Economía y Empresa 


Aportaciones no dinerarias: supuestos y valoración

Las aportaciones en las sociedades de capital son aquéllas que son “susceptibles de valoración económica“. Las mismas deben ser siempre un instrumento de financiación que represente una aportación patrimonial a la sociedad, pudiendo ser dinerarias o no dinerarias.

Dentro de éstas últimas, existen varias formas de coadyuvar al aumento patrimonial de una sociedad. Tanto en situaciones de constitución de sociedades, como a la hora de implementar un proceso de ampliación de capital, las aportaciones no dinerarias pueden ser las siguientes:

  • Aportaciones de bienes muebles o inmuebles
  • Aportación de derechos de crédito
  • Aportación de empresa
Aportaciones no dinerarias

Aportaciones no dinerarias

En el caso de las aportaciones de bienes muebles o inmuebles, deben ser entregados de forma obligatoria al patrimonio de la empresa, así como ser debidamente saneados en los términos recogidos tanto en el Código Civil como en el Código de Comercio. En el primer caso, respecto de los requisitos a la hora de realizar un contrato de compraventa y, en el segundo caso, a la hora de celebrar un contrato en materia de trasmisión de riesgos.

La aportación de derechos de crédito también tiene unas características muy particulares, teniendo que responder el aportante, frente a la sociedad, de un eventual impago por parte del deudor.

En el tercer caso, si la aportación consiste en la entrega de una empresa, ésta debe estar libre de cargas que impidan su normal explotación.

La admisión de aportaciones no dinerarias se puede llevar a cabo siempre y cuando las mismas sean valoradas por uno o varios expertos independientes, designados por el registrador mercantil, que garanticen el cumplimiento de los requisitos comentados anteriormente. Dicho análisis debe ser presentado en el Registro con una serie de datos indispensables:

  • Valoración de las aportaciones
  • Descripción pormenorizada de las aportaciones
  • Criterios utilizados y correspondencia con el valor nominal

Por último, frente a la realidad de las aportaciones no dinerarias, la responsabilidad de los fundadores de la sociedad, y de aquéllos que adquirieran acciones o participaciones sociales mediante este mecanismo, será solidaria.

Empero, en situaciones de aumento de capital social, quedan exentos de dicha responsabilidad aquéllos socios que hagan constar en acta su disconformidad respecto de dicho aumento por motivos de discrepancia con la valoración de las aportaciones.

En suma, es un tipo de financiación para la empresa que debe ser escrutado con mayor esmero, ateniéndose a lo dispuesto por la Ley. No obstante, es un buen instrumento que facilita la creación o la supervivencia de un negocio.

Vía| Burgueraabogados

Imagen| Burgueraabogados

En QAH| Principales diferencias entre una S.A y una S.L

RELACIONADOS