Coaching Profesional 


Aprender a desaprender

Estamos educados desde siempre a aprender de todo y en todos los sitios; desde que somos pequeños y absorbemos toda la información como esponjas, hasta que llegamos al colegio y aprendemos a multiplicar o llegamos a la universidad  y aprendemos todos lo relacionado con nuestra carrera.
Pues bien, ahora lo necesario es aprender a desaprender; poder cuestionarse todo lo que creíamos a pies juntillas y cambiarlo por aquello que es lo verdaderamente importante.

Dice un proverbio que: para poder asumir ciertas enseñanzas hay que empezar por desaprender lo aprendido, para llenar un vaso, este antes debe estar vacío. De ahí extraemos que es necesario vaciar a veces nuestro conocimiento para poder, después, dar el siguiente paso, seguir aprendiendo.

desaprender-L-1

   Desaprender

Aunque aparentemente esto es un fenómeno reciente, nada más lejos de la realidad, hemos estado desaprendiendo desde el principio de los tiempos. Hemos desaprendido que la Tierra era plana, para aprender que es redonda y hemos desaprendido que el Sol giraba  nuestro alrededor para saber que somos nosotros los que giramos.
En nuestra vida diaria también estamos desaprendiendo cada poco aunque no nos damos ni cuenta. Desaprendemos el camino más arduo a casa y aprendemos el más corto; desaprendemos esa forma de solucionar los problemas de matemáticas para aprender una más fácil; desaprendemos a querer de una manera para aprender de otra que nos haga sufrir menos.

Lo importante de todo esto es ser capaces de ser críticos con todo aquello que aprendemos, cuestionarlo de todas las maneras, preguntarse si algo va mal, encontrar otras opciones más favorables y aprenderlas.

Al fin y al cabo nuestro cerebro es como una pequeña alacena en la que guardamos todo lo que hemos aprendido y, ¿no es verdad que a veces es necesario vaciar nuestra pequeña alacena y deshacerse de lo viejo para dar paso a todo lo nuevo? Aprender a desaprender y reaprender es sólo eso; limpiar nuestros conocimientos obsoletos y cambiarlos por otros nuevos y originales así que ¿por qué no aprendemos a desaprender?

Vía| Elena Rionda, Avalon

Imagen| Desaprender

RELACIONADOS