Economía y Empresa, Emprendedores 


Aprender a emprender

Aprender a emprender - Marta GrañóVivimos en una sociedad que cambia a gran velocidad. Somo testigos de grandes cambios sociales, demográficos, tecnológicos… Y vivir en un entorno así requiere de nuevas habilidades. Han pasado a ser indispensables habilidades como la de aprender a aprender y la habilidad emprendedora.

Estos días he estado colaborando en un proyecto para estimular la iniciativa emprendedora. Desde mi total convencimiento. Y es que la habilidad emprendedora es malinterpretada todavía por algunas personas, que la identifican con la de ser empresarios o crear una empresa. Y tener espíritu emprendedor va más allá de crear una empresa.

Definición de la habilidad emprendedora

La habilidad de tener sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor consiste en  desarrollar la capacidad de la persona para transformar las ideas en actos. La habilidad hace referencia al fomento de cualidades personales como creatividad, disposición a la innovación, a la asunción de riesgos, autoconfianza, liderazgo y capacidad de planificar y gestionar proyectos para alcanzar objetivos.

Es una habilidad que requiere de muchas destrezas. No es fácil. Pero es necesaria en un entorno cambiante. No podemos olvidar que es necesario crear, innovar y emprender para añadir valor a nuestra actividad profesional, tanto si trabajamos nivel individual como si trabajamos dentro de una organización.

¿Se puede desarrollar esta habilidad?

Desarrollar la capacidad de tener iniciativa emprendedora es algo que todos podemos hacer para nuestro desarrollo personal. No todos podemos desarrollar las habilidades hasta el mismo nivel, pero sí que podemos potenciarlas.

Tener iniciativa emprendedora significa reconocer nuestra responsabilidad para hacer que las cosas sucedan. Supone contribuir a encontrar soluciones a los problemas que se plantean cada día.

Sabemos que muchas personas se plantean la posibilidad de emprender su propio proyecto. Sin embargo, pocas se atreven a materializarlo:

Marta Graño - Emprender

 

 

 

 

Es por ello que es más importante que nunca aprender a emprender. Como actitud. Gran parte del éxito de las personas a lo largo de nuestra vida se va a medir por nuestra capacidad de adaptación  a los cambios y por la capacidad de innovar y de emprender nuevos proyectos. La habilidad emprendedora es ya un activo estratégico esencial para el crecimiento personal, empresarial y social.

RELACIONADOS