Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Arkaim, el Stonehenge ruso

Situación de Arkaim en el mapa.

Situación de Arkaim en el mapa.

Pocos yacimientos de nuestra Prehistoria reciente son tan emblemáticos y atraen tantas miradas como Stonehenge. Y desde luego, muchos menos son objeto de tantísimos estudios o nuevas interpretaciones como el famoso círculo de piedra inglés. Otros monumentos no poseen tanta difusión en Occidente, casi siempre debido a azares geopolíticos; tal es el caso de un remoto lugar de la estepa rusa conocido como Arkaim.

El asentamiento, ubicado al sur de los Urales, fue descubierto en 1987 por una expedición soviética cuyo objetivo era explorar un valle destinado a la construcción de una presa. Científicos y todo tipo de eruditos iniciaron una campaña para salvaguardar el sitio mientras, poco a poco, iban siendo desvelados algunos datos por los arqueólogos. Estaba claro que querían movilizar a la opinión pública  a toda costa y, cuando esto ocurre, suele olvidarse el rigor o la tendencia a ser objetivos. Al final  los restos fueron protegidos, pero había comenzado a forjarse una leyenda.

Las excavaciones en Arkaim nos hablan de un asentamiento con carácter defensivo, ubicado tras una doble línea de murallas concéntricas levantadas a base de arcilla y sillares de adobe.  La planta es circular y alcanza los 150 m. de diámetro. En su interior se alojaban unas 70 viviendas con acceso a sótanos, pozos y zonas de producción metalúrgica.  La datación del conjunto de restos materiales arrojaba fechas en torno al siglo XVII a.C., en los inicios de la  Edad del Bronce, aunque muchos retrotraían la cronología para destacar la importancia del lugar.

Reconstrucción virtual de Arkaim. 1700/1600 a.C.

Reconstrucción virtual de Arkaim. 1700/1600 a.C.

Arkaim tenía sólo cuatro entradas con numerosos recodos destinadas a dificultar la penetración de posibles enemigos. Además, las calles estaban pavimentadas con un entramado de madera bordeado por canalones que funcionaban a modo de desagüe. Es decir, todos los datos apuntan a que su construcción atendió a una planificación previa del conjunto, reflejo, por otro lado, de cierto grado de jerarquización social.

Hasta aquí, pocos parecidos con Stonehenge, excepto por la forma circular. Pero las circunstancias políticas y sociales, como hemos dicho, ayudaron a forzar las interpretaciones hasta el extremo. En muchos sitios podréis leer que en realidad estamos ante un santuario con más orientaciones a eventos astronómicos que su antecesor occidental. Os invito a buscar en la web, y veréis cómo es difícil hallar alguna entrada con cierto rigor científico: para muchos es la ciudad santa en el origen de los pueblos arios y eslavos; otros quieren ver una copia del universo descrito en el Avesta, libro sagrado de los antiguos iranios; e incluso hay quien identifica el lugar con Asgard o con la ciudad natal de Zoroastro. Con el tiempo han ido descubriéndose muchos asentamientos similares en la zona, e incluso de mayor tamaño, lo que ha llevado a los especialistas a acuñar el término de “tierra de las poblaciones fortificadas” para denominar este tipo de patrón cultural.

Vista aérea del yacimiento de Arkaim.

Vista aérea del yacimiento de Arkaim.

El de Arkaim es un claro ejemplo del poder de difusión que posee la pseudociencia. Un gran número de personas son partidarias de usar esos canales, con más cabida entre el gran público que una farragosa publicación arqueológica. Pero a todo hay que ponerle límites ya que, del territorio de lo evocador y lo atrayente, pasamos con facilidad al reino de la creencia y la fe.

 

Más información| Shnirelman, V. A. (1998) La arqueología y la política étnica: el descubrimiento de Arkaim. Museum International, Nº 198 (Vol L, 2). Pp. 33-39.

Imagen| Vista general de Arkaim, Mapa de situación, Reconstrucción virtual de Arkaim, Vista aérea de Arkaim.

En QAH| La Arqueología en la antigua URSS, Muerte en la estepa: Las momias rusas.

 

RELACIONADOS