Economía y Empresa, Finanzas 


Aprender con la crisis: deuda y balanza de pagos

Queridos lectores de Que Aprendemos Hoy,

Estamos en crisis, es cierto, y desde que la crisis mutó en crisis de la eurozona o crisis del euro hay dos conceptos que se han hecho omnipresentes en los artículos de la prensa económica: la “deuda soberana” y la “prima de riesgo”. Seguro que ya estáis familiarizados con ellos pero yo propongo que antes de llegar hasta allí empecemos por el principio ¿Cómo los países acumulan deuda o créditos frente al resto del mundo?

Imaginemos que estamos en la antigüedad y que vivimos en Atenas criando ovejas. Nos va bien y nos gustaría comprar un caballo pero son caros. Un día aparece un comerciante de Esparta y nos ofrece un caballo por cinco ovejas ¡no podemos perder esta oportunidad! Con el tiempo aparecieron los bancos y ya no fue necesario entregar las cinco ovejas, podíamos entregar tres y devolver después otras dos al banco (quien dice ovejas dice dinero, claro). Consideremos ahora el conjunto de bienes intercambiados por Atenas y Esparta, deben ser ambos de valor equivalente, si no es así Atenas está contrayendo una deuda con Esparta, o quizás le pida prestado a Rodas ¡A Esparta y Rodas no les hacía gracia dar crédito a esos vagos atenienses que holgazaneaban dedicados al teatro y la filosofía! Así era el comercio en la antigüedad, incluso después de la aparición de la banca y el sistema financiero no era habitual dar crédito entre distintos estados.

En el mundo antiguo tenemos noticias de impagos del estado a sus ciudadanos, los cuales generalmente se realizaban ejecutando o robando a los acreedores o de forma más general reduciendo la cantidad de metal precioso (oro o plata) en las monedas en circulación. Pero no fue hasta 1.340 que tenemos la primera noticia de impago de deuda externa, que realizó Eduardo III a los banqueros florentinos y que ocasionó la quiebra de dos de ellos, los Bancos Peruzzi y Bardi se declararon en bancarrota entre los años 1.343 – 1.345. En aquella época Florencia era un centro comercial, industrial y financiero e Inglaterra un país emergente rico en materias primas, en concreto en lana de oveja, precisamente uno de los principales negocios de los Peruzzi eran las confecciones de lana inglesa. Habitualmente los préstamos entre estados han ido asociados a vínculos comerciales más profundos.

Con el tiempo el sistema financiero se ha ido sofisticando y el crédito se ha generalizado, una gran parte de los ciudadanos de los países desarrollados podemos tener acceso a él.

Todos esos intercambios comerciales, como los de Atenas y Esparta de nuestro ejemplo se reflejan en la llamada Balanza de Pagos. Está es la de España en años anteriores al estallido de la crisis “subprime” y en porcentaje respecto al PIB.

 

2.005

2.006

2.007

Cuenta Corriente

– 7,4

– 8,9

– 10,1

        Balanza Comercial

– 7,6

– 8,5

– 8,6

        Servicios

2,4

2,3

2,1

        Rentas

-1,9

– 2,1

– 3,0

        Transferencias

– 0,4

– 0,6

– 0,6

Cuenta de Capital

0,9

0,6

0,4

Cuenta Financiera

6,5

8,3

9,6

Fuente: Banco de España

La balanza comercial es la diferencia entre importaciones y exportaciones, en España tenía un amplio saldo negativo. Eso se compensa un poco con los servicios que en España tienen saldo positivo gracias al turismo, la industria nacional. Junto con las rentas y transferencias forman la balanza corriente que de forma simplificada diremos que se compensa con la balanza financiera y de capital, lo que nos prestan Rodas y Esparta. Las Rentas, es una partida de suficiente entidad para anular el saldo positivo del turismo. Ese saldo negativo es el resultado de restar a las rentas que regresan a España de nuestras inversiones en el extranjero las rentas que salen fuera del país como resultado de inversiones extranjeras en España. Han invertido mucho, y se llevan sus rentas. Las transferencias son las remesas que envían los residentes en España al extranjero (o al revés) descontando las que nos realizan desde Europa en forma de fondos de cohesión, FEDER, etc. Hemos simplificado algunos detalles que no tienen relevancia para el artículo.

