Apple 


Apple: ¿La religión del siglo XXI?

jobs

Esta es una de las definiciones que da la RAE sobre la religión: “Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto“.

¿Tiene esto algo que ver con Apple? En principio, no. Sin embargo, en los últimos años algunas revistas especializadas, documentales de televisión o incluso científicos se han ocupado de estudiar la relación que existe entre la firma estadounidense, sus productos y sus seguidores. Es el caso de una documental de la BBC titulado Secrets of superbrands que en España ha sido emitido por el Canal Odisea. En él, un periodista se entrevista con responsables de diferentes firmas del sector tecnológico y acude a presentaciones de productos Apple.

Las largas colas para asistir al lanzamiento de una novedad de la firma de la manzana son un clásico. Cientos de personas esperan con muchas horas de antelación a las puertas de un Apple Store. Quieren ser los primerojobs_economist_covers en admirar y en comprar el nuevo iPhone o el nuevo iPad. La camaradería que se establece entre los allí congregados es comparable a la que se produce en la cola de un gran concierto de rock.

En el documental Secrets of superbrands también se analizan las respuestas cerebrales de un fan de Apple que dice estar las 24 horas del día pensando en la marca de la manzana. Según el estudio, el cerebro del fan reaccionaba de forma distinta cuando se le ponían imágenes de productos Apple. Son las mismas que se activan al visualizar imágenes religiosas en personas de fe.

Apple tienen sus centros devoción (Apple Store), un profeta (Steve Jobs) y enemigos de la fe (firmas rivales, caso de Microsoft o Google). El caso de Steve Jobs es elocuente. Los diferentes libros que han aparecido en el mercado tras su muerte se convirtieron en superventas. Muchas personas utilizan sus frases como citas motivadoras y es común encontrarse alguna de ellas encabezando blogs personales o páginas web.  The Economist tituló en su día “The Book of Jobs” refiriéndose al iPad.

Ahora bien, definir Apple como una religión del siglo XXI tal vez resulte exagerado. La tecnología despierta gran fascinación. Especialmente en los últimos años, tras la llegada de internet y el lanzamiento de diversos dispositivos móviles, la tecnología se ha incorporado a nuestra vida cotidiana como nunca lo había hecho. Es lógico que un iPhone se considere un buen producto si  facilita la vida del usuario.

Pasar de la mera satisfacción a la devoción por un producto es comparable a las sensaciones que muchas personas sienten por un grupo de música, un equipo de fútbol o un partido político. Es común encontrarse con verdaderas batallas dialécticas en los foros entre seguidores de Apple frente a seguidores de Samsung y otras marcas. Lo mismo sucede en foros políticos o deportivos. Parece más bien que muchas personas necesitan formar parte de un grupo (o de una manada como diría el ubicuo Eduardo Punset), sea una comunidad religiosa, un equipo de fútbol o una firma tecnológica.

Apple se ha convertido en un referente de marketing a nivel mundial. No creemos que entre sus objetivos esté convertirse en una religión. Lo único que han hecho ha sido explotar al máximo estrategias como la fascinación o la exclusividad. Si un fan tiene en su casa un altar con un iPhone y un icono de Jobs ya no es responsabilidad de Apple…  La falta de sentido común abunda en cualquier ámbito, no solo en el tecnológico.

Vía | bbc.co.uk   cacharros.es

Imagen | economist.com 

Más información| cacharros.es QAH

RELACIONADOS