Patrimonio 


ARCO 2016 ¿cómo es el mercado del arte español?

Ya ha pasado un año más y la esperada ARCO 2016 ha finalizado. De nuevo, las paredes de Ifema Madrid han sido transformadas durante los días 24 al 28 de febrero. Los pulcros paneles blancos han acogido, este 2016, una feria en la que se han depositado altas expectativas. Ya han pasado 35 años desde que se celebró la primera feria en 1982 al mando de Juana Aizpuru y este año, por primera vez, no hay país invitado sino toda una serie de galerías internacionales (33 para ser exactos) con las que se ha querido aportar una mayor calidad y devolver a la feria el prestigio perdido. Así fueron invitadas firmas tan prestigiosas como Lisson (Londres), Marian Goodman (Nueva York), Lelong (París) o Krinzinger (Viena). Muchas de ellas también participaban en el programa general.

Gente alrededor de la obra más cara de ARCO 2016 de Antonio López "Mujer en la bañera" Galería Marlborough

Gente alrededor de la obra más cara de ARCO 2016 de Antonio López “Mujer en la bañera” Galería Marlborough

El lema de este año ha sido Imaginando otros futuros, un claro referente al deseo de muchos por cambiar el panorama del mercado del arte español que se repite año tras año. Aún así, Carlos Urroz ha declarado que “las galerías están bastante contentas”, una afirmación que no todos los galeristas comparten, tal y como se queja Gregor Podnan: “Es cierto que llevamos una propuesta difícil, pero esperábamos algo más”. Según lo que parece a los coleccionistas españoles no les atrae demasiado las interpretaciones de los artistas del Este. A pesar de todo, se ha vendido obra, tal y como confirma para El Mundo Helga de Alvear “Este año he vendido obra, por fin. Llevaba dos ediciones yéndome de vacío”. Según El País, los artistas que más solicitados han sido Danh Vo, Pedro Cabrita Reis, Tacita Dean, Néstor Sanmiguel Diest, Ángela de la Cruz, Daniel Canogar y Juan Uslé. Todos con un gran recorrido (quizá el que menos Néstor Sanmiguel que empezó a pintar a los 50 años). Destaca la pintura, sin duda alguna, como el formato que más se vende en las ferias de arte; dicen los expertos que es la técnica más cercana al espectador, la que más se deja entender y por ello, la que es más fácil de vender. Los precios en una feria de tamaño medio como es Arco suele oscilar entre los 3.000 y los 100.000 euros.

Como otros años, las críticas de la feria de arte contemporáneo más popular a nivel nacional se hacen eco entre diversos colectivos, sobretodo el de los propios artistas. Las declaraciones en contra de la feria han sobrevenido estos días en algunos medios de comunicación con declaraciones tales como las de Chema López  para la revista Makma “Los artistas en Arco pintamos poco”. Declaraciones como esta que asientan la idea de que Arco es solo una feria exclusiva para galerías se extienden por muchos colectivos artísticos.

Vista general de Ifema

Vista general de Ifema

Además de la novedad sobre las galerías internacionales invitadas, Arco continúa con la misma estructura que viene implementando desde otras ediciones: Opening en representación de las galerías más jóvenes o SoloProjects un espacio para proyectos independientes de galerías que han sido previamente seleccionados. Este año ha destacado el enfoque hacia Latinoamérica.

En general, el balance se transmite en cifras con un total de alrededor de 100.000 visitantes entre coleccionistas, profesionales y curiosos. Si alguno de ellos se ha quedado con ganas de más, o incluso vosotros os habéis quedado sin poder asistir, este año la fundación Arco se traslada también a Lisboa y del 26 al 29 de mayo. Otra feria de arte, de menor tamaño, pero quizá también nos aporte alguna que otra sorpresa.
Vía| Ifema  El Mundo  El País
Más información| El Cultural  ArcoLisboa
Imagen|Ifema
En QAH| Arco 2015: La feria y la periferia  Arco 2014: Oferta artística y cultural

RELACIONADOS