Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Arquitecturas utópicas (I): el París Espacial de Yona Friedman

"Módulos en equilibrio orgánico"

“Módulos en equilibrio orgánico”

Algo se estaba moviendo en la Arquitectura. En los años 50 del s.XX, en un contexto de difícil posguerra, y con las ideas del Movimiento Moderno sin nada nuevo que ofrecer después de haber supuesto una impresionante ruptura con la arquitectura tradicional, una generación de jóvenes mentes se atrevía a mirar aún más allá y abanderaba un nuevo pensamiento.

Así, en una Europa marcada por una gran crisis social, cultural, económica y política, surgió una Arquitectura que intentaba responder a los cambios de la sociedad y a los modos de vida, y este mismo momento histórico que nos trajo a Archigram (por citar al máximo referente, de quien ya se ha hablado aquí) nos brindaba a otros innovadores adelantados a su tiempo, como los italianos SuperStudio o el húngaro-francés Yona Friedman.

Todos ellos experimentaron con diferentes conceptos, materiales y usos, proponiendo gigantescas megaestructuras y haciendo uso de las nuevas tecnologías para solucionar los problemas que se le planteaban no sólo a la Arquitectura, sino a la sociedad del momento.

Yona Friedman, nacido en Budapest en 1923 y marcado en su juventud por el gran conflicto bélico, planteó con su trabajo rompedoras soluciones que establecían incluso nuevas formas de vivir y de entender la ciudad, frente a la problemática del crecimiento urbano exagerado y el aumento masivo de la población. Dentro de su obra destacan los estudios que realizó para la creación de una Villa Espacial, centrándose especialmente en la ciudad de París (1959). Friedman ideó una macro-estructura elevada que ofrecía a sus habitantes una total flexibilidad a la hora de configurar libremente tanto su vivienda como los espacios colectivos y, en general, toda su vida. Se creaba así una completa “ciudad” tridimensional totalmente adaptada a las necesidades del ocupante, y que podía asumir en cualquier momento las variaciones que éste necesitase, acercando de este modo el diseño al usuario final.

"Paris Spatiale" (1959)

“Paris Spatiale” (1959)

Nos dibujó un cielo, ¡en el París de los 50!, cubierto con multitud de edificios a modo de nubes, salvando alegremente distancias insalvables, fruto de llevar a la práctica un nuevo urbanismo a gran escala que respetaba lo ya existente a la cota del suelo y que permitía la construcción en casi cualquier lugar que admitiese al menos su apoyo testimonial en el terreno. La labor clave del arquitecto radicaba casi únicamente en la creación de la estructura-red y el módulo base, siendo el ocupante quien completase el proyecto de forma algo instintiva y cambiante, según sus necesidades individuales y como parte de un gran colectivo, y también según las propias circunstancias del momento gracias a un sistema versátil con posibilidad de variación con el paso del tiempo.

"Paris Spatiale" (1959)

“Paris Spatiale” (1959)

Este imaginativo proyecto, junto con otros cuantos coetáneos evidentemente irrealizables (hasta que los petrodólares digan lo contrario), forma parte de un enfoque diferente de la Arquitectura, que trataba de dar respuesta a los nuevos condicionantes que se le planteaban. Y sumados suponen una referencia a consultar desde entonces, rescatados por cada generación desde el cajón de los utópicos.

 

 

Vía| YonaFriedman

Más información| Wikipedia, Paris Spatiale, Blogspot

Imagen| Módulos, París I, París II

En QAH| Archigram, provocación y utopía

RELACIONADOS