Economía y Empresa 


Analizar el presente para resolver el futuro: Big Data

La proliferación de dispositivos móviles, de aplicaciones de imagen y video, de páginas web y de redes sociales y, sobre todo, el tiempo que le dedicamos a ellas, generan al día más de 2.5 quintillones de bytes según un informe que ha publicado recientemente IBM. El análisis, agrupación y procesamiento de este ingente volumen de datos ha dado lugar a una nueva palabra que se ha puesto ya de moda: Big Data.

imagesPodemos definir Big Data como el procedimiento mediante el cual se recopilan y analizan grandes cantidades de datos procedentes de varias fuentes con el objetivo de extraer información relevante de gran valor estratégico y táctico para la empresa. El concepto incluye las tecnologías, sistemas y metodologías que permiten el tratamiento y análisis de tanta información que, por su tamaño, no puede gestionarse con herramientas tradicionales. Incluye tanto datos estructurados –los recogidos en bases de datos convencionales– como sin estructurar –aquellos que aportan indicadores sobre gustos o intereses a través de las redes sociales–. Y es la fusión de ambos conceptos la que permite descubrir correlaciones y patrones ocultos.

Las compañías son cada vez más conscientes de la importancia del Big Data en sus estrategias de negocio y lo empiezan a aplicar en cualquier ámbito, industria o mercado: sanidad, investigación, movilidad, medio ambiente, meteorología, marketing, agricultura… Algunos ejemplos nos pueden ayudar a entender su aplicación en diferentes campos:

  • Industria musical: algunas formaciones musicales ya recurren a la monitorización de Spotify para analizar en qué ciudades su música tiene más reproducciones y establecen así el emplazamiento de sus conciertos.
  • Consultoría política: Barack Obama utilizó a un equipo de analistas cuantitativos en su campaña electoral para centrar su esfuerzo en aquellos lugares donde tenía más seguidores.
  • Deporte: en la Fórmula 1 se analizan los bits proporcionados por sectores que están en el coche (motor, aceite, gasolina, neumáticos, cajas de cambios…) y  se añaden a la información sobre el circuito o la meteorología para  analizar dónde se puede ganar tiempo.
  • “Smart City”: ciudades que empiezan a recoger mediante sensores cantidades ingentes de información relativa al tráfico, suministros o estado de los servicios y así anticiparse a las demandas de sus ciudadanos.

big data IIA pesar de que el Big Data se abre camino con fuerza y comienza a integrarse en el día a día de las empresas, universidades y organismos oficiales, se está encontrando con algunas barreras a la implantación:

  • Crisis económica: los recortes presupuestarios han supuesto un aplazamiento en la inversión en personal, hardware y software para una gestión adecuada de la información.
  • Seguridad, responsabilidad y privacidad: la seguridad de los datos y la gestión del riesgo se perfila como uno de los principales problemas para todas aquellas empresas que manejan grandes volúmenes de información sensible.
  • Escasez de profesionales adecuadamente formados: según Gartner, en 2015 serán necesarios 4,4 millones de personas formadas en esta disciplina y por cada puesto de trabajo creado en el sector de las tecnologías de la información se generarán tres puestos adicionales fuera de la industria tecnológica.

Este análisis de información en grandes volúmenes, de diversas fuentes, a gran velocidad y con una flexibilidad sin precedentes puede suponer una auténtica ventaja competitiva para aquellas empresas que decidan adoptarlo; el intercambio de datos masivos que rodea nuestro día a día  ha cambiado la educación, la cultura, la sanidad, la forma de relacionarnos, de viajar… Nos hallamos ante un nuevo modo de entender la realidad que presenta tener ventajas desde múltiples puntos de vista, pero que, al mismo tiempo, plantea dicotomías morales entre nuestro derecho a la intimidad y el uso de nuestros datos con diferentes fines. Como concluye Jorge Burgos, Director de Innovación Tecnológica de Bankia, “el Big Data nos abre las puertas de la transformación de la información en conocimiento. El siguiente paso será convertir ese conocimiento en sabiduría”.

Vía| Centro de Innovación BBVA

Más información| Big Data Hispano, Bankia, InformeTICplus

Imagen| Negocios Magazine, Bankia

RELACIONADOS