Economía y Empresa, Emprendedores 


Aprender a emprender

Conocimiento y emprendimiento … punto de encuentro necesario. Nuestro modelo educativo está cambiando y desde hace unos años, se ha reconocido la importancia que tiene “enseñar” el espíritu emprendedor.

Aprender competencias

En el campo de la educación se ha producido un cambio de estrategia. Se ha pasado de un modelo de memorizar y repetir conocimientos a un modelo de aprender competencias.
Curiosamente, el momento del cambio ha coincidido con el cambio de siglo.

Las competencias clave para el aprendizaje vienen definidas por el Consejo Europeo.

Marta Grañó

Marta Grañó

La Unión Europea y las competencias

En diversos informes, el Consejo Europeo ha destacado el importante papel de la Educación como elemento de refuerzo de la cohesión social, ya que permite a las personas incorporarse a la vida laboral y permanecer en ella.

En la recomendación del Parlamento Europeo de 18 de diciembre de 2006 se establecen las competencias clave para el aprendizaje permanente que deben regir en la Unión Europea.

La séptima competencia es la del sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor.

La definición de esta competencia es la de desarrollar la habilidad de la persona para transformar las ideas en actos. Está relacionada con la creatividad, la innovación y la asunción de riesgos, así como la habilidad para planificar y gestionar proyectos con el fin de alcanzar objetivos.

La definición es muy amplia, y es importante destacar que debe incluir también una concienciación sobre los valores éticos y, como indica textualmente, “promover la buena gobernanza”.

Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor

Para conseguir promover esta competencia, debemos conseguir que las personas posean la capacidad de reconocer las oportunidades existentes para las distintas actividades posibles, entendido en un sentido amplio. Sabemos que vivimos un momento económica y socialmente muy complicado, pero no es menos cierto que en las dificultades pueden aparecer oportunidades … que debemos encontrarlas.

El fatalismo no nos conduce a ninguna parte. No puedo evitar reflexionar sobre Amancio Ortega, situado como el tercer hombre más rico del mundo, según Forbes, que decidió invertir en el sector textil en un momento en que todo el mundo lo daba por acabado, lo consideraba un sector sin futuro.

Por ello estoy convencida de la importancia de trabajar, promover el sentido de la iniciativa y el espíritu emprendedor. También es necesario exponer una postura ética de las empresas, de la que deben ser conscientes las personas, para que vean  que éstas pueden ser un impulso positivo para nuestra sociedad. Se empieza a producir un cambio de mentalidad en nuestra sociedad, hasta ahora tan reacia a ella.

Este movimiento no es una moda. Nuestra sociedad tiene el grave problema de una tasa de paro juvenil inasumible y debemos conocer que los grandes motores generadores de puestos de trabajo son las pymes y los autónomos, que con su enorme esfuerzo contribuyen a crear riqueza.

La actitud emprendedora se caracteriza por la proactividad, la independencia y la innovación, tanto en la vida privada de las personas, como en su vida profesional … ¿no crees que es muy necesario?

En QAH| Emprender tu proyecto, Claves para emprender con éxito, ¿Por qué emprender en la Nueva Economía?, ¿Trabajar por cuenta ajena o emprender?,

RELACIONADOS