Patrimonio 


Anunciación

La Anunciación, como bien sabemos, es cuando el ángel Gabriel anuncia a la Virgen María que ella traería en sus entrañas al hijo de Dios. En este artículo, voy a realizar una pequeña aproximación de algunas representaciones de esta etapa en la vida de la Virgen.

Podemos ver, por ejemplo, una Anunciación de Tiziano de 1522 en la que se representa a la Virgen de rodillas en un extremo, leyendo un libro sobre un atril, con los brazos cruzados en el pecho. En el otro extremo, hallamos al ángel, que parece estar en movimiento tocando ya casi el suelo con uno de los pies. Además, podemos apreciar los símbolos frecuentemente atribuidos a la Virgen como las azucenas (símbolo de pureza de María) que porta el ángel en su mano. Entre el ángel y la Virgen, está la paloma y el rayo como símbolo del Espíritu Santo.

Tiziano, Anunciación, 1535.

Tiziano, Anunciación, 1535.

La escena se enmarca en un espacio arquitectónico clasicista, caracterizado por la perspectiva que está marcada por los cuadros del suelo y el espacio abierto que nos muestra un paisaje luminoso. Además, podemos apreciar gran detallismo en el paño de la balaustrada, el cestillo y la gallina.

Anunciación en la portada de San Vicente de Ávila, s. XII.

Anunciación en la portada de San Vicente de Ávila, s. XII.

Anunciación en Libro de Horas, c. 1460

Anunciación en Libro de Horas, c. 1460

Según la Leyenda Dorada, la anunciación debe preceder a la Encarnación, porque se debía conservar un paralelismo entre la infracción y el resarcimiento, así igual que el diablo produjo en la mujer la duda, el ángel mediante la anunciación, suscitaría en el alma de otra mujer la fe y por la fe permitiría la concepción en su seno del Hijo de Dios. También porque los ángeles son los ministros y servidores de Dios y habiendo elegido Dios a la Virgen para que fuese su madre, éstos serían servidores de la Virgen, igualmente  tendrían por misión anunciar a la Virgen su maternidad. Expresa Santiago de la Vorágine que de igual modo, se presenta a la anunciación antes que la encarnación porque se debe remediar la caída de los espíritus angélicos y hay que salvar al género humano encontrado en desdicha y entonces participaron los ángeles para anunciar uno y otro misterio a la mujer: el de la Encarnación a la Virgen María, y el de la Resurrección a la Magdalena.

En la Edad Media, fue de igual modo, un tema muy representado, se pueden hallar diversas pinturas y relieves, como el relieve románico de la portada de San Vicente de Ávila, donde podemos observar a la Virgen sentada en un trono y el ángel a su lado de pie o la representación de La Anunciación en el Libro de Horas de Valencia con la característica filacteria con las palabras del ángel.

Guido Reni, Anunciación, 1621.

Guido Reni, Anunciación, 1621.

Se nos cuenta en la Leyenda Dorada que la Virgen vivió desde la edad de 3 años hasta los 14 en el Templo, había hecho voto de perpetua castidad. Dios hizo saber a José a través de una revelación y del prodigio del florecimiento de su vara que debía tomar a María como esposa. Entonces José salió hasta Belén para disponer las nupcias, mientras que María volvió a Nazareth con sus padres y allí se le apareció el ángel a María y le dijo: “Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo, bendita entre todas las mujeres”, haciendo referencia a que tendría en sus entrañas al Señor, al hijo de Dios y que es bendita entra las mujeres, pues es la única que no presenta ningún pecado. Además, el Señor quiso que María estuviese casada para que se guardase el decoro y el buen nombre de la Virgen. Y también, para que pasase por los tres estados, de soltera, casada y viuda.

Rossetti, Anunciación, 1850.

Rossetti, Anunciación, 1850.

En la obra de Guido Reni de 1621 volvemos a ver el esquema típico de representación con la Virgen arrodillada leyendo, pero en este caso el ángel también parece encontrarse en una actitud de arrodillarse, de nuevo con las azucenas.

Y por último podéis apreciar la Anunciación de Dante Gabriel Rossetti. Como conclusión, cabe decir que a lo largo de la historia, la representación de La Anunciación ha sido cuantiosa y que en más de una ocasión se han repetido unos símbolos como la introducción de las azucenas, o la Virgen leyendo un libro o postrada rezando.

Y  con este artículo os deseo ¡Felices Fiestas!

 

Vía | Lc 1, 26-38, La Biblia, Ediciones Cristiandad, Madrid, 1975. VORÁGINE, Santiago de la, La leyenda dorada, 1, Editorial Alianza, Madrid, 1982. Zuffi, S., Diccionarios del Arte: Episodios y Personajes del Evangelio, Electa. Barcelona, 2003.

Imagen| Tiziano San Vicente de Ávila Libro de Horas Guido Reni Rossetti

RELACIONADOS