Cultura y Sociedad, Historia, Patrimonio 


Arqueología en los campos de batalla

Objetos recuperados por los arqueólogos en un campo de batalla del siglo XX

Objetos recuperados por los arqueólogos en un campo de batalla del siglo XX

De vez en cuando conviene recordar  lo amplio que es el mundo de la Arqueología. Más allá de los grandes monumentos, de las lujosas tumbas con ajuares o de renombrados yacimientos, existen algunos lugares igual de importantes, no por su vistosidad, sino por el significado que encierran. Y es que buena parte de nuestros paisajes están jalonados por ocultos campos de batalla que en otro tiempo emplazaron a dos más bandos enfrentados, en una cruenta cita con la historia.

Algunas de estas localizaciones son objeto de búsqueda por parte de los investigadores. Mediante la relectura incesante de fuentes escritas y con la confirmación definitiva a través de métodos arqueológicos, podemos llegar a conocer los escenarios donde tanta gente dejó la vida en nombre de alguna ideología, como soldados de fortuna o arrastrados contra su voluntad.

Un caso de éxito es el descubrimiento, en el año 2006, del lugar donde aconteció la batalla de Baecula (208 a.C.), que enfrentó a romanos y cartagineses en el contexto de la Segunda Guerra Púnica –una suerte de guerra mundial en la Antigüedad-. El buen hacer de los arqueólogos ha servido para terminar con la creencia tradicional que ubicaba el choque en Bailén -localidad que acogió otra famosa batalla más de dos mil años después- y centrar su ubicación correcta en el término municipal de Santo Tomé (también en la provincia de Jaén). Este año incluso han llegado a ubicar el campamento romano donde se alojaron las legiones antes de entrar en combate.

Reconstrucción de la empalizada germana en el museo de la batalla de Teutoburgo (Kalkriese, Alemania)

Reconstrucción de la empalizada germana en el museo de la batalla de Teutoburgo (Kalkriese, Alemania)

Y os preguntaréis: ¿En el fondo, qué puede aportar a la sociedad el estudio de dichos lugares? No solo encontraremos una colección ingente de materiales, como restos de armas, de corazas o munición, que ya inundan nuestros museos por miles. Debemos pensar en el potencial valor divulgativo y educacional. La tan manida cita de Jorge Santayana “Aquellos que no pueden aprender de su pasado están condenados a repetirlo” es totalmente extrapolable al tema aquí tratado. Creo que a estas alturas no tiene ningún sentido montar museos con hallazgos materiales de las batallas usando un discurso expositivo propio de siglos pasados. Lo que debemos conseguir es llegar al público, hacer comprensible las razones de  un conflicto, lograr empatizar con la alteridad -la “idea del otro”- e introducirnos en las sociedades o bandos enfrentados. Además, cabe intentar transmitir las horribles vivencias y sensaciones  que afloran en una batalla, así como combatir la peligrosa apología que algunos medios hacen de los conflictos armados.

Existen algunos “museos de sitio” construidos acorde a estas premisas, como por ejemplo, el de la batalla de Teutoburgo (año 9 d.C.) en Alemania, donde prima ofrecer una experiencia al visitante, que debe sumergirse en el fragor del combate, en el temor de los romanos huyendo de la emboscada perpetrada por las tribus germanas. Ante la necesidad de hacer llegar este tipo de conocimientos, debemos trasladar este modelo de musealización a los campos de batalla españoles. Ya se ha hecho en sitios tan emblemáticos como las Navas de Tolosa (batalla del año 1212 entre cristianos y musulmanes). Su museo, situado en Despeñaperros, ofrece un discurso que empuja a debatir sobre la multiculturalidad.

Si miramos a nuestra historia más reciente, contemplamos una amplia laguna en lo referente a la Guerra Civil. Conocemos un montón de ubicaciones donde fue derramada sangre en este conflicto fratricida. ¿Por qué no se realiza un parque arqueológico en alguno de estos lugares? Mientras en toda Europa poseen museos que rememoran las dos Guerras Mundiales, con multitud de visitas escolares, aquí no tenemos, ni de lejos, nada parecido. Los intereses políticos encontrados y el silencio institucional fomentan, como casi siempre, una profunda ignorancia.

Más Información|  Parque y museo  arqueológico VARUSSCHLACHT en Kalkriese

Fotografías| Cráneo recuperado en la batalla de Towton, Objetos recuperados por los arqueólogos, Empalizada de Teutoburgo

Vídeo| Youtube: Reconstrucción 3D de la batalla de Baecula realizada por XYZ Geomática S. Coop. And.

RELACIONADOS