Patrimonio 


Arte abstracto en las Casas Colgadas de Cuenca

Vista de las Casas Colgadas

Cuando uno planifica su viaje a Cuenca, en el corazón de Castilla La Mancha, la visita a las Casas Colgadas es una cita obligada. Con más de quinientos años de antigüedad, las llamadas Casas del Rey abren sus balcones al vacío frente al Convento de San Pablo y son un referente de este tipo de arquitectura en España. Lo que es menos conocido es que las Casas Colgadas albergan el Museo de Arte Abstracto desde 1966.

Ese año, el artista de origen filipino Fernando Zóbel plantó el germen del museo junto a sus amigos y colegas de profesión Gustavo Torner y Gerardo Rueda. La obra de los tres –especialmente del primero- cuelga de las paredes de la pinacoteca, que fue reformada en 2016 con motivo del 50º aniversario de su fundación.

En 1981, la colección pasó a formar parte de la Fundación Juan March: más de doscientas obras de creadores españoles contemporáneos que se han ido incrementando con el paso del tiempo. Hay, además de las piezas de Zóbel, trabajos de Eduardo Chillida, Luis Feito, Pablo Serrano, Rafael Canogar, Eusebio Sempere y Antonio Saura, entre otros.

La biblioteca de Fernando Zóbel

Es una de las colecciones más completas de arte abstracto español que se exponen en territorio nacional, abarcando las dos décadas claves para la consolidación de este movimiento: los cincuenta y los sesenta. Las obras expuestas son piezas destacadas de la abstracción conceptual, matérica y geométrica.

Aparte de las pinturas, esculturas, dibujos y carteles que conforman la colección, Zóbel también donó parte de su biblioteca –casi 4.000 volúmenes-. Aunque la mayoría de ellos están depositados en el espacio que la fundación tiene en Madrid, así como en la Biblioteca General de Cuenca, las Casas Colgadas albergan también un gran número de ejemplares.

El Museo de Arte Abstracto es, sin duda, el más emblemático de Cuenca y uno de los más destacados de España por el privilegiado entorno que lo contiene. Las salas son pequeñas, con suelos de madera y grandes cristaleras que recuerdan a la casa que originalmente fue. Desde sus ventanas se obtiene una vista de la espectacular sierra conquense.

Vista del interior del museo

Vía|Fundación Juan March

Más información| Turismo en Cuenca

Imagen| Todas las imágenes son de la autora menos la vista interior del museo.

RELACIONADOS