madrid, 2007. VIDAL LORENZO, C., La expresión artística maya a través de los objetos ceremoniales, Los Mayas: Ciudades Milenarias de Guatemala, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Zaragoza, 1999.

Más información| VÁZQUEZ DE AGREDOS PASCUAL, Mª L., La pintura mural maya, UNAM, Mérida, 2010. VIDAL LORENZO, C., MUÑOZ COSME, G., Los grafitos mayas, Cuadernos de arquitectura y arqueología maya, Editorial UPV, Valencia, 2009.

Imagen| Azul índigo, San Bartolo, Bonampak, Pakal.

En QAH| El arte en la cultura Maya: arquitectura.

RELACIONADOS