Historia 


Antecedentes del Día Internacional de la Mujer

dia de la mujer

Mujeres francesas se manifiestan en defensa de su derecho al voto

La actriz Patricia Arquette, ganadora del Oscar a mejor interpretación secundaria por la espléndida Boyhood, protagonizó uno de los momentos más destacados de la gala de entrega de los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos. En su discurso de agradecimiento reivindicó la igualdad salarial entre hombres y mujeres. Uno de los muchos vestigios del machismo, esa lacra que continúa ensuciando nuestra sociedad en pleno siglo XXI. Esa intervención de Arquette puso en primer plano la triste realidad que confirman las estadísticas sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres. Para luchar contra desigualdades como esta, la ONU instauró en 1977 el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Aunque algunas fuentes datan del 8 de marzo de 1857 el antecedente más claro del Día Internacional de la Mujer, otras se quedan con la manifestación de unas 15.000 trabajadoras estadounidenses en marzo de 1808 en la que, bajo el grito de Pan y rosas, reclamaban una mejora en sus condiciones laborales. En 1909, el Partido Socialista de Estados Unidos decidió celebrar el 28 de febrero el primer Día Internacional de la Mujer. Esa fue la primera vez que se dedicó un día a la reivindicación de la igualdad real entre hombres y mujeres.

Un año después se celebró en Copenhague una reunión de mujeres socialistas (era el tiempo de la II Internacional) en la que se propuso por primera vez que el 8 de marzo se conmemorará el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Entre las reivindicaciones de esas 100 mujeres de 17 países estaba el sufragio universal, pues en la mayoría de los países las mujeres seguían sin tener derecho al voto. Se atribuye a la alemana Clara Zetkin, miembro del Sindicato Internacional de Obreras de la Confección, la propuesta de instaurar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Ya en 1911 se celebraron manifestaciones en distintas ciudades europeas en apoyo a la causa feminista, que es la de los Derechos Humanos, en la que participó más de un millón de personas. El día elegido fue en este caso el 19 de marzo. Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza acogieron esas primeras manifestaciones. Pocos días después de aquello se produjo un suceso trágico que transformó la lucha feminista y sacudió los cimientos de la sociedad patriarcal de la época. 140 trabajadoras de la fábrica de Triangle en Nueva York murieron en un incendio. La mayoría de las víctimas eran inmigrantes italianas y judías. Su muerte dejó al descubierto las paupérrimas condiciones laborales de las mujeres. A las reivindicaciones de una jornada laboral de 10 horas y la igualdad salarial entre hombres y mujeres se sumó la denuncia sobre las pésimas condiciones de seguridad en muchos empleos.

Las pésimas condiciones laborales de las mujeres en las fábricas están en el origen del 8 de marzo

Las pésimas condiciones laborales de las mujeres en las fábricas están en el origen del 8 de marzo

El último domingo de febrero de 1913, en vísperas del comienzo de la I Guerra Mundial, las feministas rusas convocaron el último domingo de febrero el primer Día Internacional de la Mujer en aquel país, en el marco de las manifestaciones por la paz para evitar el conflicto. Un año después, ya con la guerra declarada, las mujeres de distintos países de Europa celebraron en torno al 8 de marzo una jornada pacifista y de reivindicación de sus derechos.

La ONU decidió en 1977 que el 8 de marzo fuera el Día Internacional de la Mujer, fecha que es festivo en algunos países y que sirve para poner de manifiesto lo mucho que queda por hacer en la lucha por la igualdad real entre hombres y mujeres. Buscando información para elaborar este reportaje he encontrado distintas versiones del origen de esta jornada internacional. Todas las fuentes consultadas coinciden en señalar la decisión pionera del Partido Socialista estadounidense en 1909 y la de la Internacional de mujeres en 1910.

Pero hay discrepancias sobre los antecedentes. O distintas versiones sobre el origen. Algunas fuentes hablan de una gran manifestación de trabajadoras el 8 de marzo de 1857 que fue dispersada con violencia por la policía. También hay cierta confusión sobre otro de los orígenes posibles del día. Varias fuentes cuentan que se debe a una huelga de un centenar de trabajadoras en una fábrica neoyorquina. Según esta información, a comienzos de marzo de 1808, varias trabajadoras ocuparon la fábrica para reclamar sus derechos laborales y el dueño de la misma decidió cerrar la puerta y prender fuego al lugar de trabajo, lo que causó la muerte de las mujeres. Es una información que algunas fuentes consideran no contrastada. Unas discrepancias que, en todo caso, no anulan la trascendencia de cada 8 de marzo, día que, como la realidad demuestra constantemente, sigue siendo estrictamente necesario conmemorar para reivindicar todo lo que falta por hacer en la igualdad real entre hombres y mujeres.

Vía| ONU Mujeres

Más información| Día de la Mujer

Imagen| Universal.org y Radiofueguina

 

RELACIONADOS