Esta es la balanza por cuenta corriente de la eurozona en porcentaje del PIB

Hasta 2.007 fue ligeramente superavitaria, después ha comenzado ha ser deficitaria, sin embargo las cifras son pequeñas, menos del 2% del PIB en 2.010, menos del 1,25% en 2.009 y sólo en 2.008 un año muy negativo alcanzo el 6,23 % del PIB.

En esta otra gráfica vemos la balanza comercial de algunos de los países miembros

El resultado de todos los flujos de un país con el exterior se puede a su vez dividir entre su parte pública y privada. Esto los economistas lo expresan así:

(Exportaciones de bienes y servicios – Importaciones de bienes y servicios) = (Impuestos – Gasto Público) + (Ahorro privado – Inversión)

Mientras economías como la de Alemania mantenían una importante tasa de ahorro y una deficiente inversión, propiciada por el diferencial de rentabilidades dentro de la zona euro, economías como la española necesitaban una financiación creciente. Las tasas del 10,1% del PIB en ningún caso eran sostenibles a medio plazo. Esa demanda de financiación no se debía tanto al derroche en las cuentas públicas como al exceso de inversión que propicio la sobrevaluación de los activos inmobiliarios. La situación tiene similitudes importantes con la que se dio en Inglaterra y Florencia durante el siglo XIV.

Esa situación hoy no hubiese sido posible ya que a mediados de septiembre el ECOFIN (consejo de los ministros de economía de la zona euro) dio luz verde a una reforma donde de forma expresa se vigilan y penalizan estos desequilibrios. La gran novedad del acuerdo es que se penalizan tanto los déficits como los superavits, Alemania reconoce así su parte de culpa en está situación (recordad, se encuentra en la posición de los florentinos en el siglo XIV) y en Europa renace el concepto progresista del BANCOR, la idea del gran economista John Maynard Keynes que fue rechazada como sistema para el comercio mundial a finales de la II guerra mundial. Desgraciadamente la idea llega tarde, cuando ya tenemos un gran problema encima, puede sernos útil en el futuro para no volver a acumular más deuda, pero no para librarnos de la que ya tenemos.

Advierto al lector que en la web se pueden encontrar múltiples artículos con datos sobre deuda pública y privada, si bien estos datos suelen considerar la deuda privada bruta. Para visualizar correctamente los flujos de capital entre los ahorradores y los “gastadores” mundiales debemos considerar la deuda neta.

Finalmente en 2.008 se hizo visible la crisis financiera internacional y la situación de “confianza” se torno en pánico, los flujos de capital se detuvieron y España comenzó a enfrentarse a su crisis particular mientras la eurozona en su conjunto sufría un deterioro en su cuenta corriente a causa del alza de las materias primas inducido por el desorden monetario provocado por la Reserva Federal americana. Está difícil situación es la que pretendo utilizar en este foro que gentilmente se me brinda para reflexionar de forma poco ortodoxa sobre algunos conceptos básicos de economía.

Está la belleza y están los humillados. Sean

cuales sean las dificultades que la empresa pueda presentar, jamás debería

desear ser infiel ni a los segundos ni a la primera.

Sea verdad o no, se nos dice continuamente que

las posibilidades son ilimitadas y que cuanto tenemos que hacer es elegir las

que nos vayan mejor; y lo que es más importante, se nos castiga por no

conseguir encontrarlas, como si lo que se nos había dicho sobre su

accesibilidad fuera cierto.

El capitalismo moderno volvió borrosas muchas

distinciones, incluyendo la que existía entre la miseria legítima y la

ilegítima, y las remitió al mercado de valores del poder para que encontrasen

su propia cotización.
-->
RELACIONADOS