Patrimonio 


Arquitectura del vino

Dedicamos el artículo de hoy en la sección de Patrimonio de “Qué Aprendemos Hoy” a tratar un tema que ha ido tomando auge en los últimos años y que ha servido para aumentar el turismo en aquellas zonas especializadas en otro sector. Hablamos de la relación de la arquitectura contemporánea y el vino, centrándonos sobre todo en la zona de La Rioja, aunque no pasaremos por alto la arquitectura tradicional de las bodegas en el sur de la Península, como es el caso del Marco de Jerez. 

Bodegas Baigorri. Maqueta. Corte en sección.

Bodegas Baigorri. El estudio de arquitectura de Iñaki Aspiazu Iza presenta una obra dominada por el espíritu práctico. En palabras del estudio “uno de los primeros objetivos ha sido minimizar el impacto de un edificio productivo con un programa tan extenso en un medio natural en la localidad alavesa de Samaniego”. Es por ello por lo que la arquitectura se insinúa en el paisaje y se adapta a la topografía, primando en todo momento el respeto al medio donde se encuentra. El edificio se concibe mediante una plataforma subterránea destinada a los servicios propios de una bodega y a aparcamientos y a través de una pasarela volada se accede a una caja acristalada que acoge al visitante y que permite la percepción de una vista espléndida de las viñas circundantes, de la localidad de Samaniego y de la Sierra de Cantabria. Esta linterna de cristal se asienta en el terreno sobre los muros de hormigón recubiertos por láminas de madera que surgen del contacto con el terreno y lo protegen del sol. A un nivel inferior se desarrolla una zona de atención, la sala de proyecciones, la sala de catas y una zona expositiva con tienda de vinos y productos artesanos. En el mismo nivel se encuentra la zona administrativa y el laboratorio, creando, mediante divisiones transparentes, una permeabilidad total entre los diferentes espacios. Desde esta planta se aprecia en su totalidad la nave de elaboración, pudiéndose disfrutar de una visión total de una gran nave donde se desarrolla el proceso de elaboración del vino en un orden didáctico. La sección longitudinal ha sido la base de trabajo donde se han conjugado los perfiles del terreno, los accesos de la recepción de uva, los diversos procesos de elaboración y la salida del producto, conformándose como tablero de dibujo y base de creación del proceso proyectual, diferenciándose de los proyectos tradicionales donde el desarrollo se realiza en planta.

Bodega Ysios. La inauguración de esta bodega, cuyo nombre surge de la unión de Isis y Osiris, dioses egipcios íntimamente relacionados con el mundo del vino, se llevó a cabo en el año 2001 y es obra del arquitecto Santiago Calatrava. El edificio se concibe como un elemento completamente integrado en el paisaje y, al mismo tiempo, como una escultura autónoma específica del lugar donde se encuentra debido al tratamiento volumétrico de sus muros y cubierta que crean una continuidad entre el espacio exterior y el interior a través del “movimiento estático” de los recintos. 

Bodegas Ysios. Vista.

En este edificio, la cubierta de la bodega es el elemento fundamental. Para su acabado exterior se ha empleado aluminio que contrasta con la madera y que posibilita el dinamismo del edificio. Está realizada con vigas de madera laminada y se concibe como una continuidad de las fachadas. El resultado es una ondulada superficie reglada, que combina superficies cóncavas y convexas a medida que evoluciona a lo largo del eje longitudinal. Las vigas de madera que soportan el techo se apoyan en los muros portantes laterales. En planta, el edificio se organiza a lo largo de un eje este-oeste donde se distribuye el proceso de elaboración el vino.

Dejamos la Rioja alavesa para trasladarnos al Marco de Jerez, en la provincia de Cádiz. Las bodegas que encontramos en esta zona responden a una arquitectura tradicional con unas características muy marcadas: suelen ser edificios de planta rectangular, con paramentos de mampostería enfoscados y encalados y cubiertos con techumbre de madera a dos aguas. Los muros exteriores, con una anchura mínima de 60cm, mantienen la humedad y proporcionan un efectivo aislamiento térmico. Estas bodegas suelen ubicarse cerca del mar o en zonas elevadas que permitan recibir la brisa marina y se orientan hacia el noroeste-sureste para evitar la insolación y preservar la humedad. En esta zona encontramos tres tipos diferenciados de bodegas: bodegas moriscas, bodegas catedrales y sacristías.

Bodega Arboledilla. Tipología de bodega catedral.

Las bodegas moriscas suelen ser de pequeño tamaño y altura y están cubiertas a una sola vertiente mediante vigas de madera. Se conservan algunas en Sanlúcar de Barrameda y Trebujena, aunque muy amenazadas por los planes urbanísticos actuales. Las bodegas catedrales son edificios de extensa planta rectangular, cubiertos con armaduras y tejados a dos aguas, sustentados por arcos formeros apeados en pilares lo que nos confiere un aspecto de planta basilical. Esta tipología de construcción se remonta a finales del XVIII y se generaliza en el XIX. Destaca La Arboledilla en Sanlúcar de Barrameda. Las sacristías son un tipo de estancia de pequeño tamaño dentro de la propia bodega donde se guardan los mejores vinos de la bodega.

Vía| aspiazu.com, es.wikiarquitectura, es.wikipedia.org

Imagen| Bodegas Baigorri. Maqueta.  Bodegas Ysios. Bodega Arboledilla.

RELACIONADOS