Coaching y Desarrollo Personal 


Animales y terapia: beneficios

En ocasiones, las familias de personas con discapacidad: trastornos de conducta (agresiva-pasiva), trastorno del espectro autista (TEA), trastorno obsesivo-compulsivo (TOC),  trastorno por déficit de atención y/o hiperactividad (TDAH), parálisis cerebral, problemas de motricidad, deterioro cognitivo, dificultades en el aprendizaje, depresión, ansiedad etc., se desbordan emocionalmente y están sin fuerzas para continuar, ya que la persona no consigue aprender a relacionarse o adaptarse al entorno en el que vive. Todo ello a pesar de estar siguiendo un tratamiento psicológico, psicopedagógico o educativo. Otras muchas veces es la propia persona con dificultades la que solicita una ayuda más allá de un/a terapeuta “humano”.

Es por ello que, en la actualidad, es más común encontrar o saber de alguien que conoce o solicita la “terapia asistida con animales” (TAA). Cada vez es más frecuente buscar ayuda en otra especie: perros, gatos, delfines y caballos. Aún así, los más demandados, son los perros. Las TAA se utilizan, en mayor medida, con personas mayores y niños/as. Sin embargo, hace falta más investigación científica, por ejemplo de la efectividad de la terapia con delfines (delfinoterapia).

En la mayoría de los casos se debe combinar con una terapia conductual (psicológica) y el animal debe estar adaptado completamente al tipo de ayuda que necesite la persona en concreto (previo entrenamiento). El animal actúa como agente motivador (co-terapeuta) hacia el cambio que se espera. A continuación, se detallan algunos beneficios generales de las TAA.

Beneficios generales: 

-Mayor responsabilidad y felicidad: el cuidado de un animal conlleva un cambio en el área cognitiva que nos impulsa a organizarnos y sentirnos responsables de la vida de un ser vivo. Tareas tales como la alimentación, higiene, cariño y salud del animal hacen que adoptemos un papel más activo en nuestra propia vida haciéndonos sentir mejor.

Mayor participación: muchas personas se sienten más motivadas a la hora de participar en actividades lúdicas si hay un animal cerca.

-Mejora la interacción: favorece la eliminación de barreras sociales, facilita las conversaciones y la calidad y el nº de las relaciones sociales.  

-Aumenta la autoestima: mejora la percepción de uno/a mismo/a, la confianza, el sentimiento de realización y los pensamientos positivos.

-Mayor empatía: ayuda a ponernos en el lugar del otro (comprender emociones, necesidades del animal puede ser un buen comienzo para entender a otra persona).

-Mayor grado de autonomía: aumenta el control de sus vidas creando más independencia (mayor sentimiento de seguridad). Ya no necesitan estar siempre dependiendo de alguien para, por ejemplo, caminar y salir de casa en el caso de un perro guía.

-Mejora aspectos psicológicos: motricidad fina/gruesa, equilibrio, precisión y coordinación en los movimientos (psicomotricidad), ejercita la memoria a largo plazo, la atención, hipersensibilidad al tacto, al movimiento, al estímulo visual o al auditivo.

Reduce niveles de ansiedad y estrés: generan una mejor aceptación de la discapacidad y reducen la tensión arterial.

-Mejora la calidad de vida

Grosso modo he de decir que los gatos han resultado de gran ayuda para las personas mayores, haciéndoles disminuir la ansiedad y la depresión (el ronroneo estimula las emociones positivas) así como los perros para los niños/as con el simple acompañamiento en casa. Y, es que, es fascinante el gran beneficio que supone tener un animal cerca de nosotros/as. No obstante, debemos tener ciertas precauciones y consideraciones previas, ya que podría existir algún tipo de fobia o alergia y los resultados no serían los deseados.

Vía| Bocalán, Terapia asistida con animales.

Oropesa Roblejo P,  García Wilson I,    Puente Saní  V,   Matute Gainza  Y. Terapia asistida con animales como fuente de recurso en el tratamiento rehabilitador [artículo en línea]. MEDISAN 2009

Imagen|Animales rehabilitadoresAnimales y calidad de vidaTerapia con animales.

 

RELACIONADOS